Sincericidio

Una vez me dijo un amigo que su psicóloga le había hablado de esto, que, a veces, no hay que ser sinceros. En esto, como en la confesión, los psicólogos no descubren nada nuevo y siguen la senda de la doctrina católica cuando habla de las mentiras piadosas. Un mal menor para proteger un bien mayor.

El problema es que el mal es real y que sea menor que un ¿bien? habría que verlo, claro que aquí decide el interesado. Y el interesado es, siempre, parcial y cobarde, muchas veces. Esto quiere decir que la verdad para él va a ser, sinceramente, relativa. Querrá una cosa y su contrario.

Ser salvajemente sinceros aunque seamos sinceramente salvajes, es algo recomendable. Y no guardar nada en el armario nos hace libres.

Difícil cuestión, en general. Además la sociedad necesita apariencias. A veces, cuando hablas contra usos sociales no estás siendo sincero, cuando vives una cosa no se te ocurre criticar la contraria. Por eso cuidado con los que estamos acostumbrados a criticar, muchas veces no es un ejercicio de sinceridad sino de mala leche destinado a hacer daño.

Hablando de uno mismo pues, sinceramente, no estoy muy allá. Cumplo pronósticos médicos. Ando ya poquillo y tengo pocas ganas de salir ya que me veo torpe y me resulta difícil hacerme entender.

Supongo que esto es parte del proceso y pasará. La redacción de artículos y, sobre todo, de libro, me han dado una ocupación que me ha ido manteniendo. También este blog y la lectura de sus comentarios.

Ahora mismo estoy entrando en una fase más zen en la que prefiero no tener nada que hacer, todo me agobia, y ya me da igual casi todo, casi que no todo. Digamos que estoy una fase en que recupero la consciencia y empiezo a distinguir lo que me merece la pena de lo que no. Aprendiendo otra vez. Iba a decir que como todos pero no. Digamos que yo tengo la suerte de tener todo el tiempo a mi disposición, que me pagan por no trabajar, y sólo tengo que hacer no dar mal. Esta es una situación privilegiada según para qué cosas, no para correr el maratón de Nueva York.

 

 

LA GLOBALIZACIÓN Y LAS FIESTAS

La globalización es un timo. Primero la gente piensa que comenzó con Internet, y no es así, comienza en el sg XIX con unas reglas económicas parecidas,  lo que sucede ahora es que se ha acelerado. En segundo lugar de global no tiene nada, no se dirige a todos los países sino a aquellos de un determinado nivel de vida. Además influye el país dominante, antes el Imperio Británico y, ahora, los USA, es decir, anglosajones, piratas, granjeros, nuevos ricos, etc… una mezcla curiosa.

Estamos ante una americanización de la vida. El inglés se impone como lengua franca, el cine americano, la comida rápida. De hecho, la gente come hamburguesas sin reparar en lo malas que son. Se adopta el vivir en grandes urbanizaciones con centros comerciales, etc…

Es el american way of life que se ve como lo mejor, mucho mejor que el modo de vida español, austero y aburrido. Hay que americanizarse, mandar a los niños a estudiar a los USA etc…

Yo no critico, describo. Es una opción y, quizá, sea la acertada, dado que siempre soplar en favor del viento dominante suele ser mejor que soplar en contra.

Pero, lo que es cierto, es que, con las formas de comunicación actuales incrementamos la americanización. El ejemplo más claro, en España, es Halloween. Ahora ya se vive plenamente en niños y familias. Los niños lo viven como una fiesta divertida en la que se disfrazan de personajes irreales que pueden tener reminiscencias de los difuntos pero, en todo caso, muy lejanas, Estamos ante una fiesta divertida, en las antípodas de los días de todos los santos y de los fieles difuntos que celebra la Iglesia católica. A mí me gusta más el día de muertos mejicano pero Méjico no es un país que influya en nada.

Halloween es algo, totalmente, americano. Y las Navidades casi totalmente. Sólo la fiesta de los Reyes ha resistido. Porque las Navidades ya son iguales para todo occidente, el día de nochebuena cena en familia, el  de navidad, comida en familia.¿Que Vd. se acaba de divorciar?, bueno, haga un esfuerzo, póngase de buen rollito, y échese pareja, todo menos desentonar estos días felices. ¿Qué esta fiesta tuvo un origen religioso?, claro…. será que Jesús era hijo de una pollera de Lleida.

