Escuela concertada

Yo pensaba que el concierto se daba, ya que la Escuela Pública no llegaba a todo, para escolarizar a todos los niños, para cumplir con el derecho fundamental de los padres de elección de centro de la Constitución, y porque les sale más barato a las arcas públicas aprovechar lo que hay que crear nuevos colegios. Pero lo primero es garantizar la libertad de elección, por eso la concertada no es subsidiaria de la pública sino que están al mismo nivel formando parte del mismo sistema educativo.

Pues bien esto, en algunas zonas como Aragón, no se entiende, eso de que los padres queramos que nuestros hijos reciban una formación acorde a nuestras convicciones son prejuicios. Lo  importante es que sean educados por el sistema, que reciban unos contenidos educativos, que cambian según colores políticos, pero eso es normal y democrático.

En Aragón se han inventado varias cosas, la primera es dividir ciudades, como por ejemplo Zaragoza, en zonas educativas dándote un punto por zona, o sea que si vives en la zona del colegio de tu elección puto, como se te ocurra vivir en la calle que hace frontera pero en la acera de enfrente no (pobres los de la acera de enfrente, siempre igual). El caso es que se suprimieron las zonas y se asignaron puntos por proximidad al centro vía GPS y digo yo ¿esta chorrada qué tiene que ver con las propias convicciones? pero eso no importa, más que colegios parecen escuelas de pensamiento único. Esto lo implantó el PSOE y ahí sigue.

Pero ahora resulta que el amigo Echenique, después de dar el coñazo tiempo y tiempo, ha llegado a un acurdo presupuestario con Lambán en base a reducir la concertada. Evidentemente no se puede si hay demanda y se cumplen los requisitos del concierto.

Echenique se ha portado como siempre, como un sátrapa, como un dictador, pasando de “la gente” y sus problemas. No por esto la pública va a ir mejor, ni un ápice, esos millones se irán a otra cosa ¿a amiguetes de Echenique? todo puede ser. Echenique sabe, o debería  saber, que la concertada no es subsidiaria de la pública, que lo que ha hecho está mal. Pero si hay pleitos habrá sentencia para el próximo gobierno, y el que venga detrás que arree.

Chunta aragonesista, o la mala suerte

untitled

El otro partido aragonesista, además del PAR, es la CHA. un partido republicano, nacionalista y de izquierdas. Reconozco que estas tres notas me separan de CHA, si bien  son gente seria en sus ideas, lo cual les separa claramente de Podemos.

La verdad es que CHA es un partido sin suerte,  lleva en la vida política unos 30 años, nunca ha tenido más de 10 diputados en las Cortes de Aragón sólo ha llegado al Gobierno en esta legislatura y con una consejería en un Gobierno sin apoyos, cuando entró en el gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza eligió algo tan serio, poco lucido e inmovilista como urbanismo….

CHA luchó con el PAR por ser socio de Marcelino Iglesias pero éste acabó sucumbiendo ante el pragmatismo de José Angel Biel.

Ahora que Javier Lambán era más proclive al pacto, aparecen los podemitas que, a base de decir chorradas, logran un buen resultado que hipoteca todo Gobierno de izquierdas.

En fin que CHA no tiene suerte, lo cierto es que siempre ha sido un partido muy urbanita con escasa presencia rural (a diferencia del PAR) y eso pasa factura con un fenómeno como Podemos. Cierto también que siempre ha sido muy purista con sus ideas y poco dado al pragmatismo y eso tiene un coste.

No sé cuál es su futuro, cierto que Pepe Soro es de los pocos consejeros conocidos del Gobierno de Javier Lambán, pero la ola podemita les amenaza. Quizá esa ola se romperá con un firme valladar de ideas.

Yo no comulgo con la izquierda, el nacionalismo y el republicanismo, pero a mí me tranquiliza que una persona tan íntegra, y poco sospechosa de querer a Aragón y España, como José Antonio Labordeta fuera con ellos-