Los Contratos públicos

Uno de los temas más importantes del Derecho Administrativo es la Contratación pública.

Para mí ha sido una especie de maldición pues, después de no hacerle mucho caso en la carrera y la televisión, me dediqué a ella como letrado de la DGA desde el primer mes de trabajo y luego me toco especializarme en ello, en la CARTV tuve que diseñar todo el sistema de contratos que la sustentaban, y en Cuatrecasas he tenido muchas consultas y pleitos al respecto.

Parece un peñazo pero no lo es. Al fin y al cabo es la mayor labor que lleva a cabo la Administración. contratar obras, servicios y suministros. Llevo idea de ir hablando poco a poco de esto, para que este blog sirva de algo a quienes se internen en el estudio de la nueva Ley de Contratos Públicos, que está por salir.

Hay y habrá temas importantes, en realidad nunca hay muchos cambios. Abordaré la contratación desde muchos puntos de vista.

Para mi ha habido muchos difíciles, hoy solo voy a referir el primero de ellos que fue la redacción de pliegos.

Al principio de mi trabajo (1995) en la DGA, como Letrado, informaba pliegos y veíamos pasar cada cual de su padre y de su madre.

Luego se formó una comisión para redactar pliegos tipo para toda la Administración. Ahí me dí cuenta lo difícil que era  redactar cada cláusula, pero fue una buena experiencia para seguir con el tema. En la CARTV me tocó redactarlos a mí solito y la experiencia previa me vino muy bien.

Los pliegos tienen vida propia, eso me dijo un jefe mío y debe saberlo quien se dedique a tal menester, y no solo porque pueden contener errores, sino porque la realidad es más rica que la ficción, y porque hay matices y sentidos en la letra de los pliegos que no han sido ni pensados por sus redactores.

Veremos a ver en qué lugar deja la nueva ley a los pliegos pero creo que no va a haber cambios.

 

Los Fueros de Aragón (y II)

images

Nos quedamos en la relación con la Constitución del Derecho foral. La Constiución de 1978 establecía dos vías de acceso a la autonomía, si se accedía por la vía rápida (la del art. 151) se podían asumir todas las competecias salvo las reservadas por el art 149 al Estado. Si se accedía a la autonomía por la vía lenta (la del art. 143) sólo se podían asumir las del art. 148, y en 5 años todas (salvo las reservadas al Estado en el art. 149).

Aragón acccedio por la vía lenta, la “modificación ,conservaci,on y desarrollo” del derecho foral venía referida en el art 149.1.8,esdecir, sólo la podían asumir Comunidades de vía rápida, pero Aragón asume la competencia desde el primer momento.

En 1985 la Cortes de Aragón adaptan la Compilación al nuevo entorno jurídico democrático.

En 1988 se da la ley de equiparación de hijos adoptivos en Aragón. ley que da lugar a la STC de 12 de noviembre de 1993 por las que se interprta “conservación, modificación y desarrollo” en sentido amplio, es decir,  no solo se refiere a las materiass expresamente reguladas en la antigua Compilación, sino a aquellas que lógicamente sean desarrollo de las mismas entre las que no se encuentran las que el propio 149.1.8 reserva al Estado.

Con dicha doctrina del TC, las Cortes de Aragón, con la importante labor prelegislativa de la Comisión Aragonesa de Derecho Foral, va modificando, adaptando y desarollando el derecho aragonés.

Su relación con el Código Civil es su prioridad en su aplicación y la supletoriedad del Código Civil en caso de laguna. Todo ello respecto de quienes ostentan la vecindad civil aragonesa, tema que trataré en otro post.

Hoy en día el Derecho civl aragonés viene principalmente recogido en el Decreto Legislativo !/2011, de 22 de marzo, por el que se aprueba el Código del Derecho Foral de Aragón.