El intento mayor de americanización ha sido intentar sustituir a los Reyes Magos por Papá Noel, claro que Papá Noel tenía a favor que su fiesta se celebra el 24 de diciembre y la Epifanía es el 6 de enero, o sea, que los niños tienen más tiempo para jugar con los juguetes nuevos. Además los niños ahora quieren algo concreto y ni ellos ni sus padres se conforman con cualquier cosa aunque sea de regalo. Con Papá Noel hay más tiempo para devoluciones. Por otra parte los orígenes religiosos de Papá Noel son difusos, y es un personaje muy tratado en dibujos y películas americanas. Vale para todo y no desconecta del niño Jesús que, total, va a ser crucificado, o sea, que nada de glamour y buen rollito. Además el misterio  de la Encarnación del Verbo no es para explicar a los niños.

Lo importante es criar tontos y eso, cada día, lo hacemos mejor. La americanización de costumbres nos puede venir muy bien.

Lo curioso es la supervivencia de la fiesta de los Reyes Magos, quizá se deba a que es una fiesta consumista más y adoramos consumir.

En Semana Santa pervive y se refuerza la tradición española. El conejo de Pascua todavía no  es una tradición muy implantada. De todas formas yo sostengo que los precios de la playa han contribuido mucho a que vaya tanto parroquiano a las procesiones.

Noli porcum cantare docere iam tempus perdibis et porcum incomodabis.

Decía mi amigo Serafín y dice un antiguo proverbio ruso “No trates de enseñar a un cerdo a cantar ya que perderás el tiempo e incomodarás al cerdo”.

Esto va en línea con lo que dice el Evangelio de no echar margaritas a los cerdos.

Así pues no todos somos iguales sino que como dice “Rebelión en la granja” algunos son más iguales que otros. Todos tenemos nuestro porcentaje de tontera pero, en algunos, supera el 50%.

Para defenderse del tema, de los “cerdos” lo importante es no decir nada porque todos cojeamos del mismo pie. Pero, es un hecho objetivo, que hay gente muy tonta y muy jeta. Recomiendo la reflexión del latinajo ya que nos adentramos en fechas de comidas y cenas abundantes y mucha paz y amor con familia, compañeros de trabajo, amigos, conocidos…. y siempre hay listillos, graciosillos y simpáticos.

Pero esto se acaba el 6 de enero, no preocuparse, es duro e intenso pero corto. Es una hiperinflación de bondad, que no tiene nada que ver con su origen religioso, que hay que aguantar unos días en los que se suele engordar.

En este tiempo echamos cuenta de lo que nos falta y nos proponemos empezar el año dejando de fumar, apuntándonos a un gimnasio, y sacando un oposición. Así completamos el círculo de la gilipollez.

En todo caso, Feliz Navidad, y que pase cuanto antes.

La hiperabundancia de tontos, el bajo imperio romano y la crisis de la civilización occidental.

Empezaré dando noticias de mi salud. Como sabéis o intuís sufro disfagia, es decir, trago mal, de momento es habitual sólo con líquidos finos, como el agua, uso espesante para conseguir una textura “néctar” me arriesgo a todo al no usarlo fuera de casa, pero es que me resulta complicado acostumbrarme.

Bueno, poco a poco iré publicando estas cosas, al fin y al cabo el autor es un pobre dependiente y hay que saberlo.

Mi tesis de hoy es que la crisis del bajo imperio romano y la crisis actual tienen en común la hiperabundancia de tontos. Lo que no hay duda es que en el mundo occidental no cabe un tonto más. Véase el presidente de los USA. Además buscamos nuestra propia destrucción, como con el brexit, hay políticos que loan a ETA como Pablo Iglesias, etc… En España tenemos ya partidos de ultraizquierda y ultraderecha, y somos de un tolerante y un políticamente correcto que da náuseas. Nuestros vecinos musulmanes no son tan lilas.

