La Santísima Trinidad y Pedro Sánchez

Que Europa tiene raíces cristianas es cierto, y si no juzguen el parecido entre la idea territorial de España de Pedro Sánchez y el dogma de la Santísima Trinidad.

Pedro, después de ser, injusta y dolorosamente, depuesto en octubre de 2016 se dedicó a dar vueltas en su coche por España y a oír a la militancia. Después de eso, arrasó en las primarias del PSOE. Pedro ha vuelto más conciliador, más callado, con nuevas caras y alguna nueva idea (no muchas menos mal).

Visto cómo se desgarra España ante el independentismo, y visto que el PP no mueve pieza, a él se le ha ocurrido que España es una Nación de Naciones, como la Santísima Trinidad, uno en esencia, trino en persona. Pero Pedro no ha dicho que en España quepan tres naciones, sin soberanía, caben más ¿cuántas? no sé, eso sí, España sólo hay una, de ahí la foto de él con el banderón.

Pedro se decanta por una en esencia, pero personas ¿cuántas hay? se parece al del chiste ¨- ¿cuántos dioses hay? – uno – ¿y personas? – cualquiera dios lo sabe ”

Para mi débil razón el dogma de la Santísima Trinidad es incomprensible, lo mismo me pasa con esta propuesta de Pedro Sánchez. Yo creo que es cambiar “nacionalidades” por “naciones” en el art.2 de la Constitución, simplemente. Yo creo que el actual at.2 fue todo lo lejos que podía y que dos naciones son incompatibles y han de tener una frontera por medio.

Pedro debió de sufrir una intervención divina, o un calentón con su coche.

Yo no entiendo nada, pero ante el dogma de la Santísima Trinidad me he quedado tranquilo con el cuento de san Agustín y el niño de la playa.

Propongo a los del PSOE que hagan lo mismo, que se vaya a cavilar por la playa un fiel que defiende la unidad de España como Guillermo Fernández Vara, el niño sería Rufián pero me temo que le diría “Guillermo, andas en un lío, llegas tarde, eso ni nos va ni nos viene, nosotros nos vamos, seguid con vuestras gilipolleces que ya nos vienen bien.”

 

Salario justo

Ayer recibí  un comentario de “Salario justo” que debe de ser algún “amenazado” o alguien que, por los motivos que sea, no da a conocer su identidad.

Hay que decir que el tono era muy correcto pero en el fondo estaba equivocado. Y equivocación normal y no del 100% sino en parte equivocado. Todos tenemos derecho a un salario justo, a una vivienda digna, a la cultura, incluso a no tener enfermedades graves, y a tener novia y que sea guapa. Luego te llega lo que te llega, A mí me llegó novia (ahora mujer) guapa.

Quiero decir que en 2004 no había TV Pública. El sector audiovisual en Aragón era pequeño e inexistente. Entre 2005 y 2006 se crea la TV Pública, hay producciones y se empieza a funcionar. La TV Pública no es mala, es la primera o segunda de más audiencia de la FORTA, es decir, con una región poco poblada y sin lengua cooficial, los resultados no son nada malos.

Además el sistema permite gastar poco vistos los grandes mastodontes clásicos de FORTA.

Sucede que hay quien reclama “salarios justos” ya que pertenecen a subcontratistas de lo grandes proveedores de contenidos y operaciones de la TV-

Pero la TV no tiene relación con los subcontratistas, los empleados deberán reclamar al contratista y éste, en su caso, al contratista principal.

Cierto que las leyes se han endurecido de forma que protegen más al subcontratista frente al contratita principal, cierto que la TV (contratante) ha de mirar por cómo se ejecutan sus contratos.

Pero es muy cierto también que el subcontratista acude al contrato a pecho descubierto, sin asesoramiento legal alguno, no sea que haya que pagar, y luego sus trabajadores, felices al principio, piden árnica.

También es cierto que hay mucho incompetente suelto que, después de hacer un módulo para FP, pasar en el paro una larga temporada, y trabajar un poco en una subcontrata, pide un “salario justo” cuando lo justo sería pegarle una patada en el culo.

A ver señores: que Aragón no es nada. Que el sector audiovisual se mantiene por la inversión pública. Que el empresario que trabaja bien (Oregón TV por ejemplo) puede hacer cosas, o quejarse de cosas con razón.

