RESULTADOS

La verdad es que ni los conozco ni ganas. Parece que gobernará el tonto de Pedro Sánchez, o sea, que nos subirá las pensiones y nos las rebajará si se da cuenta de que la burra no da pa tanto. Casado no tiene problema, es un listo que sacó en un año media carrera de Derecho. Rivera puede seguir con el contigo o con el otro  que es lo que le va. Y Pablito y Abascal seguirán diciendo tontadas, a cual peor.

Un buen panorama, a ver cuánto me dura la fe en el sistema o, por comodidad, dejo de votar. En este estadío de mi vida, las elecciones ya no me resultan interesantes. Además Echenique no ha dicho nada para ponerlo verde.

Todo lo que cuesta vale

Lo contrario es que lo que se da “de gratis” no se valora, para que se valore algo, tiene que haber costado algo conseguirlo.

Yo creo que la mayoría estamos de acuerdo en esto y podríamos poner muchos ejemplos. Y es que la naturaleza humana es así: se valoran las cosas por lo que cuestan, a veces se valoran aunque no cuesten nada pero no es lo mismo.

Fijémonos en el caso de la autonomía aragonesa. Nuestros partidos renunciaron a luchar por la vía de art. 151 de la Constitución y nos fuimos, con casi todos, a la vía lenta del art. 143 y así, como a todos, se nos dio un Estatuto de Autonomía, en nuestro caso el de 1982, cortito y cuya primera transferencia fue la de actividades molestas curiosamente.

Desde agosto de 1987 se podía reformar el Estatuto, pero al Estado Central no le vino bien hasta 1994. La reforma consistió en integrar, en el Estatuto, funciones transferidas por el Estado, a todas las Comunidades de vía lenta, por Ley Orgánica en 1992.

En 1996 hay una verdadera reforma del Estatuto con el límite negativo del art. 149 de la Constitución. En 2007 se da un nuevo Estatuto que ya llega casi al tope competencial. Lo que sucede es que la Autonomía aragonesa, salvando honrosas excepciones, parece regalada para que todos los pueblos de España tengamos lo mismo y seamos, más o menos, iguales.

Todo esto surge del pacto UCD-PSOE de 1981 “Para todos café” así no nos liamos.

Sucede que en Aragón siempre ha habido una fuerte tendencia regionalista que nos diferencia de otras Comunidades Autónomas del 143. Además tenemos unos vecinos en quienes la sola idea de España les repugna. El pensamiento de la mayoría de aragoneses es “cerrar” toda la autonomía o muchas de sus instituciones y que gobierne el Estado que es más barato. Además, en época de crisis, se exacerba mucho el planteamiento económico.

Está claro que la mayoría no valora esta autonomía regalada y poco luchada. Ello lleva a ver varias cosas, la primera es que la gente cree que desaparecerían los funcionarios autonómicos, craso error, seguirían desempeñando sus funciones pero como funcionarios del Estado. La segunda es que la gente no se da cuenta de que la Autonomía hereda del Estado todo un poco calamitoso y la Autonomía lo reluce dado que depende directamente de los usuarios, claro, gasta más. Si lo tuviera igual la pregunta es ¿Para qué sirve la Autonomía?

La Autonomía es acercar la administración a la gente, decidir sobre los propios problemas, etc… No es el fasto y esplendor de algunos, es un forma de servicio al pueblo más cercana. Ello conlleva tomar decisiones propias, no imitar al Estado sin más.

Para tomar decisiones hace falta un amplio staff quizá en esto sí que se hace un gasto nuevo, pero lo contrario es que tome las decisiones Madrid que las tomará en base al número de población en una zona, es decir, criterios lógicos de pura rentabilidad. Y Aragón, excepto Zaragoza capital, no es rentable.