Lo común con el bajo imperio es la relajación en las costumbres, la dejación de la milicia a los extranjeros y, presupongo, la hiperabundancia de tontos. Digamos que todos tenemos un porcentaje de tontera, pero no llegamos a esa gente en concreto que, todos, tenemos la desgracia de conocer y sufrir. Y es que hay gente que es objetivamente tonta y lo demuestra. Y eso no se cura ni con cargos importante, suele ser peor, es como darle a un mono un saco de bombas.

En el bajo imperio ya pasó, el exceso de buen rollito y autodestrucción llevó a las invasiones bárbaras.

Aquí va a pasar lo mismo, los lilas occidentales nos vamos a convertir en una presa fácil para los musulmanes que no se andan con florituras, lo peor es que lo sabemos y reaccionamos votando a partidos Ultra como Vox.

Conste que a mi no me gusta nada (ni un poco) Podemos, pero los de Vox me parecen una cuadrilla de pijos repeinados y reaccionarios. Gente con la cabeza vacía, cuyas ideas propias (de tenerlas) harían eco en su cerebro.

Cuando llegue mayo conoceremos sus candidatos por Zaragoza pero, me temo, no erraré mucho en el Perfil.

 

 

La patria del ratón Pérez

No sé si Vds. sabrán que el ratón Pérez es un personaje de la tradición oral popular en Hispanoamérica, y que el padre Coloma recopiló esa tradición en un libro dedicado al rey niño Alfonso XIII. Coloma situaba el domicilio del ratón en la calle Arenal de Madrid, cerca de Palacio, en uno de cuyos inmuebles hay un museo del ratón Pérez que les invito a visitar.

Hoy Alberto Garzón nos diría que estamos en un caso típico de envenenamiento por la iglesia de la mente de un privilegiado niño en base a cuentos infantiles y  sólo para lograr poder. No se entiende que este niño goce de un poder omnímodo sólo por su nacimiento y sin ser votado. Menos mal que los gilipollas doctrinarios y catetos son un fenómeno, relativamente, reciente.

Todos, evidentemente alienados, creemos de niños en el ratoncito Pérez, luego ya no, pero hay gente que cree siempre, curiosamente, gente del PSOE. Pedro Sánchez es un claro ejemplo, dice dos cosas que evidencian su fe en la existencia del ratón Pérez.

Primero dice que el problema catalán es político, y digo yo que cuando se comete ua delito es también jurídico. Y espero que no admita la tesis de que los delitos cometidos en España lo son según lo que se le ocurra decir a un Tribunal alemán.

Por otra parte dice que va a hablar con los independentistas, ¿para qué? ¿para fomentar su postureo? ¿o porque cree firmemente en la existencia del ratón Pérez? yo, viendo la cara del sujeto, me decanto por la última. Con esta panda no hay nada que hacer, como poco, perderemos la dignidad. Conviene que alguien le diga al  Presidente que el ratón Pérez no existe y que sus dientes se los lleva Rajoy que, además de ser malo, quiere hacer, dado que se va de la política, lo que cantaba Juanito Valderrama: “tengo que hacer un Rosario con tus dientes de marfil, para que pueda besarlo cuando esté lejos de ti”.

 

La Iglesia no es una ONG

Es verdad que, incluso, la campaña “por tantos” tira de ese lado para sacar pasta. Es verdad que trabaja mejor que las ONG al uso. Pero, no nos olvidemos, la acción social es un mero complemento, no es lo fundamental. Sin embargo es lo más entendible. A nivel espiritual se entiende antes la espiritualidad budista que las de las monjas de clausura, son ya mayores y nada exóticas. Además, hay que hacer algo, hay que justificarse, hacer algo por los demás etc… Ahora se cree mucho en gente que se ha salido de la Iglesia y sigue, básicamente en el tercer mundo, con su gran labor social, que no discuto que la labor sea muy buena pero católicos no son.

Seamos claros que no pasa nada, eso es como decir que te casaste engañado para conseguir la nulidad, en el fondo es mentirse.

Hoy en día hay mucha bondad que se traslada a ayudar al tercer mundo. Católicos muchos no son pero da igual, además habría que pensar que mientras se ayuda (gratis) en el tercer mundo, muchos ancianos mueren solos en el primero. Algo hacemos mal.