Que quejarse de los grandes proveedores es muy bonito y muy fácil, pero ¿hay alguien con solvencia que da todo  lo que requiere la TV? ninguno fuera de ellos.

Otra cosa es funcionarizar todo hasta las subcontratas, cargar de personal la TV, hacerla mucho más cara, y dar peores contenidos para recortar.

Modelo valenciano, que acabó mal y de la resurrección ni se habla. El subcontratado vive muy bien hasta que la gente se da cuenta que la TV cuesta más que vario hospitales, de ahí a que la DGA la suprima por innecesaria hay poco, y todos al paro.

Fin de la cita.

Ayer el Real Zaragoza (Bernabé quién te ha visto y quién te ve) nos daba otra tarde de agonía. La afición disparaba a la directiva y la propiedad. A ver señores que la directiva lo intenta, hace lo que puede. Y la propiedad ha puesto el dinero para rescatar un equipo que es una ruina. ¿La afición? pídeles 20 euros a cada uno y no queda nadie. Menos criticar y más apechugar.

Es otra muestra de lo que pedimos: todo. Tenemos derecho a todo, y la culpa siempre es del otro. Yo no voy a hacer nada, a mí que me paguen. Si soy bueno igual me contratan mejor, pero eso es muy cansado, si me asocio con otros igual puedo exigir más por servicios de valor añadido, pero eso es mucho pensar.

E ir a un abogado ¿para qué? reclamamos lo de siempre, nos hacemos el mártir, y tira.

Es claro que hay que mejorar las subcontrataciones pero, es claro también, que los recursos son pocos y muy limitados, por tanto la clave del arco está en una buena negociación que evite que la avaricia rompa el saco.

España

Al principio esto iba a ser sólo un artículo monárquico, pero no, va a ser algo más. Para el lector no habitual me confieso de derechas, no de centro-derecha ni del PP, y monárquico, pese a los inteligentes, ingentes y pesados argumentos de Alberto Garzón.

España es como es, nos puede gustar más o menos, pero no es Francia o Inglaterra, es un país que, como todos, es producto de su Historia. Por eso algunos la pretenden cambiar.

Un tema importante es saber si España ya existía con la Reconquista o si nace con los Reyes Católicos, pues bien ni lo uno ni lo otro. Antes de la Reconquista había una cierta idea de unidad de los pueblos peninsulares ¨las Españas” y después de la Reconquista surge una unión personal que es, más que España, la Monarquía Hispánica. Cierto que el rey suele titularse rex hipaniarum, pero, a veces, utiliza el singular hispanie, y, cara al exterior al menos, hay una unidad territorial.

No es nada distinto de lo que pasa entonces en otros reinos, el monarca reúne en torno a sí otras coronas, otros reinos que mantienen sus propias normas.

En los siglos XVII y, sobre todo, XVIII surge la idea de unificación de los territorios, un centralismo para mejor gestión de los territorios.

Surge en la Francia de Luis XIV y se exporta a España con los Borbones, un ejemplo claro de esta política son la abolición de los Fueros y la implantación, a nivel de todos los reinos peninsulares (salvo Navarra) de las Leyes e Instituciones de Gobierno de Castilla. De hecho en las monedas se ve una preponderancia de los símbolos de Castilla y León sobre los de la Corona de Aragón que “reaparecen” en el escudo de España con Amadeo I.

En el siglo XIX pasan varias cosas de importancia, Francia sigue centralizando el territorio, pero en España pasan cosas distintas:

1- A diferencia de Francia, con quien ha tenido relaciones de “fraternidad” monárquica hasta la Revolución, España ha sido un país invadido por “el francés”, a esa invasión ha reaccionado de varias formas.

a) La militar, en la que se defiende a “España” frente a la agresión exterior y donde destaca la resistencia en suelo catalán.

b) Echando vista a un pasado glorioso que nada tiene que ver con Francia (es decir, foralista y pre Borbón), pero un pasado hausburgués con un estado cuasi federal.

c) Persiguiendo a los “afrancesados” y sus ideas

d) Apoyando de manera acrítica a un rey nefasto pero, se supone, antifrancés.

2- Independencia del imperio español. La península se queda sola y empobrecida.

A España sólo le queda el orgullo de “haber sido” que se le acaba en 1898.

