Desclasarse

Hace ya mucho tiempo, hablando con una profesora de universidad me dijo que ella se había desclasado dejando atrás el pueblo, etc… Yo me quedé con el concepto.

Ultimamente un amigo, refiriéndose a su hijo, me dijo  que con los esfuerzos que él, sin la ayuda y antecedente de nadie, había hecho para situarse en el mundo del Derecho, era una pena que su hijo se dedicara a otra cosa y no lo aprovechara.

Hoy mismo he tenido ocasión de reflexionar ese tema con mi mujer y mi cuñada. Nunca me he sentido un desclasado dado que desde que nací hasta la fecha he sido clase media. Ahora, eso sí, pertenezco a la primera generación de mi familia que se licencia y deja el campo, al igual que lo hemos dejado todos los hermanos y primos hermanos.

Ello ha obedecido a diversas razones: 1º la  no oposición paterna y materna 2º el apoyo en los estudios, económico y técnico, paterno y materno 3º las ganas propias de estudiar y mucho 4º las buenas amistades.

Con esto yo salí del campo y vine a la ciudad pero, a diferencia de Martinez Soria, la ciudad sí es para mí. Digamos que conozco bien los pueblos y ni los idealizo, ni reniego de mis orígenes, los integro y me siento orgulloso de ellos.

He cumplido con las tradiciones familiares todo lo que he podido y espero ayudar a transmitirlas.

Pero, a lo que vamos, yo, sin haberme desvinculado totalmente de mis orígenes y sin sentirme desclasado, he hecho mi vida en el mundo del Derecho y no me ha ido mal.

He tenido suerte y le he echado……. eso. No he tenido nunca padrinos, y, sin padrinos ya se sabe que todo es mucho más difícil en este país.

No pertenezco a una saga jurídica y me enorgullece ser el primero de la familia que, si Dios me da tiempo y lucidez, ayude a crearla.

Si nadie se dedica al Derecho experimentaré el mismo dolor que mi padre al ver que nadie se dedica al campo, pero espero, como él, saber respetar.

Si alguien, característicamente mi hija, se dedica a la noble profesión de abogado espero que sea porque le guste y porque, así, ayud a la gente, si, además de eso, es por influjo paterno: mejor.

Espero que si ella se ha de dedicar a esta noble profesión nuestra, el hecho de verlo ya en el padre, y ser la segunda generación, le lleve a superar errores que los demás cometimos por ignorancia, y a superarnos en el saber.

El labrarse, por primera vez  en la familia, un lugar en este mundo del Derecho depende sólo de uno, no diré si es fácil o difícil, todo depende del ánimo, las ganas y la propia inconsciencia, que, en buena medida, es una virtud.

Abogacía

Ayer tuve el  honor, ahora que me queda poco en la abogacía,  de apadrinar a mi sobrino Alvaro Polo Ernicas en solemne jura en el Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza. Además, dadas mis limitaciones, el Colegio adaptó todo, el gerente estuvo pendiente en todo momento y el decano muy cariñoso y atento.

La verdad es que estuvo muy bien. Y, en cierto modo, sentí que daba el testigo. Alvaro nació justo cuando yo acabé la carrera y me fui a estudiar oposiciones a Madrid. Es el sustituto ideal y le he pasado los códigos que me regaló,siempre generoso, su abuelo, mi tío Jerónimo, que junto con mi tía María Cruz, ambos en el cielo, ayer celebrarían una gran jornada de orgullo familiar.

Bueno, voy a lo que voy, el decano estuvo en su punto, como siempre, nos recordó lo insustituibles que somos los abogados para la defensa de los derechos de los ciudadanos.

Surgió, entre los familiares que nos acompañaban la típica cuestión de alguien que se sabe que es culpable ¿quién lo defiende?, tema penal como siempre, y ¿cómo se sabe? ¿lo dice la prensa? ¿pruebas obtenidas no legalmente? ¿la acusación formulada contra él? ¿su conducta es delito o nos parece mal si más? ¿y a cuánto le condenamos? Todo el mundo tiene derecho a su defensa, a un abogado, luego será el Juez el que dictamine. La defensa intentará la asbolución, se entiende si no se es temerario, y será el Juez, oídas acusación y defensa, quién decida, y el Juez sabe (más que la prensa).