Partimos de que el enfoque no es correcto, las líneas no son rectas, el planteamiento es nefasto, y el dibujo un churro, eso sí, muy bondadoso.

 

Probemicas tenemos todos.

Tomo la frase, tácitamente prestada, del perfil de WhatsApp de un primo que, dado el afecto mutuo que nos profesamos, no creo que le importe.

La verdad es que en el post anterior no estaba en mi mejor momento, pero luego, me ha escrito un amigo paracaidista, y voy poco a poco. De hecho pienso lo que digo en ese post pero quitadle todo poso de amargura. Bueno, a lo que vamos. Que hay que saber rectificar, pero no todas las cosas son iguales no vale pasar por alto el  “Vaya día llevamos, a ti se te muere el padre y a mi se me pierde el lápiz”  al que diga esto hay que decirle, por su bien, que es tonto, y hay que decírselo tal cual, porque no entenderá el sutil arte de la ironía.

Hay que saber que hay problemas y problemas, distinguir el grano de la paja y saber con quién se habla. Por ejemplo yo critico que, habiendo listas de espera en España, haya médicos voluntarios españoles haciendo proezas por el mundo. A mí me parece mal, quizá se pueda dar una explicación, pero como usuario fijo del Sistema de Salud, lo sufro.

Y estoy harto de la solidaridad y el hambre en Africa. Mucho gobierno corrupto es lo que hay. Pero ,para un europeo, queda muy bien irse, incluso perdiendo sueldo, por ahí. La cuestión es que las autoridades identifiquen nuestros problemas y vayamos a por ellos, lo demás es peterpanismo.

Problemicas tenemos todos, y sino, nos los creamos, y los contamos, ¿qué sería alguien sin un drama que contar? yo conozco poca gente a la que no le guste hablar de dramas, lo normal es lo contrario.

En mi caso, por ejemplo, me da un poco igual todo, para ver un problema, es complicado, y la gente tiene cosas que no son de morir por lo natural.

Hay que ver si el problema es tal, si tiene solución, a quién afecta, a quién se lo decimos y por qué. En todo caso debemos ser proporcionados para no tocar las bolas.

Por ejemplo, a mí, que estoy en silla de ruedas y esto va a peor, no se me pueden poner de contraste los negritos de Africa. Si ellos lo pasan mal yo también y estoy algo más cerca.

Africa puede ser un buen lugar para eludir las propias responsabilidades y parecer bueno. Hoy en día está muy de moda irse a operar por ahí, además quien se va vuelve con un cierto halo de santidad.

Más paciencia que el Santo Job

La Paciencia es una virtud que, en grado sumo, se predica de Job. Job es un personaje bíblico al que la gente ha hecho santo como el santo Job, no san Job, ni Job, sino el santo Job.

Es difícil, o imposible, ganarle en Paciencia, pero viene bien una lectura del libro de Job de vez en cuando,. Viene bien meditarlo. Un hombre que tenía todo, se queda sin nada, no renuncia nunca a su fe, y vuelve su fortuna. Da de sí para muchas interpretaciones, yo me quedo en la de perderlo todo sin comerlo ni beberlo, vamos, lo que me está pasando a mi.

De repente te sientes mal, la cosa no para, vas al médico, te coges la baja, te dan la invalidez, dejas el trabajo, dejas de conducir, vendes tu casa, de la venta no sacas nada, te vas de vacaciones gracias a la familia, dependes de todo y de todos, viajas menos, no viajas, corres, dejas de correr, andas algo, usas silla, te caes más, te sale una segunda enfermedad, hablas normal, no se te entiende,  te gobiernan cuando dicen que te ayudan, algunos se fijan en los pobres de África (siendo que a mí, por lo visto, no me pasa nada, como no eres negro y procuras no dar mal…) etc…. Tratas de hacer vida normal pero tu vida es todo menos normal. Cada día estás peor. Pero la peña no se entera o  hace como que no se entera. No es que uno busque compasión pero con que le den trato adecuado a unas circunstancias complejitas es suficiente. Así podré ir formándome en la paciencia.

Esto es para siempre y va de mal en peor, o sea, según lo previsto. Hay cosas que, cada día, soporto menos. Son chorradas pero ya vale.