3- Los exiliados de la Guerra de la Independencia, afrancesados perseguidos, hablan lógicamente mal del país que les ha expulsado, lo que contribuye a la leyenda negra. España se protege cerrándose cada vez más a Europa. Lo mismo pasará en la Guerra Civil.

4- En el siglo XIX surgen los nacionalismos, se habla de naciones sin Estados y Estados con muchas naciones en su seno.

La rápida definición de Pedro Sánchez de nación como un sentimiento hay que completarla, nación es un grupo social unido por cuestiones étnicas, misma cultura, diferenciada, lengua, religión, costumbres y proyecto común.

Sucede que había Estados que, ya en el siglo XIX admitían naciones en su seno como la monarquía dual de Austria-Hungría (ejemplo ,hasta hoy un día, para los nacionalistas catalanes), sucede que hay imperios con muchas naciones en su seno, como el ruso y el turco, hay Naciones que se forman con la unión de varios Estados como Italia y Alemania, y luego está España.

En España la cuestión centralista sigue en el norte, el reino de Navarra pasa de Reino a Diputación Foral, y se reducen los fueros vascos, todo ello en reacción al carlismo.

Pero a finales de siglo surge el nacionalismo vasco y catalán que busca incansablemente diferencias, y, si se cuestionan, acude al “sentimiento” que es algo indiscutible, y se fomenta mucho al focalizarse en un “Madrid” símbolo del centralismo, oscurantista, antiguo, y represor. Al final, con Jon Juaristi en “El bucle melancólico” diré que para un nacionalista es catalán o vasco quien es nacionalista, sin más, un ejemplo claro es Gabriel Rufián.

La pretendida unificación del Derecho Civil en el XIX recibe la virulenta oposición de las regiones forales y hay un cierto “federalismo” civilista.

La cuestión territorial es un importante problema en la II República, Franco la ignora, parte del centralismo, y la Constitución de 1978 la aborda de forma pragmática y no da un nombre al Estado: federal, regional, etc….

Hoy en día la presión de nacionalistas catalanes y vascos es como para que Madrid no la fomente más pero que no haga concesiones con cargo al resto del territorio.

En España no hemos superado la cuestión nacional, y a lo que se ve en pocos países europeos. Hay una nación española que se reconoce fuera y que une en torno al deporte (fútbol) no sentimos legítimamente españoles en algún caso, pero dentro de España es un carajal.

El problema es que la clase política de este país es lo peor tras 40 años de mamandurrias, corrupción, peloteo, puñaladas, todo vale, unido ahora al “yo soy listo porque digo en redes sociales lo primero que se m ocurre y tengo muchos likes”, yo hablo por la gente, mi gente es la gente”, gente o genta, no decir gento para no confundir con Paco Gento.

Total que en España no hemos profundizado en la Constitución de 1978 que da un respuesta generosa, adaptada, y que cabe trabajarla mucho aún, al problema territorial.

Lo mejor es volarlo todo, tan español como poco práctico.

La Constitución también dice, en su artículo 56, que el  Rey es el símbolo de la unidad y permanencia del Estado. El Rey es un símbolo, no gobierna aunque algún podemita dice, interesadamente, que sí. El Rey es lo que nos queda y menos mal que no está sujeto a elección ¿se imaginan de Presidente de la República a Alberto Garzón? Yo emigro. Si fuera Aznar se produce otra emigración masiva.

El Rey aún es el símbolo común, de ahí los ataques dirigidos a desprestigiar la institución y su persona.

Hoy se busca subvertir el orden constitucional, crear falsas historias y repetirlas, buscando además el silencio del personal y la complicidad en redes sociales de gente que, no sabiendo nada, se hace eco de ocurrencias o de cosas llamativas e imposibles.

Yo sostengo que España ha creado una nacionalidad española contundente que nos cubre a todos, que tiene una historia rica y actualmente una norma, la Constitución de1978, que recoge muy bien su pasado, un pasado complejo, y la encauza a un futuro.

Pero también hay mucho tonto que hace de clá a un porcentaje, nada despreciable, de tontos cualificados que parecen algo, y que quieren dar la vuelta a todo para mandar ellos, como en Venezuela vamos.

 

 

 

Bieito Rubido

Hoy, invitado y acompañado, por mi amigo David Rey, he asistido a la charla de Bieito Rubido, organizada por mi también amigo José Antonio Ramos, del grupo Avante, sobre la baja autoestima de los españoles.