Elecciones

Hoy es jornada electoral. Se puede ir a votar o no, dado que, a diferencia de otros países, el voto no es obligatorio. Sucede que la abstención puede verse como una falta de creencia en los candidatos, como legítima comodidad, o como una falta de creencia en el sistema. Por esto último yo voy a ir a votar, porque creo en el sistema. Digamos que ninguno de los 5 candidatos principales me apasionan un pelo. Prefiero no comentar, pero son una pena. El sistema creo que es el mejor que hay, otros son pura demagogia.

Partamos de que Aristóteles decía que el hombre era un “animal político”, un ser preocupado por “la cosa pública”  y lo somos todos, incluso aquellos que no votan porque llegan a la conclusión de que la política no les afecta. A esta conclusión estoy llegando yo a la vista de tanto insulso que nos rodea por todos lados.

 

Pues yo no soy como los demás.

Ni quiero. Entendámonos, cada cual es como es, no hay nadie igual a nadie. Esto es así, pero hay un cierto temor social a la diferencia, no se  puede pensar distinto a lo socialmente imperante no sea que… para este pensamiento es mejor ser como las ovejas que lo hacen todo juntas, también, es cierto, que se las tiene por tontas.

El otro día vi en la Tv una serie de gente en silla de ruedas y predominaba la idea de que ellos podían hacer todo igual que los demás, pues yo  no. A ver, yo no puedo hacer nada, escribo esto porque me ayudan a ponerme delante del ordenador y punto. Voy en silla de ruedas por la calle porque mi Comunidad de vecinos se gastó una pasta con la cota cero y voy por la calle porque el Ayuntamiento va adaptando las aceras.

Sin perjuicio de nuestras filias y fobias políticas, la Sociedad española ha llegado a un grado de desarrollo tal que se preocupa de crear un ambiente en el que los minusválidos puedan vivir y desarrollarse según sus capacidades, como todas las personas. No es una cuestión de derechos, tenemos la suerte de vivir en una sociedad desarrollada que, una vez vivos, y a diferencia de otras, nos da la oportunidad de seguir viviendo. No es una cuestión de justicia sino de generosidad social, lo cual no es malo.

No hay que justificar la existencia en comparación a hacer lo que hacen “los demás” ,se entiende “los que parecen sanos, pero” lo cierto es que “los demás” no se sabe quiénes son. Además  a alguno es mejor pagarle y que no vaya a trabajar por el bien de la humanidad. Y en segundo lugar, vivimos en base a suposiciones. de que la vida de los demás es maravillosa. Cada cual tiene lo suyo.

Yo no me voy a justificar haciendo lo que hacen los demás. Ni puedo, ni quiero. Me parece un aburrimiento. Además yo tengo que asumir mi situación y reciclarme. Si vivo como si nada hubiera cambiado o pasado, como nos dice la Sociedad, que todo es posible, pues muy real no es. Si todo fuera posible seguiría trabajando o me apuntaría a la Marathón de Zaragoza, pero va a ser que no.

La Sociedad actual se basa en no aceptar la frustración, pues yo la acepto del mismo modo que acepto que no tengo voz para cantar zarzuela, o que nunca fui el primero de clase o que no aprobé Abogado del Estado. Es así , y no pasa nada, tampoco creo que vuelva a Estambul. ni pise la Luna, una pena, pero la vida es así, o sabemos ver lo que hay o nos creemos con derecho a todo, y es mejor asumir la frustración como algo normal que pensar que la vida deber ser de color rosa. Hay vida a pesar de la enfermedad, pero no retazos de vida “normal” sino una vida propia de la persona que asume la enfermedad y vive en ella.

La enfermedad lo cambia todo, hay quien se esfuerza en vivir como los “demás” y hay quienes no nos da la gana hacerlo, ello no significa que estemos deprimidos sino que no podemos o no nos da la gana esforzarnos tanto.

 

Insurrectos

Sin ser peyorativo pero quien pretende independizar parte de un Estado sin estar previsto es un insurrecto, aunque sea un héroe para sus seguidores pero, para gente como yo, es un insurrecto.