 

Los Fueros de Aragón (I)

images

Pero ¿qué son? cuando alguien dice que algo es así  esto es así porque lo dicen los fueros de Aragón sabemos a ciencia cierta que no es perito en la materia, y que la frase puede querer decir dos cosas: 1- esto es así porque lo digo yo, o mentando cierta parte anatómica que no tiene mucho que ver con el habla  2- o, me suena que algo hay, algo me han dicho.

Para saber qué son los Fueros hemos de remontarnos al año 1035 de nuestra era en el que muere Sancho el mayor de Navarra y su hijo bastardo Ramiro hereda el condado de Aragón y  se convierte en su primer rey: Ramiro I.

Su hijo el rey Sancho Ramírez convierte la villa de Jaca en su capital y le otorga fueros: el Fuero de Jaca, datado en 1063.

Los Fueros tenían una doble intención 1) atraer pobladores a un lugar dando ciertas exenciones 2) dotar de normas jurídicas a una zona.

Además el Fuero de Jaca no es un conjunto de normas basado en el Derecho romano, o en el visigótico, o en el germánico, es, predominántemente, autóctono. El Reino de Aragón nace en un valle cuyas comunicaciones con Franci,a el sur musulmán, y otros valles cristianos no son un prodigio, y ello , entre otras cosas, le lleva a buscar soluciones propias.

En fin, sea como fuere, la primera norma importante del Reino de Aragón era más autóctona que otra cosa.

El fuero de Jaca fue considerado un “buen fuero” y se fue repitiendo en el Reino de Aragón a medida que éste se expandía.

La unión con cataluña, forjada por el matrimonio de la reina Petronila con el conde Ramón Berenguer, no supuso cambios, cada territorio conservó sus instituciones y su derecho. Eso mismo pasó cuando se crearon los reinos de Valencia y Baleares con Jaime I, cada terriotorio tenía sus cortes y su derecho.

Fue con Jaime I cuando, en las Cortes de Huesca de 1247, cuando se aprueba la Compilación de los Fueros de Aragón. En ella predominó la mano del obispo Vidal de Canellas y el mayor influjo canonista, y por ende del Derecho Romano.

A la Compilación de Huesca su unieron las compilaciones de las Observancias, que eran las decisiones de los Justicias.

Con el matrimonio de los Reyes Católicos vino la unidad de los reinos hispánicos en torno a sus reyes pero cada cual tenia sus cortes y su derecho propio.

Con los sucesos de Antonio Pérez y la intervención de Felipe II hubo lugar a una inssurrección aragonesa que fue aplastada por el ejército real y llevó a la decapitación del Justicia,

En las Cortes de Tarazona, 1592, se produjeron ciertos ajustes, favorables al rey, en  nuestros fueros en sus aspectos de Derecho público.

La dificultad para el rey era el tener que pedir subsidios en las diferentes cortes de la corona de Aragón, para sostener sus guerras. En tiempos de la casa de Austria, la situación jurídica de España llevaba a eso, haciendo recaer en Castlla un peso que el propió conde-duque de Olivares intentó, sin conseguirlo, repartir con los reinos de la corona de Aragón.

Asi pues, cuando Carlos II muere en 1700 su testamento deja todos sus reinos a su sobrino Felipe d´Anjou, nieto de Luis XIV, rey de la muy poderosa y centralista Francia.

Felipe V toma posesión de sus reinos, jurando en todas las cortes, pero pronto se produce la guerra de sucesión española y los reinos de la corona de Aragón se posicionarán con el pretendiente austriaco en la creencia  de que respetará sus fueros.

Los consejeros franceses aconsejan al monarca que vaya suprimiendo los fueros en la medida en que entra en los reinos sublevados. Así en 1707 suprime los fueros de Aragón y  sus insttuciones de gobierno.

Pero así como era fácil suprimir Cortes y Justicia, derecho público y penal y  ordenar que todo se rigiera por lo establecido para Castilla, era más difícil ordenar que pasara lo mismo en el derecho civil. La normativa civil deriva de la costumbre o de unas formas de hacer asumidas por los particulares y es difícil que estos cambien.