Bieito, director de ABC, tertuliano habitual de Carlos Herrera, no nos ha sorprendido a nadie, además mucho podemita no es que hubiera entre la concurrencia.

Ha dado datos y alguna clave histórica interesante. Muy documentado, riguroso en el dato, amable en la expresión, ameno, ha merecido la pena asistir. Una charla de las que se aprende.

Sobre la corrupción

No me atrevía a decir nada de este tema hasta que me acordé del pasaje evangélico de la mujer cogida en flagrante adulterio, Jn 8.3-8.11:

 3.Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más

Voy a prescindir de temas que no hacen al caso, veamos que le llevan Jesús a una mujer sorprendida en adulterio (¿dónde está el adúltero? ¿Y el indignado marido?) y le exponen con crudeza que la Ley de Moisés manda lapidarlas. El adulterio fue delito en España hasta la democracia y, además, la adúltera, era de peor condición que el adúltero, según creo recordar de mis estudios de la carrera,  para que el hombre cometiera ese tipo delictivo tenía que tener a la querida mantenida, en su caso el delito se llamaba amancebamiento, Además si la adúltera era ella y su marido la mataba existía la atenuante del uxoricidio en vindicta del honor familiar, aplicable en el caso de ellos no de ellas. Con la desaparición del adulterio como delito  en España, se acabó esto.

El adulterio en tiempos de Jesús era un delito gravísimo, la pena, desde tiempos de Moisés, era muy grave y dolorosa: muerte por lapidación.

Hoy en día podría hablarse de la corrupción. Es un delito o una pléyade de delitos ¿qué es? primero habrá que ponerse de acuerdo en el tipo delictivo, parece que es todo lo que conlleva meter la mano en el cajón del pan, pero ¿y las coca colas de Espinar? no es delito pero es un engaño. Entonces parece que hay que ir a los delitos de cohecho, defraudación etc… pero ¿en qué cantidad? 100 euros, 10000 euros, Bárcenas….

Y todo dependerá de la ética con que abordemos el tema, la católica no es ya la común, aunque hay ideólogos de Podemos, como Monedero, que saben mucho de valores cristianos pues dice que los locutores de COPE no los cumplen. La ética de izquierdas no se ha dolido frente al reciente fraude que Hacienda imputa a Bardem, debe de ser que es de izquierdas pues la cantidad no es poca.

Si dejamos obrar a las éticas, nos encontramos ante un enjambre de opiniones, está muy bien que cada cual tenga su ética pero, para un Estado aconfesional no es suficiente, no se sobrevive a costa de que cada cual grite lo que le parece mal. Es como la turbamulta gritona que se dirige a Jesús con el presunto delito en su mano, ya sabemos la respuesta: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.”

Es decir, cada cual que se autoexamine, y veremos que es complicado acusar al otro en base a un ética puramente personal. Pero el Estado de Derecho necesita una norma punitiva (penal y administrativa) que cumplir, algo objetivo que aplicar y jueces objetivos que apliquen el sistema. Algo neutro, fuera de toda opinión, lo que esté recogido en el Derecho penal y en el administrativo sancionador es lo que es y tiene la medida de lo que está recogido,

Si algo falta habrá que cambiar el Derecho por los medios oportunos. Si, como sucede ahora, dejamos a la libre opinión de todo el mundo qué es y qué no es corrupción y quién es o no es el corrupto, vamos buenos. Es mejor dejar esa delicada cuestión al Derecho y endurecer las leyes si hace falta.

Me siento bien

Esta semana he evitado un follón innecesario que quedará en poco/nada y acabo de evitar una discusión con alguien contra quien no tengo nada sino todo lo contrario.

Evitar problemas o reducirlos. A veces el problema se da por nuestra personal soberbia de decir siempre la última palabra o de tener razón, cierto que cuesta, a veces poco, a veces mucho, tender puentes. Si el otro los transita la cosa va, los dos se han bajado del burro, en otro caso, tenemos guerra.

No quiero decir que haya que enterrar todo posible enfrentamiento a base de recular, pero primero hay que preguntarse ¿nos beneficia el enfrentamiento? si la respuesta es NO, tendamos puentes si vemos que puede que al otro tampoco le beneficie.