Como dice nuestro juramento debemos comportarnos con “lealtad al cliente”, y lealtad es decirle siempre la verdad le  guste o no,” corrección con el compañero” en formas, escritos y verbalmente, además quien hoy es contrario mañana puede estar en el mismo banco, y “respeto a la parte contraria” cuidado con lo que decimos para no faltar a esa norma, además el insulto nunca es necesario, se nos contrata por nuestra pericia en leyes y para evitar el apasionamiento propio del cliente.

Es una noble profesión la de abogado, no exenta de divismos, avaricias, mentiras y otros posibles vicios con lo que hemos de luchar cada día.

 

El Justicia de Aragón

Me dice Antonio Bentué que dé mi opinión de la Institución y hable sobre su utilidad.

Es un figura autonómica similar al Defensor del Pueblo, si bien, a éste le es daddo el interponer procesos de inconstitucionalidad.

El Justicia tiene tres funciones; la defensa del Estatuto, la defensa del ordenamiento jurídico aragonés, y la defensa de los derechos de los ciudadanos.

En ejericicio de estas funciones supervisa a la administración autonómica presentando quejas, también puede haer ésto el defensor del pueblo.

Yo jamá he acudido al Defensor del Pueblo pero he visto sus respuestas, son tardías, pues tiene trabajo en toda España, y denotan cierta frialdad.

Al Justicia de Aragón he acudido varias veces cuando la Administración se cierra y no da respuesta. El Justicia siempre ha sido una vía eficaz, yo ya lo sabía porque cuando se recibe e la Administrción un esrito del Justicia ésta “pierde el culo” por contestarle, el Justicia suele ser rápido en sus comuniaciones, y el ciudadano ve que lo suyo se mueve.

En los dos casos en que la Administración no se movió de la baldosa obtuve un pronunciamiento del Justicia que dio inicio a la solución del caso.

Por mi experiencia es mejor ir a la calle Don Juan de Aragón (Zaragoza) que ir a Madrid.

Por su cercaní al ciudadano y  por su eficacia yo considero útil esta figura, ahora, como todo hay que saber para qué sirve.

Derecho para todos: el Estado Autonómico

Algún día voy a tener que contestar a los comentarios tan cariñosos que se hacen en el  blog, de momento mi agradecimiento a todos.

Este tema afecta a mi esencia profesional como letrado autonómico que soy. Es un tema para prácticos y no para teóricos, que se ponen de los nervios y con razón.

España se constituye en un Estado sin nombre, no es federal ni regional… ni nada la expresión “Estado autonómico” está sacada por la doctrina de la Constitución y es peculiar pues no está en ninguna otra Constitución de ningún país  del mundo.

Ese es un pecadillo original que muchos teóricos no llevan bien. Pero pongáonos en 1978 cuando se aprueba la Constitución; en ese momento nos encontramos con las típicas fuerzas centralizadora y descentralizadora de España. Estas fuerzas existen desde las taifas musulmanas, los reinos medievales, la guerra de els segadors, los cantones de la primera república, las mancomunidades de tiempos de Afonso XIII y las Regiones de la segunda República. Frente a esta fuerza centrífuga ha habido fuerzas centrípetas: el reino visigodo, el califato de Córdoba, la unión con los Reyes Católicos, el Conde Duque de Olivares, Felipe V…

O sea que nuestro país ha vivido entre una cosa y la otra, pretender lo contrario, y asumir sólo una de las posiciones es poco real, y podría ser hasta tierno si no fuera peligroso.

En 1978 era uno de los problemas, el otro es que no se consultó, por edad, a Pablo Iglesias. La Constitución debía encarilar este tema, y, en un prodigio de pragmatismo creó una vía que todos podían transitar, los más preparados nada más comenzar y los menos más despacio.

Hoy casi todas las autonomías van llegando al mismo techo competencial, se es más descentralizado que un Estado Federal, y somos fieles a nuestra historia que navega ente unidad y descentralización. Mejor que los modelos teóricos, es más cómodo (aunque sea feo) el traje hecho a mano que el prêt a porter.