En los años siguientes a 1707 se constató la vigencia y arraigo del derecho civil foral. Así que en 1711 Felipe V permite la vigencia del derecho civil foral en Aragón, Cataluña y Baleares, no así en Valencia.

Claro el derecho civil pero sin Cortes aragonesas que lo adapten, queda, pues, como un jarrón chino.

Así llegamos a la etapa codificadora, sg XIX, y el más claro intento (código de García Goyena 1850) fracasa ante la oposición de las regiones forales.

El código civil de 1889 sale a la luz tras respetar los derechos forales y reservarles un sistema de apédices, del que sólo se aprobó el aragonés en 1925.

La cuestión foral, irresoluta, se abordó en el congreso de jurisconsultos de Zaragoza de 1945. En ese Congreso se decidió caminar hacia un código civil general para toda España, pero antes recoger en compilaciones la normativa propia de cada terrtorio foral. Así se aprobaron las complilaciones de Galicia, Alava y Vizcaya, Cataluña, Baleares, Aragón y Navarra.

La compilación aragonesa fue aprobada en 1967. En 1973 se reforma el título preliminar del código civil y queda claro que los derechos forales, en los territorios precitados, se aplicarán con prioridad al código civil, el cual, en todo caso, quedará como derecho supletorio de todos ellos.

Dejo para otros capítulos la siuación actual del derecho civil aragonés, pero, como vemos, es lo  que queda de nuestros antiguos fueros, no es nada mas ni nada menos.

 

LOMBROSO

Cesare Lombroso fue un famoso médico y criminólogo italiano del  siglo XIX, tenía la teoría de que la suma de determinados rasgos físicos hacían que una persona fuera delincuente.

Yo jamás creí en las teorías de Lombroso pero, en mi actuación profesionalo, dí con un Juez de instrucción que sí creía en él.

Esto fue hace años, puede que antes de la LJCA de 1998 solicitando una entrada en domicilio o defendiendo a un menor. Es decir, cuando era Letrado del Gobierno de Aragón.

Es curioso pero jamás pensé en mis oposiciones a Letrado que iba a llevar asuntos de familia o de menores. Sucede que a la Administración Autonómica, como Entidad Pública, le corresponde tramitar acogimientos y adopciones. En Aragón es el Letrado quien promueve judicialmente estos expedientes. Y ahí me ví yo un cierto tiempo, llevando estos casos. Pero, además, en algunos caos, había que solicitar la entrada en domicilio para retirar al menor de la familia biológica; cuando era un caso difícil acudía el Letrado con la solicitud.

En vía civil había ciertos asuntos de familia abiertos, es cierto que la Administración ni se casa ni se divorcia, pero quedaban los temas del acogimiento y la filiación adoptiva.

Además de esto, resultó que, en vía penal, la Administración autonómica contaba con menores tutelados no dados ni en acogimiento ni en adopción. La cuestión era quién los defendía en caso de delinquir. Al principio se les buscaba un abogado de oficio, pero en un par de casos se llamó a una compañera y tanto el Juez de Menores como la Administración quedaron tan complacidos que se la volvió a llamar. A esa compañera la sucedí yo y me ví defendiendo menores todos los viernes. Después de discutirlo con el Juez y otros compañeros, y aunque ningún, juzgado pusiera problema, introdujimos esta actuación del Letrado en la Ley de infancia de Aragón.

Aprendí mucho, humana y penalmente, del Juez, luego de las Jueza, de los y las fiscales, de los educadores, y de los niños, Acabé mis actuaciones en el Gobierno  de Aragón con pleitos en esta materia. Ya en la CARTV escribí un libro, en la colección El Justicia de Aragón, sobre la acción administrativa en materia de menores en Aragón.