Y no lo digo de la gente que piensa y opina que sería mejor independizarse pero nunca han hecho nada ilegal y no violan el ordenamiento jurídico del Estado en el que están. Véase Rufián.

Insurrecto es el que realiza actos insurreccionales. Pero como esto no gusta y os líderes del procès deben ser considerados como santos de altar por todo el mundo el malo malísimo es el Estado español que los oprime y cuenta mentiras como que Cervantes no era catalán.

Como dijo Alfonso Guerra estamos ante gente que miente sí o sí. Tienen un objetivo y todo vale, no son nobles.

Pero esto ya se veía, con Franco, ese a quien tanto odian, se les dio más que a los demás, con la democracia les ha pasado lo mismo. Sucede que los insurrectos son personas y no ideas.

Se pretende mezclar todo y confundir, no tener un debate de ideas, sino actuar, por ello se lanza a los CDR y se pone al frente de su representación política a gente de ideas y discurso limitado. Así no saben, ni se cuestionan, el significado de la palabra diálogo, la cuestión es repetir la palabra diálogo.

Y España es un horror, y los españoles lo peor. Desde Felipe II somos malos y cabritos, no como ellos tan guais y tan modernos siempre. Y hay gente tan simple que se cree esto. Incluso ha famosos escritores españoles que, en nuestros días, siguen fomentando la leyenda negra. Eso en contra de países como Francia donde algunos creen, firmemente, que ganaron la II Guerra Mundial. Con eso queda dicho todo.

La admirada Alemania es el país con mayor pasado genocida del mundo, Gran Bretaña ha llegado a aprobar el brexit creyendo que está en la época del Imperio.  No vamos a seguir con otros porque España no es peor ni mucho menos. Jugamos con tópicos  y una mentalidad capitidisminuida.

 

¿ Quién fue primero la gallina o el huevo?

Esto viene a colación sobre el debate mantenido sobre si la democracia es antes que la Ley o no. Los insurrectos catalanes (sin nada peyorativo) mantienen que sí y sostienen que los demócratas son ellos, y el Rey dice que la democracia se ejerce dentro de la Ley.

En fin los insurrectos , aun pudiendo, no se caracterizan por su inteligencia, ahora bien, son cansos hasta decir basta.

Los insurrectos se califican de demócratas frente al opresivo Estado español. El Estado español se sujeta a un fría legalidad que el puebla catalán, oprimido, rechaza. Este es el discurso que usan el fugado de Waterloo y los suyos. Parten, por lo visto, de que el Estado español es una ONG, idea generalizada, y se creen, dado su nivel mental y el de mucha gente en el resto de España, la leyenda negra. Mienten siempre que pueden, pues su fin es la Independencia de Cataluña, cosa que la Constitución no contempla, contra un alto porcentaje de catalanes a los que se ignora.

Conceptualmente son cosas distinta,s si bien la democracia necesita un cauce legal para expresarse, salvo que no se quiera ni ver a las minorías, y la ley necesita el funcionamiento de un sistema democrático ¿quién fue primero?.

Históricamente está claro que primero fue la ley y, o bien poco a poco o a través de una revolución no democrática, llegó la democracia. En España los experimentos democráticos siempre han salido mal. Sólo salió bien el de la transición que trajo la democracia pasando de la ley a la ley.

Toda Ley se puede cambiar, o bien siguiendo lo que dice, o bien por la no violencia de todo un pueblo. Aquí no hay ni una cosa ni otra y sí mucha mentira de gente descerebrada y sus crédulos seguidores.

 

Salud física y mental

Bueno, mi idea es daros unas notas de cómo me encuentro, a ver si lo consigo. Físicamente estoy como un sr. de 90 años que esté mal (que hay quien está estupendo), no tengo dolores, pero ya no puedo andar, me mancho al comer, a las 10 me duermo y a las 4 me despierto, una juerga vamos. Como decía, ya no ando me levanto, me tengo en pie y punto, y ya no salgo ni me quedo solo. Ya se me entiende a ratos al hablar y ya veremos.

