Yo no voté a ningún Rey

Eso decía la camiseta del diputado Cañamero el día de la apertura solemne de la Legislatura, yo tampoco voté a ningún Rey pero no voté ni votaría jamás a Cañamero y, por efecto de la democracia representativa, es mi diputado y representante.

Hay que contarle a Cañamero que la democracia imperativa, basada en un cuaderno de instrucciones y en la representación única de los propios votantes, es propia de las Cortes estamentales del antiguo régimen (no me refiero a Franco) ya superada en el siglo XVIII cuando el abate Sièyes dijo eso de que un diputado representa a la nación entera. Es la única forma de ser operativos.

O sea que Cañamero, el Rufi (prefiero no llamarle Rufián que parece que le insulto), Tardá, Homs, Iglesias y otros me representan.Por la noche procuro olvidar esto para poder conciliar bien el sueño.

Los de Podemos lo saben pero no te han dicho nada Cañamero, así luces tu camiseta que tiene su público.

Ahora, si volvemos a la cuestión de la jefatura del Estado verás que le corresponde a una Monarquía Parlamentaria,  donde el Rey reina y representa al Estado, pero no gobierna, como en Gran Bretraña, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Noruega, Suecia y Dinamarca. En ninguno de esos países se ha votado nunca la Monarquía, será porque son un desastre y son poco democráticos.

En tiempos de los visigodos hubo una monarquía electiva en España, pero muy bien no fue. También las Cortes eligieron a Amadeo de Saboya y duró dos años, que fue más que la primera República española con sus cuatro Presidentes.

Vamos Cañamero que no sabes de lo que hablas. Pero vayamos a las tesis de tu compañero Garzón, autor de un libro para calzar muebles sobre la III República ( como la I y la II fueron tan bien). Si se elige el Presidente por votación, como Trump en América, aquí podemos tener, por ejemplo, a Aznar, cosa que Vd. no aceptaría, y como Vd. muchos.

Pongamos que lo elijan las Cortes, sólo diré que a Rajoy, tras ganar dos veces las elecciones, le ha llevado 10 meses.

Hay cosas que no se votan Cañamero, están ahí y punto, son la tradición, el depósito de nuestra historia, ¿todo tiene que estar sometido  opinión? ¿la de ahora o la de dentro de unos años? ¿nos vale la del pasado? ¿optamos por una Presidencia ejecutiva que haga lo mismo que Rajoy?¿optamos por una Presidencia representativa que haga lo mismo que el Rey?

En fin, Cañamero, piensa más y no te metas en debates absurdos.

La casa de Borbón

11235810_683115478492261_6731638042484064258_nEscudo de Felipe VI

Durante el franquismo, una parte del Movimiento Nacional , y debido a la actitud poco sumisa de Don Juan, lanzó una campaña soterrada contra los Borbones que enlazaba con la de la II República y que, a día de hoy, siendo inconscientes de ello, continúa algún tonto útil.

La casa de Borbón viene a España por línea de mujer, más o menos como vino la casa de Austria por el matrimonio de Juana la loca.

Ademas de la doble línea de mujer el testamento de Carlos II instituía heredero a Felipe V y decía:

“Y reconociendo, conforme a diversas consultas a Ministros de Estado y de Justicia, que la razón se funda en la renencia de  las Señoras Doña Ana y María Teresa de Austria, Reinas de Francia, mi tía y hermana, a la sucesión de estos Reinos fue evitar el perjuicio de unirse a la Corona de Francia, y reconociendo que, viniendo a cesar este motivo fundamental, subsiste el derecho de sucesión en el pariente más inmediato, conforme a las leyes de estos Reinos, y que hoy se verifica este caso en el hijo segundo del Delfín de Francia, por tanto arreglándome a dichas leyes, declaro ser mi sucesor (en caso de que Dios me lleve sin dejar hijos) al Duque de Anjou, hijo segundo del Delfín; y como a tal, le llamo a la sucesión de estos mis Reinos y dominios, sin excepción alguna de parte de ellos”

La casa de Borbón no es, por tanto, una casa extranjera, tiene en Francia su origen pero nada más.

Cargar contra la casa de Borbón es fácil, criticar es sencillo, cierto que algún rey como Fernando VII no tiene defensa alguna, pero ¿quién puede decir nada de Felipe VI?

Según el art. 56 de la Constitución el papel del monarca es representar al Estado y ser símbolo de su unidad y permanencia.

Yo no sé, pero fuera del Rey no me imagino a nadie que represente bien al Estado y que encarne mejor su unidad.

En los últimos tiempos hemos tardado 10 meses en elegir un Presidente del Gobierno, y no es del agrado de todos, ¿qué hubiera pasado con un Presidente de República?.