La actualidad del Derecho en Aragón

La verdad es que en el post pasado dije lo que pensaba, que lo más singular de mí era esta enfermedad, pero, como en estos 50 años alguna cosica en Derecho he hecho, y dado que el Derecho me sigue y me persigue, algún post sobre Derecho escribiré. Además, desde 2011, mi última etapa en Cuatrecasas se centró en activar el Centro de Gestión del Conocimiento Público, es decir, difundir a nivel interno el conocimiento que se tenía en la firma sobre el Derecho Público.

O sea, trabajar en algo que siempre me gustó. Además, dentro de ello, la faceta de formación siempre mu gustó mucho. Hoy os dejo un link a lecturas de interés, es a la revista actualidad del Derecho en Aragón, que contiene comentarios breves a cuestiones interesantes de juzgados y Tribunales, de todos los órdenes, con sede en Aragón: http://www.estatutodearagon.es/revista_actualidad

 

 

 

 

Cataluña

Reconozco que no quería escribir sobre el tema, que el procès me aburre, pero reconozco que una perspectiva real de la independencia de Cataluña me supone una profunda tristeza. Y la tristeza no es porque pierda algo, que no pierdo nada, sino por un doble motivo: 1- Que para conseguirla independencia los nacionalistas se salten sin rubor hasta sus propias normas 2- Que se haya generado un incomprensible discurso del odio hacia el resto de España.

Hace tiempo que se veía venir, pero con la reforma del Estatut y la Sentencia del TC más, fue Artur Más el que se inventó el mantra del “derecho a decidir” y sacrificó  a su corrupto partido, que es el que más casos atesora de corrupción en toda España, con una alianza con ERC. Entonces surgió toda la estela de corrupción de  Pujol, fundador de la patria catalana, y de toda su familia, de los cuales ya ni se habla en ámbitos indepes.

Luego fue la gran operación, que fue cambiar a la gente inteligente, que se había ido a sus asuntos, por tontos útiles y ocurrentes como Puigdemont, Tardá, Forcadell o Rufián, dejando a algún “inteligente” que controlara, como Junqueras.

El caso es que lo que se podía desarrollar como una Comunidad Autónoma de primera, dentro del marco constitucional y con pleno respeto a las leyes, es hoy una Comunidad Autónoma con una deuda equiparable a la de Irak, y gracias a que está dentro de España que, si no, no sé quien paga a los farmacéuticos.

Se han ensoberbecido y se han creído mentiras. España no les roba, les ha dado la fuerza de trabajo que les hacía falta para ser lo que son. La emigración interior de los años 60 y hasta los 80 del siglo pasado consistió en gente que dejaba su región, donde no había más que hambre, y se iba a Cataluña a trabajar, mucho, y labrarse un futuro. La despoblación es un problema que viene de no haber tenido entonces futuro para nuestra gente. No fue ni es un latrocinio, eso es otra cosa, de momento lo puede explicar más de un catalán ilustre no emigrante que sí que robó.

No se entiende que desde 1992 Barcelona vaya de mal en peor, claro que nadie la gana en gobernantes inútiles y en poner trabas a actos internacionales, que su actual alcaldesa sea quien es, es muy significativo.

Cataluña ha pasado de ser una Comunidad líder a ser una pena de Comunidad, si se independiza será peor, confiemos en que vuelva el seyn.

Diálogo

Últimamente oímos mucho esta palabra como si fuera el bálsamo de fierabrás que todo lo cura. Yo la practiqué mucho en mi vida profesional, de hecho prefería un mal acuerdo que un buen pleito, y llegué a ser famosillo porque, durante una temporada en que arregle nueve pleitos de diez, no entraba nunca en Sala.