El Estado Autonómio es peculiar, pero el pasado puente de diciembre fue peculiar, los ingleses son peculiares porque su régimen se basa en tradiciones y no tienen DNI, los irlandese conducen por la iquierda,los suecos se emborrachan en casa, los americanos eligen presidente en base a votos electorales y no voto popular. y de los japoneses mejor ni hablar de lo raros que son.

Como me dijo una colega “todo el mundo es raro”, y es verdad, España tiene esta peculiridad, porque quiso responder con pragmatismo a su historia.

Y cierto es que se forja España con una unión personal en la figura de los Reyes Católicos, y la Corona de Aragón conserva sus leyes y autogobierno. Cierto que frente a intentos centralizadores, como el del Conde Duque en 1640, hay guerras. Cierto que el primer Borbón juró los Fueros y que sólo los suprimió (y no los de derecho privado salvo Valencia) tras una guerra en que se le opusieron las regiones de la Corona.

Sin embargo Felipe V dejó a Navarra como Reino, ya que le fue leal.

Leer la historia con las gafas de hoy en día, como nos hizo a un grupo el ínclito Pujol una vez, denota estupidez.

Lo que se puede sacar  en claro es que España se ha movido siempre entre los reinos de taifas y la unidad.

Hay que buscar un punto de equilibrio, el Estado autonómico está por explorar y mejorar. La Autonomía, para regiones que ni se atisban desde la calle Serrano de Madrid, ha sido un motor de progreso. Aún me acuerdo de los Juzgados de Aragón antes y después de la transfarencia. O de las carreteras, de los colegios, etc….

En definitiva es dividir el poder para acercarlo al pueblo.

 

 

Derecho para todos públicos. La Constitución

¿Qué es una constitución? en un organismo vivo, en una persona, suele decirse que es de constitución fuerte, fibrosa, delgada…..Un amigo mío decía:  en vez de “constitución”, “construcción” y debe de ser eso porque lo que yo tengo debe de ser aluminosis jajajajaja.

Bueno, a lo que iba, todo cuerpo social, para organizarse, necesita una norma suprema escrita ( todo el mundo tiene una salvo los británicos que no tienen Constitución escrita, claro que no tienen DNI ni verbal ni escrito).

La Constitución es la cúspide del sistema normativo de un país, regula sus instituciones, sus principios, los derechos fundamentales de sus ciudadanos…

Se aprueba por el sujeto titular de la soberanía nacional, y, en general, es difícilmente reformable ( Lucas Verdú).

Como vemos toda Constitución es de por sí, algo fundamental. Pero, además, hablemos de la Constitución española de 1978. Esta Constitución es la de las españolas que más tiempo lleva  aplicándose de forma efectiva toda ella, supuso un cambio de sistema drástico, fue la única aprobada en referendum por el pueblo español, su redacción fue un ejemplo de consenso y permitió superar dos siglos de disputas, ha dado origen a una ordenación territorial descentralizada que permite que cada parte de España se autorregule dentro del respeto a la Constitución y a las competencias del Estado,  constitucionalizó un número muy importante de derechos fundamentales, etc….

Como vemos es una norma de tal importancia que prevé, en sus partes fundamentales, si se reforma, una aprobación por el mismosujeto que la aprobó que no es sino el pueblo español, titular de la soberanía nacional.

Para la reforma de la Constitución, como bien ha dicho el presidente aragonés, Javier Lambán, hace falta un consenso igual o superior al de su aprobación, en otro caso mejor no suscitar el debate.

Derecho para todos públicos. Concepto de Derecho

Hoy he estado pensando que voy a dejar de meterme, por un momento, con Pablito Iglesias y toda su recua, y me voy a dedicar a algo de más provecho.

Hace mucho tiempo, una prima, no experta en esta materia, me indico que por qué no escribía sobre Derecho pero sobre cuestiones explicadas a legos en la materia.

Reconozco que enfrentarme al Derecho, después de trabajar tan intensamente en él, me ha costado tiempo. Es más fácil y ocurrente poner a parir a los de Podemos.

Al final, voy volviendo al Derecho, es mi vocación y lo que ha dado y da sentido a mi vida profesional.

