Cuatrecasas

 

13692510_1079551865448517_7243198482866273213_n

Yo creo que le debo un post a mi trabajo. Podrá haber opiniones, como en todo, de varios gustos, pero en mi caso, que me veo en el dique seco de una baja prolongada he contemplado con imparcialidad, y fuera del trabajo diario, al despacho.

Cierto que el apoyo de la firma y su gente en estos días ha generado en mi unos sentimientos de amistad y agradecimiento grandes y ello pone en duda mi imparcialidad al escribir estas líneas.

Por tanto, prescindamos de lo subjetivo y  centrémonos en lo objetivo.

Este año he salido del universo Cuatrecasas, donde se trabaja con gran rigor, calidad, exigencia, profesionalidad y contando con un buen equipo, algo que te llega a parecer normal; he podido fijarme en cosas similares que se hacen por ahí y la conclusión es la que es.

Con indepedencia que, en algún extraño caso, se trabaje parecido, Cuatrecasas supera con mucho la media en todo, desde luego en exigencia, brillantez de sus abogados y profesionalidad. O sea que lo que consideraba normal es la excepción por ahí, algo que en Cuatrecasas se da con habitualidad.

Nos decía Emilio Cuatrecasas hace un tiempo que él no quería un despacho grande sino un gran despacho,y, efectivamente, eso es lo que es: un gran despacho.