Total que, volviendo al principio, mi experiencia dice que Lombroso está bien en el siglo XIX no ahora, sus teorías sobre el aspecto físico son del todo fallidas. Si fueran ciertas, el Juez de Instruccón en cuestión tenía algunos números y eso no  tenía sentido. Determinar al delincuente por sus rasgos físicos es, sen cillamente, absurdo.

Ignorantia iuris non excusat

También se dice Neminem licet ignorare ius, máximas que fueron transcritas a nuestro Código Civil de 1889 y hoy lucen en el art. 6.1 del citado Cc: La ignorancia delas leyes no exime de su cumplimiento. Lo contrario a Puigdemont le vendría muy bien para el caso de los bienes de Sijena.

Ya en 1889 Joaquín Costa se opuso a esta regla, y no por las mismas razones de Puigdemont. Yo creo que es una máxima precisa para hacer cumplir todo el ordenamiento jurídico, pero lo cierto es que la oposición de Costa siempre me dejó un poco mosca. Costa calificaba esta norma como de “tiranía jurídica” lo que pasa es que no dejaba alternativa si la aludida ignorancia del Derecho llevaba a incumplir la norma incómoda.

El día 31, hablando con un amigo no jurista, me comentaba cómo una mujer de pueblo, con la instrucción justa, había recibido carta, sin certificar, de una Registradora, que le daba plazo para que realizara alegaciones sobre su propiedad de un bien.

Claro para los juristas esto es normal y sabemos qué hacer, la señora en cuestión no. A lo largo de mi vida profesional me acuerdo de tres personas que, a través de empleados y compañeros,  tuvieron conocimiento y notificación formal de demandas de procesos monitorios. Uno reaccionó a tiempo, pese a no entender nada, vino a mi como abogado, nos opusimos, paramos el tema y luego ganamos el juicio. Los otros dos reaccionaron  tarde y ya les expliqué que se les daba por confesos y a pagar por mucho que les pareciera injusto. Si era muy injusto luego podían poner un juicio ordinario para recuperar.

El juicio monitorio es una muestra clara de la injusticia del sistema, bastaría con regularlo de otra manera ,  de modo que el demandado en persona supiera sus consecuencias, para restaurar la seguridad jurídica.

Si, hoy en día, mantenemos el art 6.1 del  Cc, es preciso que la gente sepa de qué va lo que se le comunica antes de decidir si acude a un abogado.

En pleno siglo XXI no cabe lo que he señalado para el proceso monitorio ni lo que hizo la Registradora, además, para más INRI, la Registradora, suponiendo que la señora tenía acceso a internet, le manda la dirección de una página web para que vea la situación física de la finca. Tela con el asunto.

Hay que recordar que el art. 9.1 de la Constitución proclama el principio de seguridad jurídica, principio que nos ayuda a interpretar el art. 6.1 del Cc.

Hoy en día, las notificaciones deberían ser más claras, advertir de los peligros y de las consecuencias mejor ( muchas normas son muy técnicas), y dar dos direcciones, una física y otra electrónica para que el interesado pudiera consultar su posición con funcionarios peritos en la materia. Debería darse un plazo para acudir a esa oficina, señalar que, desde entonces, se cuenta el plazo, y advertir de las consecuencias.

Hoy en día el procedimiento no puede quedarse en cosas que eran un avance en el sg XIX, hay que ir más allá. No se puede, además, normar para el ciudadano sino desde el ciudadano, lo demás es una especie de despotismo ilustrado.

Deberían opinar los ciudadanos con menor nivel de instrucción, cubierto lo más grave, se puede trabajar para todos los demás.

Cierto que la Administración, dado que vela por el bien común (art. 103 de la Constitución) ha de ser una potentior persona, pero cierto es que muchas veces se olvida de ese servicio al interés común y se prevale de sus privilegios injustamente.

Hoy día la Administración y la Justicia han de dar un paso más en beneficio del ciudadano.

 

Desclasarse

Hace ya mucho tiempo, hablando con una profesora de universidad me dijo que ella se había desclasado dejando atrás el pueblo, etc… Yo me quedé con el concepto.