Yo creo que si hablando y negociando se busca una solución para un problema pues mejor. Pero no nos engañemos, a veces el diálogo no es sincero, sólo es para obtener más tiempo. A veces la apelación al diálogo es para que el problema no lo resuelva el que lo ha creado. A veces es para que se resuelva y seguir igual de mal que antes pero así seguimos igual esperando que alguien se apiade de nuestra terrible situación. A veces es un diálogo para conseguir cosas que están fuera del poder de disposición de una parte. A veces una parte te dice que diálogo es para llegar a un fin ilegítimo sí o sí.  A veces el diálogo es para romper la normas etc…

De esto hemos visto mucho últimamente, hemos visto actitudes tramposas nada honradas. La más honrada es parapetarse tras el diálogo como excusa y a ver si esto se resuelve, sin hacer nada por supuesto. En momentos de caos es bueno recordar el marco normativo y el que quiera buscar soluciones, que sólo caben dentro de él, que arreé y que negocie y dialogue todo lo que sea posible.

Fuera de la ley sólo ha pobreza, tristeza y mucho macarra. Así no, no se puede arreglar nada, sólo que tenga la razón uno u otro, y los delincuentes tienen más boletos porque se mueven en su terreno.

 

Iglesia Católica

Cierto es que yo soy uno de los primeros cabreados con Zaragoza en Común al reclamar ésta, sin sentido, la catedral de La Seo, cierto que me indigna que la CUP reclame la propiedad de la catedral de Barcelona para convertirla en un economato, pero cierto es también que la Iglesia se gasta una pasta en mantener su patrimonio. Más valdría que fuera del Estado el mantenedor, aunque no tiene dinero para mantener tanto, quizá crear economatos (y dárselos a los amigos) sea una visión futurista/realista.

Nuestra Constitución, en su art. 16, recogió, implícitamente, el papel que la Iglesia Católica ha tenido y tiene en la sociedad española, pero:

1- Cada vez menos españoles son católicos, además las vocaciones son muy escasas y abundan la congregaciones que van dejando trabajos y se centran en sí mismas para no desaparecer.

2- Lo que antes era normal, pues se veía a la Iglesia con tanta autoridad como el Estado, ya no lo es. La Iglesia es un sujeto particular que ha de tener los mismos derechos y deberes que los demás. De ahí que sus exenciones fiscales sean vistas como privilegios, y así las verá, si le toca, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La Iglesia se justifica en su ingente labor social. Cierto, pero no le vale ya para todo y cada día menos, si bien en base a los fondos que destaca a fines sociales puede justificar ciertos “privilegios” fiscales.

En fin, los católicos hemos de prepararnos para el invierno que ya va llegando.

El problema es que la Iglesia va lento. Los cambios sociales son vertiginosos, las vocaciones siguen igual… de mal. La única posibilidad de la Iglesia es enganchar a los laicos pero no para actividades de ministerio sino para actividades profesionales que no deben hacer los curas.

Es un despilfarro de recurso que un cura sea administrador de una diócesis o restaurador, eso lo puede hacer, y mejor, un laico, lo que no puede hacer es dar misa. Hay que destacar más laicos en labore puramente profesionales.

Poco a poco se va cambiando porque ¿a la fuerza ahorcan? o ¿Por qué somos cada vez más generosos y vemos la potencialidad de los laicos?

 

Hospitales

Ayer vi una noticia curiosa, se contraponía Motorland al nuevo hospital de Alcañiz. Como diciendo, la DGA tiene mucho dinero para los fastos de Motorland, pero poco o nada para el hospital, la DGA atiende lo accesorio pero no lo necesario. Lo mismo sucedía hace unos cinco años con la TV autonómica cuando se valoraba, muy por encima, su coste con el de un hospital.

Demagogia efectiva y barata, muy poderosa, pero pura demagogia. ¿Acaso Motorland y la Tv pública están mal? Motorland nació de recoger una inquietud de la ciudad de Alcañiz, es un polo de desarrollo de la zona, crea muchos puestos de trabajo, atrae mucho dinero y pone a Aragón en el mapa. La Tv autonómica es la de más bajo coste que hay, dinamiza el sector, crea puestos de trabajo, crea posibilidades de negocio a los anunciantes locales, y permite a los aragoneses conocer su tierra. No tienen nada que ver con el gasto en hospitales.