La vista. la memoria y el conocimiento (o la falta de él) los conservo.

Psicológicamente es más complejo. Hay que partir de asumir mi situación, primero yo y luego los demás. Así no  se generan frustraciones. Tengo 51 años y me muevo como si tuviera 90, lo que pasa es que tengo 51 y que me suelo levantar “de lunes” todos los días. No me gustan cosas típicas de abueletes como tomar el Sol, seguir una dieta o hablar del tiempo. Me da igual si hace buen o mal día. Salgo si tengo que salir, salvo a comer y tomar café con amigos. No me gusta sentirme enfermo, con estar limitado, y acostumbrarme a ello, tengo bastante.

De creencias religiosas sigo igual, esto no me ha cambiado nada, son cosas que pasan, lo peor es darles importancia. Bastante tiene uno con las muestras de amor y preocupación que provoca.

Se agradece mucho la solidaridad de la gente ante la limitación. Es comprensible no saber qué decir ante un minusválido, lo mejor es no decir nada o hablar normal. También es muy bueno escuchar y no tratar de aleccionar al pobre minusválido. Lo peor es tratar de aleccionar diciendo eso tan socorrido de que hay que se fuertes y luchar etc…. qué horror como si no tuviéramos poco. Mejor callar y no parlotear  llevado por el nerviosismo. La cabeza me duele igual que cuando estaba sano, y hago el mismo caso: ninguno.

En general lo mejor es callar y escuchar, además, si alguien tiene un problema estará deseando contarlo y no que le metan la chapa.

 

Delitos políticos

Con todo esto del procés se puede decir claramente  que, en buena lógica, hay delitos  de raigambre política como la rebelión.  Y sus autores, que los hay en el caso de España y se diga lo que se diga, son villanos para unos y héroes para otros.

Todo delito exige una acción, no basta el mero pensamiento. Eso podría ser un pecado, pero todo delito exige una acción, una exteriorización. Todo Estado que se precie a sí mismo defiende su integridad territorial mediante las leyes penales. Por tanto, el que pretende crear otro Estado no puede estar en la legalidad del primero.

Un independentista es un insurrecto contra el Estado del que pretende salir. No un demócrata, eso es otra cosa.

Los Estados no prevén autodeterminaciones, ni los independentistas van a preverlas. Los independentistas están en una lucha constante contra el Estado. usan todo y es normal, no les queda otra.

El Estado tipifica Delitos de raigambre política para defenderse, es normal. Luchamos  con dos concepciones de la realidad contrapuestas. Cada cual defiende su idea, si la lucha se desliza al diálogo sólo sirve para constatar que no puede existir o para dar la razón a uno o a otro. Dialogar en esta tesitura no es más que un señuelo para crédulos y bienquedas.

Las cosa claras. Lo malo es entrar en lo que pretenden lo otros, ello supone asumir que alguien se equivoca, y ese alguien no va a ser quien dice y hace de todo para obtener la independencia.

 

Leviatán

Hay quien cree que la filosofía no vale para nada pero es como el, o la, que se decanta por el libro electrónico no porque se lea más sino porque ocupa menos, y sigue leyendo poco/nada.

La filosofía ha cubierto todos los campos y en el del pensamiento político ha dado lugar a curiosas manifestaciones. Rousseau hablaba de buen salvaje, el hombre es bueno por naturaleza y la sociedad le corrompe. Es un buen ejemplo del “pensamiento lila” va en línea de a los “perros los atamos con longaniza” y de la mediación internacional de Rodríguez Zapatero. Todo el mundo es bueno, pues no. Partamos de Hobbes: “El hombre es un lobo para el hombre”, lo cual conecta con la Biblia y la expulsión de Adán y Eva del Paraíso antes que la liaran.

El hombre, y la mujer, son un peligro público desde que nacen y quien se fie va bueno. Es como decir que un abogado, o una abogada, no miente nunca.