Ultimamente un amigo, refiriéndose a su hijo, me dijo  que con los esfuerzos que él, sin la ayuda y antecedente de nadie, había hecho para situarse en el mundo del Derecho, era una pena que su hijo se dedicara a otra cosa y no lo aprovechara.

Hoy mismo he tenido ocasión de reflexionar ese tema con mi mujer y mi cuñada. Nunca me he sentido un desclasado dado que desde que nací hasta la fecha he sido clase media. Ahora, eso sí, pertenezco a la primera generación de mi familia que se licencia y deja el campo, al igual que lo hemos dejado todos los hermanos y primos hermanos.

Ello ha obedecido a diversas razones: 1º la  no oposición paterna y materna 2º el apoyo en los estudios, económico y técnico, paterno y materno 3º las ganas propias de estudiar y mucho 4º las buenas amistades.

Con esto yo salí del campo y vine a la ciudad pero, a diferencia de Martinez Soria, la ciudad sí es para mí. Digamos que conozco bien los pueblos y ni los idealizo, ni reniego de mis orígenes, los integro y me siento orgulloso de ellos.

He cumplido con las tradiciones familiares todo lo que he podido y espero ayudar a transmitirlas.

Pero, a lo que vamos, yo, sin haberme desvinculado totalmente de mis orígenes y sin sentirme desclasado, he hecho mi vida en el mundo del Derecho y no me ha ido mal.

He tenido suerte y le he echado……. eso. No he tenido nunca padrinos, y, sin padrinos ya se sabe que todo es mucho más difícil en este país.

No pertenezco a una saga jurídica y me enorgullece ser el primero de la familia que, si Dios me da tiempo y lucidez, ayude a crearla.

Si nadie se dedica al Derecho experimentaré el mismo dolor que mi padre al ver que nadie se dedica al campo, pero espero, como él, saber respetar.

Si alguien, característicamente mi hija, se dedica a la noble profesión de abogado espero que sea porque le guste y porque, así, ayud a la gente, si, además de eso, es por influjo paterno: mejor.

Espero que si ella se ha de dedicar a esta noble profesión nuestra, el hecho de verlo ya en el padre, y ser la segunda generación, le lleve a superar errores que los demás cometimos por ignorancia, y a superarnos en el saber.

El labrarse, por primera vez  en la familia, un lugar en este mundo del Derecho depende sólo de uno, no diré si es fácil o difícil, todo depende del ánimo, las ganas y la propia inconsciencia, que, en buena medida, es una virtud.

Abogacía

Ayer tuve el  honor, ahora que me queda poco en la abogacía,  de apadrinar a mi sobrino Alvaro Polo Ernicas en solemne jura en el Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza. Además, dadas mis limitaciones, el Colegio adaptó todo, el gerente estuvo pendiente en todo momento y el decano muy cariñoso y atento.

La verdad es que estuvo muy bien. Y, en cierto modo, sentí que daba el testigo. Alvaro nació justo cuando yo acabé la carrera y me fui a estudiar oposiciones a Madrid. Es el sustituto ideal y le he pasado los códigos que me regaló,siempre generoso, su abuelo, mi tío Jerónimo, que junto con mi tía María Cruz, ambos en el cielo, ayer celebrarían una gran jornada de orgullo familiar.

Bueno, voy a lo que voy, el decano estuvo en su punto, como siempre, nos recordó lo insustituibles que somos los abogados para la defensa de los derechos de los ciudadanos.

Surgió, entre los familiares que nos acompañaban la típica cuestión de alguien que se sabe que es culpable ¿quién lo defiende?, tema penal como siempre, y ¿cómo se sabe? ¿lo dice la prensa? ¿pruebas obtenidas no legalmente? ¿la acusación formulada contra él? ¿su conducta es delito o nos parece mal si más? ¿y a cuánto le condenamos? Todo el mundo tiene derecho a su defensa, a un abogado, luego será el Juez el que dictamine. La defensa intentará la asbolución, se entiende si no se es temerario, y será el Juez, oídas acusación y defensa, quién decida, y el Juez sabe (más que la prensa).