No estamos para liarla ni para montar nuevos e innecesarios problemas, basta con solucionar los que hay.

El primer follón que creo haber evitado es de tipo profesional, a mi no me afecta directamente pero era una situación que si no intervengo y la otra parte no soluciona el asunto en buen plan, creamos un follón absurdo para ambos.

El segundo lio que, seguro, se ha solucionado bien, corresponde a un  asunto pasado en que a una persona contesté mal en twitter por un comentario suyo que juzgué desafortunado. El me contestó y hasta hoy en Facebook donde hemos zanjado la cuestión. Bien por él, tener buena vista es importante cuando el otro repliega.

O sea que era absurdo tener un enfrentamiento con un tío de derechas como yo aunque discrepemos en detalles.

Esto no obstante tengo que decir que no soy tan bueno, de hecho un ex alto cargo del PSOE, con el que mantuve una polémica en Facebook, me retó a que dijera siempre de quién hablaba, cosa que no pienso hacer, el que me lee ya sabe quien es. Pues bien, decía que no soy tan bueno porque ese ex alto cargo, que no es jurista, se le ocurrió dar opinión sobre los jurídicos alabando lo que viene a ser el lameculismo,

Y eso no, ni puentes, ni leches, ahí confirmó mis peores informaciones sobre su gestión, claro que hay que decir que a él lo nombró el Consejero de Erla y éste es de capítulo aparte y sesudo.

 

Sobre competencia/incompetencia

La verdad es que es un tema de perogrullo pero a mi no se me ocurre ni hablar de física cuántica, soy un auténtico incompetente en la materia. Pero si hablo de economía, salvo grandes ideas generales y con cuidadín, soy otro auténtico incompetente. Nos pasamos toda la vida formándonos para saber hablar, al menos, de nuestra profesión. Pero, aún con todo cuanto más aprendemos tenemos más capacidad de aprender y reconocemos gente buena. A veces nos da hasta reparo aceptar algunos cargos.

Ayer un ex alto cargo de la DGA, del que no voy a opinar porque no conozco nada ni bueno ni malo, aunque, de oídas, no conozco nada bueno, me decía que prefería, a los sabios, juristas más comprometidos con el interés público. Opinión importante porque denota un forma de pensar un poco torcida.

Todo jurista (incluido el alcalde podemita de Zaragoza) está para decir si un decisión del poder político es o no conforme a legalidad, dentro de la conformidad a legalidad hay muchas posiciones, pero claro, eso lo sabe un jurista bueno- Uno de medio pelo es cómodo al poder y dice lo que se espera que diga.

Además la  función de un jurista es compleja, dado que fuera de la legalidad, y eso sólo lo puede decir un jurista no un economista, no hay interés público que valga. Claro que el jurista debe advertir cuando algo se opina como enfrentamiento claro a normativa y cuando no es tan claro. De hecho ahora que ha de renovarse el cargo de Justicia de Aragón es de saber que puede ser cualquiera mayor de edad y con vecindades civil o política aragonesas (art. 7 de la Ley de la Institución) con lo cual, cualquiera competente o no, si cumple con el art. 7, puede ser Justicia, y me temo que así será.

Pero, hasta hoy, todos los Justicias han sido buenos juristas, y las funciones del Justiciazgo, según la Ley, son jurídicas, si se va a nombrar a alguien no jurista, el jurista, al que le toque informar, debería advertirlo.

Es decir, nuestra función, o la falta en su ejercicio, es algo importante para la Sociedad.

 

Y si no fuera cierto

Y  si todo en lo que creemos no fuera cierto, y si en el fondo somos puros peones de los poderes fácticos de siempre, nuestra fe es el opio del pueblo, y sostenemos, inconscientemente, a una casta. Es decir, sin saberlo, estamos equivocados y sostenemos unos poderes económicos que benefician a los corruptos y que nos pagan con el reconocimiento de libertades y derechos burgueses no reales.

Hace poco leí un artículo de Alberto Garzón sobre Venezuela que me dio que pensar, decía Garzón que Chávez había garantizado un régimen normal de comidas a todos los niños de Venezuela.

