Aunque parezca mentira

me pongo colorada cuando me miras” noooo que eso era una canción un poco choni, me refería a que sólo hace 40 años que llegó el agua corriente a Perdiguera, y Perdiguera está a sólo 20 Km de Zaragoza.

¿Qué había hasta entonces? agua corriente no, of course. Había dos grandes aljibes y dos balsas en el pueblo que se nutrían de agua de lluvia, aljibes, pozos o tinas en las casas, en algunas un circuito cerrado de agua con motor propio, y pozo negro en todas.

Yo, de crío, hasta los diez años, conocí el sistema y no noté cambios porque en mi casa había de todo, pero, claro, es mucho mejor así. El agua está asegurada porque si no llueve o llueve poco antes había que ir al Gállego a buscarla.

Las aguas residuales ahora se canalizan y sanean, en fin…. y sólo a 20 Km de Zaragoza. Por eso cuando algunos oímos hablar de trasvase hay cosas que  no entendemos.

La foto de Perdiguera antes de 1977 no es la actual, el agua ha permitido unos progresos evidentes a todos los niveles. Mañana por la tarde se explica allí la traída de aguas.

Homenaje

Ayer, por fin, Perdiguera dio un sentido homenaje a San Josemaría bendiciendo una placa en su Iglesia. Homenaje retrasado a un aragonés universal, al mayor santo fundador del siglo XX, son hechos puramente objetivos.

Yo en el homenaje, por diversas razones, no estuve, pero fue multitudinario y cariñoso, hechos también puramente objetivos.

Hace tiempo que me comprometí a estudiar algo más sobre la estancia del santo en Perdiguera, no lo he hecho.

Sólo me cabe ofrecer mi reflexión de siempre, el santo (1) dijo que la estancia en Perdiguera le había hecho un bien colosal y (2) siempre mencionó su estancia en Perdiguera (2 meses).

De estos hechos puros y simples cabe sacar muchas reflexiones pero veamos una. Veamos un joven seminarista que ha estudiado en el seminario de Zaragoza con otros jóvenes como él durante 5 años, veamos un joven que viene de un ciudad rica y fértil como Barbastro, un joven que, además, tiene fuertes inquietudes por estudios jurídicos, pues bien, este joven se va  solo a un pueblo pequeño de Monegros para suplir al párroco, como va de suplente y  sin familia no se aloja en la casa parroquial, que no está mal, sino en una casa muy humilde, pero muy honrada y limpia, de unos labradores.

El impacto debió de existir y la traducción desde el primer momento, dada su mención a todo biógrafo que se cruzó en su camino, fue ser una esponja y aprender de todo.

En Perdiguera había casas mejores de la que eligió pero supongo que hubo acuerdo en el tema económico que, por ambos lados, no debía de ser muy abundante, y el alojamiento ofrecía todo lo que necesitaba el joven huésped.

Hace poco unos conocidos que fueron amigos (mira tú) me decían que la estancia en Perdiguera era para quitarla del curriculum de San Josemaría, pero él nunca lo hizo y, cualquier cosa pueden decir sus detractores, pero tonto no era.

Después de su misión rural en 1925 pasó a fundar el Opus Dei donde, según decía, dejó actuar a la Providencia. Usaba frecuentemente la imagen de la carta, él era simplemente el sobre que llevaba el mensaje, pero el mensaje no era suyo. Admitir ser y saberse sobre. con todo lo que ello conlleva, es lo más.

Para mí que la estancia en Perdiguera, con la asunción del brutal contraste, debió de servir de mucho a un alma que, en 1925, estaba buscando su lugar y estaba ávida de saberes y de conocimientos vitales.

Creo que  es una suerte que un Santo de este calibre se haya acordado siempre de Perdiguera y creo que es una suerte haber estado ahí, ser su primer destino nada más su ordenación.

 

San Josemaría Escrivá

De la web del Ayuntamiento de Perdiguera

José María Escrivá de Balaguer

El 9 de enero de 1902, en Barbastro (Aragón), nació el segundo de los seis hijos que tuvieron José Escrivá y María Dolores Albás, Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

En 1920 comenzó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Logroño completándolos posteriormente en la Universidad Pontificia de Zaragoza. En la capital aragonesa cursó también la carrera universitaria de Derecho.