1- Yo, antes de la enfermedad, he sido un abogado de cierto prestigio y he tenido la suerte de trabajar y  aprender en muchas grandes empresas. Ignorar esto me cabrea, y es ignorar el pasado para tratarte como un mozico de pueblo sin más, y no es por orgullo, es que hay lo que hay, yo puedo estar jodido pero tonto ni soy aún (que todo se andará) ni he sido.

2- No soporto las ideas simples. Suelen ser ideas comunes “normales” sustentadas y proclamadas por gente corta, y que coartan hasta la libertad de discutir, aunque discutir con quien no está a tú nivel es una pérdida de tiempo tuya y suya.

Difícil de entender lo que digo. Debe de ser que tengo un mal día. por eso aprender de la Paciencia del Santo Job viene bien, primero con uno mismo.

Europa y leyenda negra

La conducta del fugado Puigdemont recuerda un poco la de Antonio Pérez en el siglo XVI. Únicamente desconozco el grado de idiocia de Pérez, tampoco conozco el de Puigdemont pero debe de ser alto dado el corte de pelo que se atreve a  lucir.

Pues a Antonio Pérez, secretario de Felipe II, se le acusaba de estar de tras del asesinato del secretario de D. Juan de Austria. Pérez, natural de Aragón, acudió a Zaragoza con la vaga intención de, caso de ser juzgado, que lo fuera por el Justicia con arreglo a los fueros. Eso no facilitaba la acusación real, luego quedó preso por la Inquisición, con jurisdicción en toda España y bajo mayor control del Rey. El pueblo de Zaragoza se sublevó y al grito de “contrafuero” sacaron a Pérez de la cárcel de la Inquisición. Las tropas reales acudieron a Aragón, y barrieron las pocas tropas que el Justicia había reunido. Se decapitó al Justicia y Antonio Pérez se fugó a Europa donde contribuyó al desarrollo de la Leyenda Negra antiespañola.

En el fondo, y en la forma, los delincuentes se parecen. Antonio Pérez engaño al Justicia y a todos los aragoneses y Puigdemont a todo el que se deja. Puigdemont, además, ha logrado demostrar que gente con estudios es más tonta que Abundio. Pero, en fin, no nos salgamos del tema.

El caso es que en España pensamos que todo lo bueno procede de Europa y que nosotros somos un desastre. Incluso es el leiv motiv de alguno de nuestros mejores, y más leídos, novelistas. Hay quien describe la España del XVII de modo heroico pero con poso de amargura y una notable aceptación de las tesis de la leyenda negra.

Lo cierto es que cuando estamos acostumbrados a algo muy bueno en lo demás sólo vemos los defectos y nunca decimos nada bueno aunque lo haya.

Sucede que los reinados de Carlos I y Felipe II nos encumbran como la gran potencia de la época a gran distancia de las demás. Con los de Felipe III, Felipe IV, Carlos II, Felipe V, Luis I, Fernando VI, Carlos III y Carlos IV somos una gran potencia como muchas otras, prescindiendo de la idiocia, o no, de nuestros reyes.

Sucede que la comparación es siempre con los reinados de Carlos I y Felipe II, todo lo demás es decadencia y fragilidad, además el inicio de la decadencia se sitúa con Felipe II y la Armada Invencible. Es curioso, años antes sucede la victoria de Lepanto contra el turco pero nadie la sitúa como el origen de su decadencia.

Por otra parte, todos los reyes españoles que he señalado mueren en la cama, sin embargo, Carlos I de Inglaterra, en el siglo XVII, muere decapitado, Luis XVI de Francia, en el siglo XVIII, guillotinado, Maximiliano I de Méjico, en el siglo XIX, fusilado, el Zar Nicolás II de Rusia y su familia, en el siglo XX, fusilado. Antes de morir no fueron juzgados buenos gobernantes y no lo debieron de ser.

En España no se dieron esas violencias, ni se contribuyeron a ellas.