Como dice nuestro juramento debemos comportarnos con “lealtad al cliente”, y lealtad es decirle siempre la verdad le  guste o no,” corrección con el compañero” en formas, escritos y verbalmente, además quien hoy es contrario mañana puede estar en el mismo banco, y “respeto a la parte contraria” cuidado con lo que decimos para no faltar a esa norma, además el insulto nunca es necesario, se nos contrata por nuestra pericia en leyes y para evitar el apasionamiento propio del cliente.

Es una noble profesión la de abogado, no exenta de divismos, avaricias, mentiras y otros posibles vicios con lo que hemos de luchar cada día.

 

El Justicia de Aragón

Me dice Antonio Bentué que dé mi opinión de la Institución y hable sobre su utilidad.

Es un figura autonómica similar al Defensor del Pueblo, si bien, a éste le es daddo el interponer procesos de inconstitucionalidad.

El Justicia tiene tres funciones; la defensa del Estatuto, la defensa del ordenamiento jurídico aragonés, y la defensa de los derechos de los ciudadanos.

En ejericicio de estas funciones supervisa a la administración autonómica presentando quejas, también puede haer ésto el defensor del pueblo.

Yo jamá he acudido al Defensor del Pueblo pero he visto sus respuestas, son tardías, pues tiene trabajo en toda España, y denotan cierta frialdad.

Al Justicia de Aragón he acudido varias veces cuando la Administración se cierra y no da respuesta. El Justicia siempre ha sido una vía eficaz, yo ya lo sabía porque cuando se recibe e la Administrción un esrito del Justicia ésta “pierde el culo” por contestarle, el Justicia suele ser rápido en sus comuniaciones, y el ciudadano ve que lo suyo se mueve.

En los dos casos en que la Administración no se movió de la baldosa obtuve un pronunciamiento del Justicia que dio inicio a la solución del caso.

Por mi experiencia es mejor ir a la calle Don Juan de Aragón (Zaragoza) que ir a Madrid.

Por su cercaní al ciudadano y  por su eficacia yo considero útil esta figura, ahora, como todo hay que saber para qué sirve.

Derecho para todos: el Estado Autonómico

Algún día voy a tener que contestar a los comentarios tan cariñosos que se hacen en el  blog, de momento mi agradecimiento a todos.

Este tema afecta a mi esencia profesional como letrado autonómico que soy. Es un tema para prácticos y no para teóricos, que se ponen de los nervios y con razón.

España se constituye en un Estado sin nombre, no es federal ni regional… ni nada la expresión “Estado autonómico” está sacada por la doctrina de la Constitución y es peculiar pues no está en ninguna otra Constitución de ningún país  del mundo.

Ese es un pecadillo original que muchos teóricos no llevan bien. Pero pongáonos en 1978 cuando se aprueba la Constitución; en ese momento nos encontramos con las típicas fuerzas centralizadora y descentralizadora de España. Estas fuerzas existen desde las taifas musulmanas, los reinos medievales, la guerra de els segadors, los cantones de la primera república, las mancomunidades de tiempos de Afonso XIII y las Regiones de la segunda República. Frente a esta fuerza centrífuga ha habido fuerzas centrípetas: el reino visigodo, el califato de Córdoba, la unión con los Reyes Católicos, el Conde Duque de Olivares, Felipe V…

O sea que nuestro país ha vivido entre una cosa y la otra, pretender lo contrario, y asumir sólo una de las posiciones es poco real, y podría ser hasta tierno si no fuera peligroso.

En 1978 era uno de los problemas, el otro es que no se consultó, por edad, a Pablo Iglesias. La Constitución debía encarilar este tema, y, en un prodigio de pragmatismo creó una vía que todos podían transitar, los más preparados nada más comenzar y los menos más despacio.