El 28 de marzo de 1925, Josemaría fue ordenado sacerdote por Monseñor Miguel de los Santos Díaz Gómara, en la iglesia del Seminario de San Carlos de Zaragoza, y dos días después celebró su primera Misa solemne en la Santa Capilla de la Basílica del Pilar.

El 31 de ese mismo mes, se trasladó a Perdiguera, donde fue nombrado Regente Auxiliar en la parroquia. Aquí desarrolló sus actividades durante los meses de abril y mayo. En el año 1927 se trasladó a Madrid para realizar el doctorado en Derecho civil.

Es precisamente en Madrid, concretamente el 2 de octubre de 1928 cuando nació el Opus Dei. Desde este momento, Josemaría se entregó en cuerpo y alma al cumplimiento de su misión fundacional: promover entre hombres y mujeres de todos los ámbitos de la sociedad un compromiso personal de seguimiento de Cristo, de amor al prójimo, de búsqueda de la santidad en la vida cotidiana.

Fray Juan del Horno y Antillón

De la web del Ayuntamiento de Perdiguera

Fr. Juan del Horno y Antillón

Según el Catálogo de los Procuradores Generales de la Celeste, Real y Militar Orden de la Merced por Fr. Amerio S. Blanco (Roma, 1929):

Fr. Juan Antillón. Natural de Perdiguera distante cuatro leguas de Zaragoza. «Su padre se llamó Pedro del Horno y su madre Juana Antillón, ambos de claro y honesto linaje, por tal reputado en dicha villa. Usó más frequente del apellido de la madre; y entiendo fue la causa averse criado en casa del abuelo matero» nos dice en su Gloriosa Fecundidad de María el P. Fr. Francisco Neyla. Vistió el santo hábito de la Orden a 14 de julio de 1594 en el Real Convento de San Lázaro del Ebro, siendo Comendador el Padre Presentado fr. Miguel Vidad, e hizo su profesión a 16 de julio de 1596, pasando luego a estudiar Artes y Teología, en cuyas facultades salió excelente maestro. Su prudencia, letras y doctrina le grangearon universal estima, gobernando con singular acierto las Encomiendas de San Lázaro de Uncastillo, Santa Coloma de Queralt, Santa María de Estella, Santa María de Vich y Santa Eulalia de Lérida.