Estaba leyendo estos días, un Atlas Histórico, y al llegar al Impero Español, al que se le dedicaba tanto espacio como al Japón feudal, su autor (un inglés) decía que en América los españoles sólo habían colonizado las tierras donde había oro, que eran bandidos y depravados, etc… Las típicas chorradas de siempre. Vamos a ver no omite que el descubrimiento de América fue español, tema importante ya que algunos creen que fue vikingo, incluso Erdogan dice que fue turco. De España, en el siglo XVI, no fueron angelitos a América, fue gente normal que veía en el oro una posibilidad de tener riquezas, lo mismo que en los USA pasó en el sg XX con la fiebre del oro. Además. España colonizó territorios donde sabía que no había oro. Gran parte de los USA son de colonización hispana,  (Tejas, etc…) y no se caracterizan por ser la tierra más fértil ni la más rica. Pasa parecido con Centroamérica, etc….

O sea, una falsedad y un prejuicio más para consumo de neófitos.

Además el “decadente” imperio español fue atacado en los siglos XVII y XVIII por todos los demás, pero así como Francia. en el siglo XVIII, pierde sus posesiones en India y  Canadá a manos de los ingleses, España no pierde casi nada en América en dos siglos a manos de ingleses, franceses y holandeses.

Menos mal que Napoleón, que perdió en Waterloo, no era español. Ni Napoleón III, derrotado en Sedán. Menos mal que no “ganamos” la segunda guerra mundial como los franceses, ni fuimos derrotados en Vietnam como ellos, ni perdimos el canal de Suez pese a la intervención francobritánica contra Naser.

Y de Inglaterra se puede decir lo mismo, su imperio se funda en la India, tras aplastar, con suma tolerancia, la rebelión de los cipayos, a mediados del siglo XIX. A finales de siglo XIX son vencidos por los árabes en Jartum y por los zulúes en Sudáfrica, que frente al flamante ejército británico, ambos tenían en común venir de la edad de piedra.

De Alemania, baste recordar la época de Hitler que, como Puigdemont, llegó al poder tras unas elecciones.

Todos estos países no se consideran decadentes, pero España sí ¿por qué? debe de ser por nuestros propios prejuicios.

Sucede que estos países han vivido centrados en este continente pequeño y viejo que es Europa. Si comparamos a España con Europa, y nos olvidamos de América,  a lo mejor damos con algo un poco parecido. La atracción por Europa es algo funesto que nos ha pasado siempre, de hecho la empresa americana fue más obra de la Reina Católica que de el Rey Católico que vivía más hacia Europa.

Nos hemos centrado mucho en este decadente continente. En el mundo actual, de hecho, es un paraíso, rico e insolidario, que confía su defensa a los USA.

Hace poco un amigo me decía que no hemos avanzado nada desde tiempos de Cristo, y es verdad, mucha tecnología, pero seguimos igual o, incluso, hacemos más burradas gracias a la tecnología.

El que más tiene (poder y dinero) más vale, aunque sea un borrico, esa máxima continúa inalterable.

En el siglo XVI se aprovechó la reforma Luterana, no para reformar la Iglesia Católica, sino para formar Iglesias Nacionales, supeditadas al poder político, que nunca han estado interesadas un ápice en fomentar los valores del cristianismo. Eso sí, en los tolerantes países protestantes, hasta el siglo XIX, podías ser de cualquier  religión menos la católica. Los católicos éramos lúgubres, antiguos, crueles, supersticiosos, etc… ellos no ¿les suena? Como el tiempo da y quita razones, causa risa cuando vemos que la cabeza de una iglesia es un rey. Además, que Desmond Tutu fuera obispo protestante y que Tony Blair se haya convertido al catolicismo da que pensar.

Es Europa un continente pequeño, insolidario, que ha llegado a usar la religión con fines ridículos, que se cree el centro del mundo. Europa intentó la mayor unión, la UE, que se ha visto pero, si bien naufragó a nivel político, en plena crisis desapareció, incluso a algunos países nos llamaron PIGS, sólo sirve a los intereses de  Alemania y ésta, como se ha visto en el caso Puigdemont, es profundamente, insolidaria. A esto unamos el Brexit y el cuadro de la descomposición está servido.

Cuando en 1986 entramos en la CEE me preguntaba qué teníamos que ver con los daneses, evidentemente nada. Tenemos que ver más con los ecuatorianos, pero eso queda mal en un nuevo rico, es preferible que te desprecie un danés a ser amigo de un ecuatoriano.