Hoy casi todas las autonomías van llegando al mismo techo competencial, se es más descentralizado que un Estado Federal, y somos fieles a nuestra historia que navega ente unidad y descentralización. Mejor que los modelos teóricos, es más cómodo (aunque sea feo) el traje hecho a mano que el prêt a porter.

El Estado Autonómio es peculiar, pero el pasado puente de diciembre fue peculiar, los ingleses son peculiares porque su régimen se basa en tradiciones y no tienen DNI, los irlandese conducen por la iquierda,los suecos se emborrachan en casa, los americanos eligen presidente en base a votos electorales y no voto popular. y de los japoneses mejor ni hablar de lo raros que son.

Como me dijo una colega “todo el mundo es raro”, y es verdad, España tiene esta peculiridad, porque quiso responder con pragmatismo a su historia.

Y cierto es que se forja España con una unión personal en la figura de los Reyes Católicos, y la Corona de Aragón conserva sus leyes y autogobierno. Cierto que frente a intentos centralizadores, como el del Conde Duque en 1640, hay guerras. Cierto que el primer Borbón juró los Fueros y que sólo los suprimió (y no los de derecho privado salvo Valencia) tras una guerra en que se le opusieron las regiones de la Corona.

Sin embargo Felipe V dejó a Navarra como Reino, ya que le fue leal.

Leer la historia con las gafas de hoy en día, como nos hizo a un grupo el ínclito Pujol una vez, denota estupidez.

Lo que se puede sacar  en claro es que España se ha movido siempre entre los reinos de taifas y la unidad.

Hay que buscar un punto de equilibrio, el Estado autonómico está por explorar y mejorar. La Autonomía, para regiones que ni se atisban desde la calle Serrano de Madrid, ha sido un motor de progreso. Aún me acuerdo de los Juzgados de Aragón antes y después de la transfarencia. O de las carreteras, de los colegios, etc….

En definitiva es dividir el poder para acercarlo al pueblo.

 

 

Derecho para todos públicos. La Constitución

¿Qué es una constitución? en un organismo vivo, en una persona, suele decirse que es de constitución fuerte, fibrosa, delgada…..Un amigo mío decía:  en vez de “constitución”, “construcción” y debe de ser eso porque lo que yo tengo debe de ser aluminosis jajajajaja.

Bueno, a lo que iba, todo cuerpo social, para organizarse, necesita una norma suprema escrita ( todo el mundo tiene una salvo los británicos que no tienen Constitución escrita, claro que no tienen DNI ni verbal ni escrito).

La Constitución es la cúspide del sistema normativo de un país, regula sus instituciones, sus principios, los derechos fundamentales de sus ciudadanos…

Se aprueba por el sujeto titular de la soberanía nacional, y, en general, es difícilmente reformable ( Lucas Verdú).

Como vemos toda Constitución es de por sí, algo fundamental. Pero, además, hablemos de la Constitución española de 1978. Esta Constitución es la de las españolas que más tiempo lleva  aplicándose de forma efectiva toda ella, supuso un cambio de sistema drástico, fue la única aprobada en referendum por el pueblo español, su redacción fue un ejemplo de consenso y permitió superar dos siglos de disputas, ha dado origen a una ordenación territorial descentralizada que permite que cada parte de España se autorregule dentro del respeto a la Constitución y a las competencias del Estado,  constitucionalizó un número muy importante de derechos fundamentales, etc….

Como vemos es una norma de tal importancia que prevé, en sus partes fundamentales, si se reforma, una aprobación por el mismosujeto que la aprobó que no es sino el pueblo español, titular de la soberanía nacional.

Para la reforma de la Constitución, como bien ha dicho el presidente aragonés, Javier Lambán, hace falta un consenso igual o superior al de su aprobación, en otro caso mejor no suscitar el debate.