El tiempo que sobraba al cumplimiento de sus obligaciones invertía en el estudio de la S. Teologia, en la oración y en la investigación histórica en la que fue notabilísimo crítico: «Estuvo en Barcelona algunos años registrando Escrituras, y ejerciendo al mismo tiempo el oficio de Presidente; que para todo hallavan en el Maestro Antillón el desempeño». De su valiosa investigación se han servido nuestros historiadores y Vargas hace de él este elogio: «Placuit ergo Altísimo, quod dum huiua secundi Tomi impressioni essem sollicite intentus, monasterium huius civitatis Panormi, et reliquas eius Provinciae domus visitaturus et reformaturus accederte Reverendus admodum pater in Sacra Teología Magíster fr. Joannes Antillon, dignissimus totius Italiae, et utriusque Siciliae Vicarius Generalis, et Provincialis necnon Generalis in Romana Curia Procnraror; qui quum esset Aragoniae Provinciae filius, Barchinonaeque monasterium superioribus annis rexisset, et accuratissime notaste potuit me humanissimus pater illuminare, et errores quos in serie Magistrorum commiseram, digito indicare» «El agregado de las prendas del M. Antillón lo hizo amable, y venerado de todos, porque en medió ede sus aventajadas letras, y desempeños que tuvo en púlpito y Catedra, era humanismo y afable, caritativo y liberal. Fue Calificador del Santo Tribunal de Logroño, a quien sirvió siendo Comendador de Estella, con mucho acierto y zelo de la Santa Fé. El concepto que la Religión tenía del M. Antillón, se deja ver fue grande; pues aviendo de enviar a Roma Vicario General, que juntamente abia de ser Provincial de aquella Provincia y Procurador General, oficios que por constitución piden sujeto de muchas letras, prudencia, virtud e industria, lo halló todo en este y por tanto fue nombrado Vicario General, Provincial de Italia y Sicilia y Procurador General de Curia Romana». Pasó a Roma y «En 13 de julio de 1619 tomó posesión de Procurador gnl. Y en 26 del mismo mes de vicarilo gnl… y en esse mismo dia se saco Bulleto de Su S.d para añadir en cada una de las Provincias de España dos presentaturas de pulpito mas, no se apodido vaciar aquí porq luego se huvo de enviar a Nápoles para q le llevara et P. Mtro Manaria que estava de partida para España pero dice así su data. Datt. Romae apud Sanctam Mariam Maiorem sub annullo Piscatoris die. Xiij, Julii 1619. Pontificatus nri Anno xv. S. Card. S. Sussannae». Esta Bula de Paulo V, figura en el Bulario de la Orden si bien por las rezones dichas, no fue copiada en el Registrum. A instancia suya «en 9 de Agosto de 1621 se sacó la confirmación de una acta que se hizo en el Cap. Gnal. Celebrado en Guadalajara a. 2 de Junio del año 1615 acerca de que quando huviere vacante gnal. En que entra por Vic. gnal. el Prior de Barz.a no se celebren los Cap.os Provinciales que en aquel año de la elección de gnal. ocurrieren asta despues de la celebración del Cap. Gnal.; y aunque para dicha confirmación huvo grande contradicción por pate del P. Pressdo. fr. Pedro de Guzmán de la Provincia de Castilla que entonces se hallava en Roma apud Sactam Mariam Maiorem en el primer año de su gloriosos pontificado, en el dia y año mencionados. Está copiada de puño y letra del mismo Maestro Antillón cuya es la precedente citada advertencia. y el mismo escribe a continuución: Sacaronse siete copias deste Breve para enviar a España, e sacolas not.o Rinaldo Burato in forma vidimus por el auditor de la Camera ad instantiam Rev.di Patris Magistri fratis loannis de Antillon Vicarii generalis ordinis Beatae Mariae de Mercedes Redemptionis Captivorom Provincialis Italiea et Procuratoris gnalis. Dicti ordinis etc. Datt. Romae ex aedibus nris anno a nativitate Dnni millesimo sexcentesimo vigesimo primo. Indictione. 4. die vero vigésima prima Augusti Pontificatus SSmi in Xto Patris et dni. Ntri. Gregorii divina providentia Papae XV. anno eius primo». Y por vez primera a renglón seguido aparece su firma.

Obtuvo el mismo Pontífice la Bula Apostolici muneris dada en San Pedro a 26 de Noviembre de 1621, confirmando los Capítulos de la concordia con nuestra Recolección, en la que intervinieron también el Cardenal Borja y Fr. Pedro Guzmán, Procurador de la Provincia de Castilla. Falta en el Registrum pero la trae el Bulario de la Orden. Figura en cambio la Bula Ad augendam del mismo Papa, dada en San Pedro a 3 de Merzo de 1622, por la que se concede Indulgencia plenaria a todos los fieles que visitaren nuestras Iglesias en el dia de nnestra Santísima Madre y tres años y tres quarantenas de perdón a cuantos las visitaren cada dia, dentro de la octava.

Por este entonces hallábase en Roma el Venerable Maestro Fr. Diego de Velasco hijo del Convento de Madrid y Provincial del Cuzco, que deseaba ver confirmadas las actas del último capítulo provincial celebrado en aquellas remotas tierras el primero de julio de 1618, que en efecto el P. Maestro Antillón hizo confirmar por medio del Cardenal Borja, Protector de la Orden a 28 de Marzo de 1622.

Antes de abandonar Roma Pietro de Gregorio XV per la Bula Iniuncti Nobis de primero de Abril de 1622 la confirmación de todas las gracias y privilegios de nuestra Orden; consiguió finalmente a 4 de Abril de 1622 por la Bula Iniuncti Nobis del mismo Pontífice que los Vicarios Generales de Indias no pudiesen ejercer su oficio antes de haber ostentado su patente o nombramiento. Debiendo tomar parte en el Capítulo general convocado en Zaragoza para Mayo de 1622, abandonó para siempre Roma en donde se había conquistado universal fama de docto y virtuoso, distinguiéndole con su amistad muchos príncipes de la Santa Iglesia y de la nobleza romana. Valiéndose del aprecio que hacía de su personal el Excmo. Sr. D. Juan Fernández Pacheco, Marqués de Villena, Embajador de España en Roma, obtuvo muchas e insignes reliquias, entre otras los cuerpos de Santa Beatriz, Virgen y Mártir y de San Felicísimo Mártir que del Cementerio de San Calixto extrajo por sus manos Francisco Ricio, como consta de acta firmada por Mateo Sorcio, Notario Apostólico, en primero de Diciembre de 1620.