Por tanto partimos de Hobbes, así pues, el Estado que nace de ahí es un gigante, un Leviatán, que es la fuerza organizada, para cuidar de sus gentes.

Contra este Leviatán sólo cabe reformarlo según sus propias normas o con el uso pacífico de la no violencia por toda la población.

El Estado español, como todo Estado habido y por haber, es un Leviatán que defiende a sus individuos y territorios con la fuerza de sus instituciones. Es por ello que es un poco absurdo el debate del separatismo catalán. El Estado ha organizado todo un sistema para protegerse. La mitad de los catalanes quieren crear otro Estado. Renuncian a la reforma institucional y se lanzan por la vía de la clara insurrección. Ya saben lo que hay, el Estado reacciona.

Los rebeldes, porque eso es lo que son sin condicionantes peyorativos, pues al fin y al cabo, quieren romper es status quo que hay , en el uso de todos los medios habidos y por haber para la defensa de su tesis, usan el “pensamiento lila”.

Está claro que no han seguido ningún camino previsto, está claro que sólo negocian si se les da lo que piden, y está claro que lo suyo no es un movimiento no violento, en cualquier caso no es apoyado por toda la población. Hay un 40% en contra y un 10% de tibios. La minoría ya justifica su defensa.

Pero como saben que en este país está en boga el “pensamiento lila” y que Alicia debía de ser de Chinchón, lo más beneficioso es echar mano de él, sembrar la duda en un país con pasado franquista como el nuestro, y apoyarse en Sentencias de paises con pasados genocidas como Alemania y Bélgica. Todo vale, y confundir al enemigo, si se deja, es buena táctica.

Catarro

Como casi todo el mundo, he pillado un buen catarro. Sumando el catarro a lo que tengo ando fatal.

Mi patología de base va según lo previsto: mal. En julio de 2015 un médico en Barcelona ya me describió, a grandes trazos, la evolución. Me dijo que los síntomas no se notaban a corto plazo sino a largo. Me centraré en dos, el equilibrio y el habla.

En todo ello, partiremos de diciembre de 2014 que es cuando me diagnostican la enfermedad, de hecho en julio de 2014 dejé de correr porque me caía en los cruces.

Hasta noviembre de 2016 no necesité silla, luego sí. Hasta junio de 2018 andaba ahora voy siempre en silla y acompañado por lo que pueda pasar. Necesito supervisión para cambiarme de silla en casa. He pasado de la absoluta independencia a la total dependencia. Nunca me ha gustado depender pero no me queda otra. Lo más complicado de la enfermedad es la dependencia. Ello conlleva que te tengan que hacer otros lo más básico y asumir que lo hacen a su manera y con la mejor voluntad.

Con el habla empecé con algún defectillo en 2015/16, desde 2017 parezco el pato Donald. Tampoco hay mucho que decir, procuro hablar lo justo por que lo de oír “¿qué?” no me va.

Psicológicamente me gusta más el invierno que el verano y la noche que el amanecer ¿depresión? es posible. Escribir y leer me mantienen ocupado, cuando llegue a ver doble ( sin beber) o dudo.

A cambio de todo este rollo hay que decir que 1- Afortunadamente no puedo incidir con mis prejuicios en la educación de mi hija adolescente, la veo crecer y decidir con la ayuda de su madre. 2. Nunca me he hecho la pregunta de ¿por qué a mi?, miento, la semana pasada estuve tentado pero concluí que no servía para nada. Son cosas que pasan, y no siempre les pasan a otros. 3. Creo firmemente que esto no es una “prueba” de Dios, Dios tiene cosas más importantes que hacer. 4. Me sigue gustando mucho mi trabajo, y en Cuatrecasas me dejan colaborar.

En definitiva, creo que esto son cosas que pasan. Al ser una enfermedad larga te vas acomodando y vas cambiando. Dejas tu trabajo, vendes tu casa, te vas de alquiler, etc… Todo se puede hacer, tomárselo a mal es tontería y ayuda poco.