Sucede que con la crisis, la Administración no llega a todo. La DGA ha subido los impuestos que le corresponden todo lo que ha podido y no llega. Si os subiera al doble seguiría sin llegar, pues muchos particulares renunciarían a trabajar más ante la carga impositiva, no se crearían empresas y se renunciarían herencias. Pese a las teorías izquierdistas, sucede que ante la presión fiscal el dinero huye.

Si a esto añadimos el rechazo de donaciones, como la de la Fundación de Amancio Ortega, hemos errado el foco, nos estamos planteando teorías y el problema es el bienestar del ciudadano, nada más.

Es como la educación concertada, quitar conciertos en Aragón ha sido un graves problema paras los padres, para el Colegio, y para el trabajo que crea éste. Pero ¿ha atendido a esto el Departamento de Educación? No, ellos siguen con sus filosofías y su historias irreales, y miembros del Gobierno de Aragón llevando a sus hijos a la privada.

El problema es que todo lo ha de financiar el gasto público, en otro caso es mejor cerrarlo. El particular y la empresa están sólo para cobrarles impuestos, para nada más, su hijos los educa el sistema y la sanidad la reciben del sistema, el sistema es perfecto, no necesita ayudas y llega hasta donde puede sino váyase a Houston como Rocío Jurado.

A mí me sucedió, dí que en mi caso no hay nada, que el sistema sanitario público para investigarme me da una lista de espera de 6 meses para pruebas, y no me permite ir ni a Madrid ni a Barcelona, sino que una vez que el sistema aragonés no tuviera respuesta, que ya te has muerto, me mandaba a Santander como centro de referencia.

Di que uno es como es, los médicos en general pasan de estas cosa, el tener seguro privado de salud facilita hacer pruebas etc… que si llega a ser sólo sistema público estoy que todavía no sé qué me pasa.

Entiendo que hay que dejar de demonizar la iniciativa privada, que hay que explorar la colaboración con el sector privado, y que hay que dejarse de mirar al ombligo.

Normas

Hace mucho tiempo una amiga, que ahora da clases de teología, me advirtió de una tentación muy humana de reducir a Dios a un conjunto de normas de piedad que den seguridad.

Se busca la seguridad de lo finito ante el infinito. Ante esta reflexión, ¿pasamos de las normas? Lo cierto es que el ser humano tiene necesidad de ellas para todo, hasta para comer.

No se puede “pasar de ellas” no se puede vivir como si la norma no existiera, siempre ha habido sean muchas o pocas, No hemos de pasar al acratismo absoluto ni al normativismo excesivo.

Yo creo que el tema está, como en todo, en entender la norma e integrarla como propia. No porque la hayamos “heredado” , no porque nos la hayan contado, no por temor al castigo en caso de incumplimiento, sino porque la vemos lógica y la asumimos.

Pero también hemos de saber que una norma es sólo una norma, no es el fin pretendido sino, en la medida que la hacemos propia, una ayuda, entre otras, para el camino.

Las normas jurídicas no son más que normas de convivencia social. Muchas son imperativas porque si algunos hicieran lo que les da la gana (como Puigdemont con el referéndum) no se podría vivir. Hay normas imperativas y hay dispositivas, sujetas a la voluntad de los ciudadanos.

Aquí quiero resaltar a quien tiene la carrera de Derecho de quien se dedica a otra especialidad. Cuando se ingresa, por ejemplo, en la Administración, siempre hay algún listillo respetable que lleva tiempo en el mismo puesto, no es jurista, y lo sabe todo, o sabe más que tú.

Eso, al principio, es cierto, todo nuevo funcionario no conoce el terreno, y suele ser imprudente por su juventud o por la erudición que tiene.

