Llueve

Hoy llueve en Zaragoza, cosa poco habitual. Quizá es un fenómeno indiferente para muchos, molesto para otros, y quizá los más ecologistas lo valoren.

Yo no soy ecologista como los de ahora, ya soy más bien antiguo, no me molesta la lluvia, y, desde luego, no me deja indiferente.

Yo creo que todos los de monegros (el desierto más próximo a París) la llevamos marcada en el ADN. No sé si por virtud, por necesidad, por educación desde críos, o por lo que sea.

Desde luego una buena forma de encontrar a alguien de la zona es preguntarle si ha llovido. Es un tema vital y recurrente.

Por eso duelen cosas como que no se haga nada con el Ebro y afluentes, o se hable de trasvase, cuando a unos 10 Km de Zaragoza hay un secano, y para rato.

Hay que partir de que no se nos entiende, además no somos muchos. En fin somos así, qué le vamos a hacer. Pero es bueno alegrarse con cosas tan simples como la lluvia.

Visitas: cartuja de Aula Dei

img_20160130_091539Aula Dei

En el barrio de Montañana (Zaragoza), en la carretera que lleva a San Mateo de Gállego, está esta interesante cartuja. Mandada edificar en tiempos de D. Hernando de Aragón albergó una importante comunidad de cartujos hasta hace unos pocos años, en que, siendo muy pocos y no pudiendo mantener la vida monástica, se fueron a Valencia y, con la inestimable ayuda de mi amigo Serafín Andrés,  donaron el edificio a Chemin Neuf, comunidad católica francesa de  gente casada, mayoritariamente, sacerdotes y religiosos.

La cartuja se ha convertido en un centro de actividades formativas de la Comunidad. Hoy en día, y tras su rehabilitación, en las antiguas celdas viven familias completas.

Hay que tener en cuenta que una celda es muy grande, tenía habitación, oratorio, mirador, pasillo, taller y huerto. En tiempo de los cartujos era muy austera, hoy son hogares sencillos.

La cartuja es un lugar para hacer una visita familiar, se puede, incluso, y si se quiere, asistir a Misa los domingos.

Hoy en día se puede visitar por todo el mundo, con los cartujos las mujeres, por exigencias de la clausura, no podían entrar. Cuando se restauraron las pinturas de Goya de su Iglesia se construyo un pasadizo por las bodegas para que las mujeres pudieran acceder a la Iglesia sin violentar la clausura. Hoy esta entrada está en desuso.

Merece la pena ver el conjunto, la Iglesia, su retablo, la silla prioral, las pinturas de un Goya recién llegado de Italia, los claustros, las capillas claustrales, el refectorio, la biblioteca, la sala capitular, la celda de un cartujo y cómo vivían, el cementerio,…..

Alguna de estas salas quizá no la enseñen en un visita guiada, pero se compensa con la explicación.

 

 

ARAGON



Como decía Hipólito Gómez de las Roces “ni izquierdas ni derechas, Aragón” si entonces pocos lo entendían , hoy es claro que no lo entiende nadie, ni los del propio PAR, tras la era Biel.

En primer lugar es imposible para la izquierda hablar con el PP, y, en segundo lugar, las fuerzas de la izquierda, gracias a Podemos, no se ponen de acuerdo salvo en nombrar a la Presidenta de las Cortes que es de Podemos y está muy contenta de conocerse.

Este Podemos es un cúmulo de incoherencias, dirigido por un argentino, no sabe si Aragón es una nacionalidad histórica, un país o parte de España.

Los problemas reales, no teóricos, de los aragoneses pueden esperar, no interesan. El territorio: no se conoce. No hay todavía el mínimo acuerdo en Presupuestos, ni se gobierna ni se deja, hay cargos sin renovar porque no hay acuerdo y sólo interesa si Lambán es muy crítico con el absurdo No es no de Pedro, desaparecido, Sánchez.

Con este panorama después de Rudi, que pudiendo no hizo nada, ¿para qué sirve la DGA? volvamos al antiguo Gobierno Civil y sigamos con la lucha de izquierdas y derechas instalada, con los desplantes y mala educación de Podemos y sus amigos separatistas, en el Parlamento nacional y olvidémonos de España, Aragón, y de los ciudadanos.