A 16 de Noviembre de 1621 le fueron consignadas por orden de dicho Marqués, y con las mismas formalidades treinta reliquias de Santos cuyos nombres trae el P. Neyla en la obra citada en donde afirma que «Reliquia de Santa Beatrizentregó el sobredicho Riccio al M. Antillón, la mayor parte del Cuerpo de S. Eusebio Papa y Martyr, sacada de su mano del mismo sepulcro, que por la inscripción aseguraba serlo, como consta todo de los actos de donacion, extracción y apreción que están en el Archivo de nuestro Convento de Tarazona» al cual enriqueció con tan precioso tesoro, regalando todas las demás con el cuerpo de Santa Beatriz, a la Villa de Perdiguera que, desde entonces, la venera por Patrona.

Alternando la oración, con el estudio, presidió después las Encomiendas de Huesca y Calatayud que renunció para retirarse a Tarazona a trabajar en la Historia de la Provincia de Aragón que tenía comenzada, la cual como otras muchas obras suyas, por haberle sorprendido la muerte, permanecen inéditas.

Lleno de méritos y heroicas virtudes, después de haber soportado con grande resignación una dolorosa y terrible enfermedad que contrajo a causa de una caida, pasó a mejor vida en Tarazona a 21 de Diciembre de 1630, y su cuerpo recibió honrosa sepultura en la Iglesia de nuestro convento de dicha ciudad.

 

Partida de bautismo de Juan del Horno y Antillón

Antonio Pertusa

De la web del Ayuntamiento de Perdiguera

¿Quién fue Antonio Pertusa?

Es un rico comerciante que vive en Zaragoza pero sin duda había nacido en Perdiguera, pues la casa paterna está en dicha aldea, es el mercader Antonio Pertusa, hijo de Domingo, casado ya en el año 1400 con María Aranda (en régimen del derecho barcelonés, es decir romanista) de quién ha tenido hijos y aún espera descendencia por entonces. Además de haber reconocido una hija natural llamada Angelina en su testamento del año 1414, dictado por hallarse enfermo; allí manifiesta también que ha construido una capilla del santo de su nombre en la iglesia de Santa María de Perdiguera, y que tiene propósito de dotarla de capellán, para lo cual ha pensado comprar la propiedad de Asteruelas que venden los Cistercienses de Rueda y cederla al Concejo de Perdiguera a fin de que con sus rentas se paguen anualmente 420 sueldos en dos tandas (día de la Natividad y de San Juan) al capellán de la Cofradía de San Antón. Una semana después se verifica la compraventa (día 26 de mayo) y dos años más tarde la viuda de Pertusa trasfería la propiedad al Concejo de Perdiguera “juntados en las casas de la torre del dicho lugar” de las condiciones previstas para el beneficio de la Capellanía y la de no poder enajenar Asteruelas sino a favor de “tan buen concello e universidad e de tanta cuantidad o numero de casas e habitadores como el sobredito lugar de Perdiguera, en el cual de presente habitan et estan de cincuenta fueros a suso, et que sia varrio de la ciudad de Zaragoza”.
Trescientos años después, la devaluación monetaria correlativa al paso del tiempo había reducido en mucho la capacidad adquisitiva de aquellos 420 sueldos anuales del beneficio de San Antón, por lo que en el año 1697 sus cofrades y el Concejo acordaron sumarlos a otros trescientos sueldos que percibía el beneficiado de la Cofradía del Santo Cristo (de la que era patrón el concejo), refundiendo ambas cofradías de una sola, de doble invocación, el día 28 de mayo. De la administración de rentas del monte Asteruelas y de su ermita de Santa María (Santa Engracia), así como de los incidentes jurídicos ocurridos a lo largo de los siglos sobre su propiedad, hay documentación explícita en el archivo municipal.

Información trascrita por D. Jesús Murillo Arruego
Archivo histórico del municipio de Perdiguera

 

 

El retablo mayor de la Iglesia de Perdiguera

    

 

La verdad es que siempre me ha gustado, llevo toda la vida observándolo y da una armonía clara al conjunto.

Algo he leído de él, tengo además mis propias teorías y que me perdonen y rectifiquen los eruditos en la materia.