Conviene esperar y aprender, pasado el tiempo, conocido el terreno, y sosegado el orgullo, suele suceder que el que sabe te pide opinión. Y suele suceder que el Jurista sabe leer las normas, interpretarlas, aplicarlas etc… Demuestra que no es un mero recopilador, en caso contrario ¿para qué sirve?

Sucede también que los políticos, en España, tienen tendencia a regularlo todo, debe de ser el miedo a la libertad, o la ruptura por la izquierda de las nomas impuestas por la derecha, o la mala conciencia de la derecha.

Sucede que en un tema como la educación, donde, según la Constitución, los padres tenemos derecho a elección de centro ello, en Aragón por ejemplo, no se da.

Sucede que una serie de burócratas, que saben más que Vd. sobre la crianza de sus propios hijos, van a acabar dictaminando cómo se accede a la educación, y qué colegio toca. No quiero entrar en más, una maraña de normas que empañan el horror vacui, el miedo a que la gente decida libremente qué colegio le conviene.

En el fondo desde pequeñito hay que seguir el carril que te mandan, obedecer las normas. no hay tiempo para cuestionarse si éstas son absurdas.

 

España

Al principio esto iba a ser sólo un artículo monárquico, pero no, va a ser algo más. Para el lector no habitual me confieso de derechas, no de centro-derecha ni del PP, y monárquico, pese a los inteligentes, ingentes y pesados argumentos de Alberto Garzón.

España es como es, nos puede gustar más o menos, pero no es Francia o Inglaterra, es un país que, como todos, es producto de su Historia. Por eso algunos la pretenden cambiar.

Un tema importante es saber si España ya existía con la Reconquista o si nace con los Reyes Católicos, pues bien ni lo uno ni lo otro. Antes de la Reconquista había una cierta idea de unidad de los pueblos peninsulares ¨las Españas” y después de la Reconquista surge una unión personal que es, más que España, la Monarquía Hispánica. Cierto que el rey suele titularse rex hipaniarum, pero, a veces, utiliza el singular hispanie, y, cara al exterior al menos, hay una unidad territorial.

No es nada distinto de lo que pasa entonces en otros reinos, el monarca reúne en torno a sí otras coronas, otros reinos que mantienen sus propias normas.

En los siglos XVII y, sobre todo, XVIII surge la idea de unificación de los territorios, un centralismo para mejor gestión de los territorios.

Surge en la Francia de Luis XIV y se exporta a España con los Borbones, un ejemplo claro de esta política son la abolición de los Fueros y la implantación, a nivel de todos los reinos peninsulares (salvo Navarra) de las Leyes e Instituciones de Gobierno de Castilla. De hecho en las monedas se ve una preponderancia de los símbolos de Castilla y León sobre los de la Corona de Aragón que “reaparecen” en el escudo de España con Amadeo I.

En el siglo XIX pasan varias cosas de importancia, Francia sigue centralizando el territorio, pero en España pasan cosas distintas:

1- A diferencia de Francia, con quien ha tenido relaciones de “fraternidad” monárquica hasta la Revolución, España ha sido un país invadido por “el francés”, a esa invasión ha reaccionado de varias formas.

a) La militar, en la que se defiende a “España” frente a la agresión exterior y donde destaca la resistencia en suelo catalán.

b) Echando vista a un pasado glorioso que nada tiene que ver con Francia (es decir, foralista y pre Borbón), pero un pasado hausburgués con un estado cuasi federal.

c) Persiguiendo a los “afrancesados” y sus ideas

d) Apoyando de manera acrítica a un rey nefasto pero, se supone, antifrancés.

2- Independencia del imperio español. La península se queda sola y empobrecida.

A España sólo le queda el orgullo de “haber sido” que se le acaba en 1898.

3- Los exiliados de la Guerra de la Independencia, afrancesados perseguidos, hablan lógicamente mal del país que les ha expulsado, lo que contribuye a la leyenda negra. España se protege cerrándose cada vez más a Europa. Lo mismo pasará en la Guerra Civil.