Ayer ví un reportaje franchute de ferrocarriles en Bolivia donde se decía que Evo Morales había resucitado el sistema de ferrocarriles, desechado por la iniciativa privada, había limpiado las vías y echado a andar algunas locomotoras, muy útil esta iniciativa para la gente pobre. Según Garzón estos regímenes empiezan bien y, cuando van mejor, los poderes fácticos, dado que no les interesan, se los cargan con el concurso de todos nosotros. Eso está pasando con Venezuela, donde el poder se defiende, dentro de la legalidad, contra una oposición manejada por los poderes fácticos.

Claro, lo de dar de comer a los niños tiene su cosa, pero como sea lo mismo que el reportaje de los trenes bolivianos el asunto tiene cojones.

Evo Morales, tan admirado por Iñigo Errejón, ha resucitado, con una inversión mínima, unas vías del siglo XIX, ha mal rehecho algún puente, y ha puesto a funcionar alguna locomotora automotor que tarda más de 10 horas en hacer 300 km. Un servicio que compite, hace tiempo, con el autobús y que es ruinoso. Un lavado de cara. Lógicamente, para hacer eso. y mantenerlo creando empleo (público), tiene dos métodos, 1. sangrar a la población a impuestos, que pagan los más ricos que es ya cualquiera que gana algo, 2. Confiscando empresas  a otras países como España, así España les reitera perdón por la colonia y ellos sacan pecho contra la tontuna Madre Patria. Ahora eso allí invertirá su tía, el capital de fuera no quiere saber nada y el de dentro se fuga en cuanto es detectado.

O sea que lo que sucede e que estos regímenes no son sostenibles, se empieza gastando por gastar y, luego, nadie acude a pagar la fiesta porque nunca dan garantías.

Ya veremos qué pasa con Evo Morales, en Venezuela ya vemos lo que pasa ahora y es que el sistema no era sostenible.

Ejemplos de regímenes no sostenibles ha habido y hay muchísimos, véase la Cuba de Fidel Castro, o los países del Este y ahí que no me cuenten la copla de los poderes fácticos. Entre ellos se apoyaban, era muchos y muy grandes, y acabaron fatal. Paradigmática es la Rumanía de Ceaucescu, donde Carrillo veraneaba dedicándose a elogiarla, al final a Ceaucescu y su mujer no los mataron a besos. China se ha hecho casi capitalista y se ha ido librando.

O sea que lo que dice Garzón es otro tontada heteropatriarcal de las suyas, bien dicha como tontada gorda que es.

El comunismo no ceja, vuelve poco a poco después de lo que se vio que había tras el muro. O se, que visto de qué van sigo creyendo en lo mío que es lo que ha funcionado toda la vida.

No hacer prisioneros

Hace no mucho un amigo mío me comentaba, al respecto de mis artículos políticos en este blog, que repartía para todos o, lo que es lo mismo, que “nunca hacía prisioneros”. La verdad es que nunca los hago, y si hubiera sido militar en guerra, es muy probable que nunca los hubiera hecho.

La verdad es que a los políticos no los pongo muy bien, pero en esto, aparte de su impagable y constante colaboración, siempre he sido igual, lo cual me granjeó situaciones poco agradables en la DGA con un Director General y con un Consejero, hoy haría lo mismo pero de otra manera.

Seguir en el fondo sigo igual, pero creo que el tiempo ha moderado las formas. Al hilo de esto diré que era poco prudente en mis opiniones en los mails, mis sucesivos jefes me han apercibido, con razón a que no lo hiciera, y algo he mejorado en ese aspecto.

En el fondo esto deriva de mi personalidad: nunca hago prisioneros, o sea, nunca digo lo que no me gusta decir, por eso callo muchas veces.

Como abogado era muy pactista, de hecho arreglé 9 de mis 10 últimos juicios, pero, muchas veces, para llegar a un acuerdo, hay que poner al contrario contra las cuerdas, ser muy duro y dejarse de chorradas.

En política es distinto, por eso nunca me dediqué o dedicaré a ella, la gente tiene la piel muy fina y se indigna, o hace que se indigna, por poco.

Mis opiniones en política son como son, reconozco que, a vece, no son irónicas, pierden gracia y hacen aflorar las bilis, es el momento de dejar pasar un tiempo y recuperarse.

Reconozco que el sr. Biel, en su vertiente política, muy bien no me cae, pero con el obligado artículo a quien rigió nuestros destinos largo tiempo, me doy un descanso en mis glosa políticas y me dedicaré a otros temas.