Para mí que es el más antiguo de la Iglesia, a veces se ha sostenido que el antiguo de Santa Beatriz pero creo que no por dos razones:

1- Santa Beatriz fue proclamada patrona de Perdiguera en el siglo XVII, no antes, y el retablo se hizo para custodiar sus reliquias. El retablo mayor es de siglo XVI como la Iglesia que es de poco antes, últimamente han aparecido, pintadas en la pared unas barra de Aragón, pueden ser del escudo de los arzobispos de la casa real de Aragón que serían mecenas del templo y son también del siglo XVI.

2- El estilo del altar mayor, a diferencia de todos los demás, es más de transición del gótico al renacimiento y ello por la existencia de calles de pinturas y un remedo lateral o una idea de lo que en algunos retablos góticos ers dos grandes puertas que tapaban el retablo.

Pero todo esto son teorías de alguien que sabe poco del tema. El retablo consta de un banco donde está el sagrario rodeado por cuatro tablas relativas todas a la pasión del Señor separadas por una base de columna donde en cada una hay un bajo relieve de un santo.

Encima del sagrario está la hornacina con la Virgen, la Parroquia está dedicada a la Asunción de María, sin embargo, la titular del retablo es una Virgen con Niño.

Algún párroco, en su ortodoxia, ha visto aquí una terrible contradicción y ha cambiado a la titular por una Asunción de escayola y vivos colores.

La hornacina de la Virgen se halla decorada con motivos vegetales, rematada por una concha. franqueada por dos ángeles que sostienen instrumentos musicales, y en la concha, en su cima, hay cuatro ángeles que sostienen la corona de la reina del cielo.

La Virgen aparece en posición pausada, ataviada cual matrona romana y nos muestra al Niño que lleva el globo terráqueo coronado por la cruz.

Al lado de la hornacina cuatro pinturas, dos a cada lado, sobre la vida de la Virgen: anunciación, visitación, nacimiento, presentación.

Sobre la hornacina una calle con tres pinturas: la ascensión del Señor, la dormición de la Virgen, la resurrección. Estas pinturas se hallan separadas no por columnas sino que aquí las columnas se convierten en cariátides, diferentes entre ellas.

Rematando el altar hay un cuadro sobre la crucifixión. A los lados del altar hay dos remedos de puertas como para cerrarlos que hacen una función decorativa, no son simétricos en motivos si bien se hallan rematados ambos por la escultura de un niño en bulto redondo.

La tabla de la crucifixión remata el altar, a su lado hay dos figuras sentadas talladas en la madera del retablo y que dejan ver dos efigies ¿quienes costearon el retablo? otra suposición.

En cualquier caso una pieza de primer orden, y aunque se dedica mucho a la vida del Señor, es predominantemente mariano, así puede verse en la multitud de escenas de la vida de la Virgen, en la hornacina central, en la  escena de la dormición entre la de la ascensión y la resurrección, y en que la Virgen aparece en la escena de la crucifixión.

 

Desclasarse

Hace ya mucho tiempo, hablando con una profesora de universidad me dijo que ella se había desclasado dejando atrás el pueblo, etc… Yo me quedé con el concepto.

Ultimamente un amigo, refiriéndose a su hijo, me dijo  que con los esfuerzos que él, sin la ayuda y antecedente de nadie, había hecho para situarse en el mundo del Derecho, era una pena que su hijo se dedicara a otra cosa y no lo aprovechara.

Hoy mismo he tenido ocasión de reflexionar ese tema con mi mujer y mi cuñada. Nunca me he sentido un desclasado dado que desde que nací hasta la fecha he sido clase media. Ahora, eso sí, pertenezco a la primera generación de mi familia que se licencia y deja el campo, al igual que lo hemos dejado todos los hermanos y primos hermanos.

Ello ha obedecido a diversas razones: 1º la  no oposición paterna y materna 2º el apoyo en los estudios, económico y técnico, paterno y materno 3º las ganas propias de estudiar y mucho 4º las buenas amistades.

Con esto yo salí del campo y vine a la ciudad pero, a diferencia de Martinez Soria, la ciudad sí es para mí. Digamos que conozco bien los pueblos y ni los idealizo, ni reniego de mis orígenes, los integro y me siento orgulloso de ellos.

He cumplido con las tradiciones familiares todo lo que he podido y espero ayudar a transmitirlas.