4- En el siglo XIX surgen los nacionalismos, se habla de naciones sin Estados y Estados con muchas naciones en su seno.

La rápida definición de Pedro Sánchez de nación como un sentimiento hay que completarla, nación es un grupo social unido por cuestiones étnicas, misma cultura, diferenciada, lengua, religión, costumbres y proyecto común.

Sucede que había Estados que, ya en el siglo XIX admitían naciones en su seno como la monarquía dual de Austria-Hungría (ejemplo ,hasta hoy un día, para los nacionalistas catalanes), sucede que hay imperios con muchas naciones en su seno, como el ruso y el turco, hay Naciones que se forman con la unión de varios Estados como Italia y Alemania, y luego está España.

En España la cuestión centralista sigue en el norte, el reino de Navarra pasa de Reino a Diputación Foral, y se reducen los fueros vascos, todo ello en reacción al carlismo.

Pero a finales de siglo surge el nacionalismo vasco y catalán que busca incansablemente diferencias, y, si se cuestionan, acude al “sentimiento” que es algo indiscutible, y se fomenta mucho al focalizarse en un “Madrid” símbolo del centralismo, oscurantista, antiguo, y represor. Al final, con Jon Juaristi en “El bucle melancólico” diré que para un nacionalista es catalán o vasco quien es nacionalista, sin más, un ejemplo claro es Gabriel Rufián.

La pretendida unificación del Derecho Civil en el XIX recibe la virulenta oposición de las regiones forales y hay un cierto “federalismo” civilista.

La cuestión territorial es un importante problema en la II República, Franco la ignora, parte del centralismo, y la Constitución de 1978 la aborda de forma pragmática y no da un nombre al Estado: federal, regional, etc….

Hoy en día la presión de nacionalistas catalanes y vascos es como para que Madrid no la fomente más pero que no haga concesiones con cargo al resto del territorio.

En España no hemos superado la cuestión nacional, y a lo que se ve en pocos países europeos. Hay una nación española que se reconoce fuera y que une en torno al deporte (fútbol) no sentimos legítimamente españoles en algún caso, pero dentro de España es un carajal.

El problema es que la clase política de este país es lo peor tras 40 años de mamandurrias, corrupción, peloteo, puñaladas, todo vale, unido ahora al “yo soy listo porque digo en redes sociales lo primero que se m ocurre y tengo muchos likes”, yo hablo por la gente, mi gente es la gente”, gente o genta, no decir gento para no confundir con Paco Gento.

Total que en España no hemos profundizado en la Constitución de 1978 que da un respuesta generosa, adaptada, y que cabe trabajarla mucho aún, al problema territorial.

Lo mejor es volarlo todo, tan español como poco práctico.

La Constitución también dice, en su artículo 56, que el  Rey es el símbolo de la unidad y permanencia del Estado. El Rey es un símbolo, no gobierna aunque algún podemita dice, interesadamente, que sí. El Rey es lo que nos queda y menos mal que no está sujeto a elección ¿se imaginan de Presidente de la República a Alberto Garzón? Yo emigro. Si fuera Aznar se produce otra emigración masiva.

El Rey aún es el símbolo común, de ahí los ataques dirigidos a desprestigiar la institución y su persona.

Hoy se busca subvertir el orden constitucional, crear falsas historias y repetirlas, buscando además el silencio del personal y la complicidad en redes sociales de gente que, no sabiendo nada, se hace eco de ocurrencias o de cosas llamativas e imposibles.

Yo sostengo que España ha creado una nacionalidad española contundente que nos cubre a todos, que tiene una historia rica y actualmente una norma, la Constitución de1978, que recoge muy bien su pasado, un pasado complejo, y la encauza a un futuro.

Pero también hay mucho tonto que hace de clá a un porcentaje, nada despreciable, de tontos cualificados que parecen algo, y que quieren dar la vuelta a todo para mandar ellos, como en Venezuela vamos.