Pero ¿qué es el Derecho? Es lo que separa a una sociedad de la jungla del más fuerte. El Derecho es el conjunto de normas, ordenado entre sí, que rigen la vida de una sociedad. Sin Derecho no hay ni sociedad, es consustancial a la existencia de una sociedad, ha de existir, ser repetado y hacerse respetar en caso de infracción.

Del Derecho objetivo, antes definido, nacen los derechos sujetivos de cada persona.  Pero, como he dicho, sin Derecho no hay nada.

El Derecho más perfecto y completo de la antigüedad nació y se desarrolló en Roma, de la cual seguimos aprendiendo todos. Después de Roma el Derecho siguió creciendo y especializándose, así a día de hoy hay varias ramas interconectadas dentro de un único ordenamiento jurídico.

La disciplina más antigua es el Derecho Civil, que rige las relaciones entre particulares, si uno de ellos es comerciante y nos referimos a un acto de comercio estamos en el campo del Derecho Mercantil.

El Derecho laboral  y de la Seguridad Social regula las relaciones entre trabajadores y empresarios así como la situación de todos ante la Seguridad Social, el Derecho Administrativo las relaciones con la Administración y la vida de ésta, su funcionamiento interno, escindido del Derecho Administrativo el Derecho fiscal se dedica a los tributos y a las obligaciones y derechos de los ciudadanos frente al fisco. El Derecho Penal cierra el sistema tipificando, como delitos o faltas, las conductas que la comunidad considera más graves y que deben ser reprendidas. A ello hemos de unir un Derecho rituario o Procesal que establece el proceso para hacer valer los propios derechos y evitar el predominio de la fuerza.

Todo este complejo edificio se halla coronado por el Derecho Constitucional, Derecho dedicado a las normas supremas que rigen la sociedad y definen los derechos fundamentales de sus ciudadanos.

Estudiar todo ello es complejo, dedicarse a ello un privilegio. Hay que tener en cuenta que la misión principal del Derecho es la supervivencia y mejora de la Sociedad que regula y  de la que emana, por tanto la misión del Derecho es solucionar problemas, en la medida de lo posible, y no crearlos.

Hay algún profesional que cree que tiene delante de sí un buen campo para liarla y ganar dinero, pero eso es prostituir el Derecho y no ponerlo al servicio de la Sociedad que lo ha creado.

 

Best lawyers y el Cid Campeador

img-20161202-wa0011

A raíz de esta noticia, algún amigo, manifestó su extrañeza sabiendo que estoy de baja desde octubre de 2015. Ha habido que aclarar que hay dos razones plausibles: la primera es que se evalúa 2015, la segunda, y más importante, es que se vota entre abogados de toda España sobre quién conoce en tal o cual especialidad a otro letrado.

Lo cierto es que hace un tiempo ( un año más tarde que mis compañeros Javier Garanto y Antonio García) salgo ininterrumpidamente en este anuario americano.

Salgo en las especialidades de media y comunications y, la verdad que, con Cuatrecasas, he trabajado en toda España sobre esas materias.

Bueno, a lo que voy, que la prensa ya ha contado todo sobre el premio, dado que tengo una enfermedad neurodegenerativa que puede (o no) acabar en una invalidez permanente absoluta, califiqué esto, en un grupo de chat, acordándome de Inés de Castro, como Reinar después de morir.

Lo de citar a Inés de Castro fue un poco repipi por mi parte o sea que os voy a evitar mi explicación sobre quién era y mando a los curiosos a la wikipedia.

Cité también al Cid Campeador en aquel conocido episodio de su leyenda en que gana una batalla después de muerto.

O sea que, salvo que el INSS diga que puedo trabajar en algo, se confirmará mi matarile profesional y éste será uno de mis últimos reconocimientos profesionales, reinar después de morir profesionalmente. Por eso le he cogido un especial cariño

 

Puritanismo

Podríamos decir, en términos históricos, que fue una corriente religiosa, pero yo me voy a referir a aquellos que, en cualquier ámbito de la vida, no admiten un mínimo de “suciedad”, no bromean salvo con corrección, son fríos en el trato, súmamente correctos en las formas,  no admiten bien la diferencia, no se atreven a discrepar en público no sea que les vaya mal, hacen lo contrario de lo que predican, etc…

Todos tenemos algún aspecto puritano, tenerlos todos es complejo y de hacérselo mirar.