Pero, a lo que vamos, yo, sin haberme desvinculado totalmente de mis orígenes y sin sentirme desclasado, he hecho mi vida en el mundo del Derecho y no me ha ido mal.

He tenido suerte y le he echado……. eso. No he tenido nunca padrinos, y, sin padrinos ya se sabe que todo es mucho más difícil en este país.

No pertenezco a una saga jurídica y me enorgullece ser el primero de la familia que, si Dios me da tiempo y lucidez, ayude a crearla.

Si nadie se dedica al Derecho experimentaré el mismo dolor que mi padre al ver que nadie se dedica al campo, pero espero, como él, saber respetar.

Si alguien, característicamente mi hija, se dedica a la noble profesión de abogado espero que sea porque le guste y porque, así, ayud a la gente, si, además de eso, es por influjo paterno: mejor.

Espero que si ella se ha de dedicar a esta noble profesión nuestra, el hecho de verlo ya en el padre, y ser la segunda generación, le lleve a superar errores que los demás cometimos por ignorancia, y a superarnos en el saber.

El labrarse, por primera vez  en la familia, un lugar en este mundo del Derecho depende sólo de uno, no diré si es fácil o difícil, todo depende del ánimo, las ganas y la propia inconsciencia, que, en buena medida, es una virtud.

Perdiguera antes de la Guerra

img_20160128_222756   img_20160128_222604

En la comida que relataba en el post sobre San Josemaría contemplamos algunas fotos aproximadas al año (1925) en que estuvo en Perdiguera.

Estas fotos de la Iglesia puede que sean de esa época, provienen de Constantino Escuer que tiene un archivo de gran valor sobre la historia de la localidad.

img_20160529_085155

Además vimos ésta, que teníamos en casa, sobre el monumento que se ponía en Semana Santa. El monumento tapaba todo el altar mayor y se anclaba en el suelo. Este es el que había de siempre, y se quemó después del Concilio Vaticano II. Si el Concilio es fundamental y trajo nuevos aires a la Iglesia, hubo airecillos. como el del mal gusto, que , unido al poder omnímodo de los párrrocos, acabaron con parte del patrimonio de la Iglesia (como este monumento) y lo sustituyeron por algo pobre, ridículo y de mal gusto.

Pero nuestra Iglesia es así, igualita que los españoles que militamos en Ella.

San Josemaría

img_20150531_175655Virgen del Pilar. Perdiguera

Esta primavera tuvimos una comida en casa de mi padre en Perdiguera con él, obviamente, mi tío Jesús y con Miguel, Goyo, Ricardo, José María y don Santiago.

La comida fue muy amena, se trataron muchos temas el primero de los cuales fue la propia comida: migas y carne asada, más sencilla y mejor, imposible.

Lógicamente  hablamos de San Josemaria que, justo después de ordenarse y cantar Misa, vino a suplir al párroco unos dos meses a Perdiguera allá por 1925, tres años antes de la fundación del Opus Dei.

También vimos fotografías de la época y, claro, Perdiguera era un pequeño pueblo de Monegros en 1925, con todo lo que ello conllevaba.

San Josemaría venía de Barbastro, que era y es la capital de su fértil zona, había hecho el seminario en Zaragoza y su primer destino era Perdiguera. Además no se alojó en casa del párroco, sino en una casa muy humilde, pero muy limpia y de gente muy honrada, de unos labradores.

El Santo  ha dejado dicho que aquella estancia le hizo “mucho bien”, hablando de su estancia con especial cariño.

La conversación transcurrió con hechos que no se recogen en las biografías como que mi bisabuela paterna veía como antes o después de Misa paseaba hasta la cercana ermita de San José. Hecho, sin duda, cierto tanto por la testigo como por la conocida devoción del Santo por San José.

La duda surgió por las “sopas con vino” que, según las biografías, dijo a San Josemaria el hijo, del matrimonio con que se alojaba,  que se comería en caso de ser muy rico. Yo creo que hacía referencia a sopas acompañadas de un vaso de vino, otros creen que es el típico pan con vino, lo que es claro es que es imposible que sean sopas cocinadas con vino. Pero el chaval dijo lo que dijo.

Le dije a Miguel que investigaría algo más, y lo haré, no es habitual que un Santo fundador se aloje, siquiera sea sólo dos meses, en el pueblo de uno.