Me voy a referir a la intolerancia actual con lo que he venido en llamar “mínimo de suciedad”.

Toda sociedad democrática moderna como la española codifica en sus leyes penales toda aquellas conductas reprobbles y que merecen un reproche penal. Se trata de castigar lo hecho y de efectuar una prevención general, dirigida a todos, y una prevención especial, no lo vuelvas a hacer, dirigida al delincuente.

Además, en este país, como en muchos otros, hay una serie de faltas administrativas que se sancionan fuertemente si bien la pena de cárcel sólo va ligada a delitos y faltas penales.

O sea quela gran diferencia es cualitativa, por la pena de carcel, y vayamos más allá porque el  reproche social es mayor que en el caso de una mera sanción administrativa, cuyas consecuencias  son siempre económicas directas o indirectas.

Es decir, que estamos en un país con unas leyes penales y un cuadro de infracciones y sanciones adminitrativas.

En el caso penal nadie es culpable salvo que lo determine sentencia penal firme, en el caso administrativo (de menor reproche que el penal) hace falta resolución administrativa firme o sentencia firme.

Es lo que se conoce como presunción de inocencia.Pues bien, yo sostengo que lo no prohibido, por el Derecho, se puede hacer, es decir, que lo que no es penal o administrativaente sancionable, es legítimo.

Además sostengo que hasta que no se rompe la presunción de inocencia hay que mantenerla, es casi imposible restaurar en caso contrario el buen nombre de una persona.

Pues bien, en nuestro país, propiciado por puritanos que no miden las consecuencias de su actos, además,se ha establecido que no es legítimo todo lo que sea éticamente reprobable.

¿Y qué ética? Lógicamente la católica no, estamos en un país aconfesional, sino la del buen rollito, la de lo políticamente correcto, interpretada por algunos, no por todos.

Esos algunos son los puritanos de siempre, que hacen lo contrario de lo que predican. Véase Errejón con el negro que le hacía el trabajo, Echenique con la seguridad social, Espinar con su vivienda y Monedero con Hacienda.

Todos exculpados por su partido pero todos pregonaban una limpieza que no cumplían.

Con todo y con eso no respetaron la presunción de inocencia de Rita Barberá, una vez extiguida por muerte la investigación a la que colaboraba voluntariamente.

O sea que se crea un nivel moral (interpretable sólo por algunos) de responsabilidad, minucioso e inplacable con los demás pero exceptuable con los propios.

Si además de lo normado (que es mucho) no admitimos una “cierta suciedad” (es decir que es normal que uno pueda cometer ciertas faltas administrativas menores y que satisfaga su culpa pagándolas y punto), que lo que no está prohibido está permitido, y la presunción de inocencia, o vamos mal.

 

Cuatrecasas

 

13692510_1079551865448517_7243198482866273213_n

Yo creo que le debo un post a mi trabajo. Podrá haber opiniones, como en todo, de varios gustos, pero en mi caso, que me veo en el dique seco de una baja prolongada he contemplado con imparcialidad, y fuera del trabajo diario, al despacho.

Cierto que el apoyo de la firma y su gente en estos días ha generado en mi unos sentimientos de amistad y agradecimiento grandes y ello pone en duda mi imparcialidad al escribir estas líneas.

Por tanto, prescindamos de lo subjetivo y  centrémonos en lo objetivo.

Este año he salido del universo Cuatrecasas, donde se trabaja con gran rigor, calidad, exigencia, profesionalidad y contando con un buen equipo, algo que te llega a parecer normal; he podido fijarme en cosas similares que se hacen por ahí y la conclusión es la que es.

Con indepedencia que, en algún extraño caso, se trabaje parecido, Cuatrecasas supera con mucho la media en todo, desde luego en exigencia, brillantez de sus abogados y profesionalidad. O sea que lo que consideraba normal es la excepción por ahí, algo que en Cuatrecasas se da con habitualidad.

Nos decía Emilio Cuatrecasas hace un tiempo que él no quería un despacho grande sino un gran despacho,y, efectivamente, eso es lo que es: un gran despacho.