Siempre he sido un raro

Es así, en fin, yo debo de ser el único español que no vio la final de fútbol del mundial de Sudáfrica.  Y es que no me gusta el fútbol, lo cual es una pena en este país. Empezando por ahí, muy normal no soy. Advertido esto, tengo aficiones poco habituales, no digamos poco normales sino poco habituales.

Colecciono monedas y, el otro día, miraba un real de a 8, columnario, de Fernando VI de 1754. En él aparecen los dos mundos (simbolizan España y América) como si fueran lo mismo, y así se dice: Utraque unum.

Yo sostengo que España entra en decadencia cuando en el siglo XIX pierde el Imperio, antes pudo bajar de nivel entre los grandes pero nada más. La leyenda negra es una propaganda protestante superficial que ha hecho mucho daño sobre todo en España poblada por gente que “parece” que sabe algo y en que lo correcto es opinar como de costumbre, y hablar mal de España para parecer más guay. Algunos no somos guays, nunca lo hemos sido, y ahora menos. Es otra rareza, sin más. Es parte de la poca amabilidad que uno tiene, de siempre.

Total que en el Imperio español todos eran españoles, no peninsulares y colonos, el mestizaje se practicó siempre, y a la nobleza local (sobre todo la peruana, la azteca era muy combativa y los propios indios de otras tribus la odiaban bastante) se la reconoció siempre, véase la historia del inca Garcilaso de la Vega.

A las autoridades americanas, cuando se iban, se les hacía el juicio de residencia, se miraba detalladamente en qué se habían gastado el dinero. El juicio podía durar un tiempo largo, durante el cual, se quedaban a disposición del tribunal sin marcharse del lugar y sólo cuando salían absueltos se podían ir.

La independencia de América fue curiosa, de hecho el  último país realista fue Perú, y lo independizaron otros, el Perú no tiene héroes libertadores propios como Bolívar o San Martín.

Hay cosas que España no ha creado, por ejemplo, la Inquisición. La Inquisición, cosa de la Iglesia, se crea en el sur de Francia en el siglo XII en la cruzada contra los Albigenses, donde, por cierto, muere, en la batalla de Muret, Pedro II de Aragón defendiendo a sus súdbitos albigenses. En España se instaura en el siglo XV, y no hace ni la mitad de lo que dicen por ahí, de hecho San Pedro Arbués, inquisidor mayor de Aragón, fue canonizado y, hace muy pocos años, se ha consagrado una iglesia en su nombre, por algo será. A la Inquisición no le interesaban las brujas, sus prácticas le parecían Chorradas pueriles, pero a los protestantes les daban miedo, y los ingleses quemaron muchas más que la Inquisición española,

La primera y segunda guerras mundiales fueron cosa de países tan civilizados como Francia, Inglaterra y Alemania. Por cierto que el holocausto de los judíos empezó en los años 30 sin que Francia e Inglaterra hicieran nada, ahora sí, el tema es si Pío XII pudo hacer más.

Una francesa me dijo, muy en serio, que Francia había ganado la segunda guerra mundial. En fin. Hasta dónde llega el chauvinismo.

España no participó en el colonialismo del siglo XIX donde Francia e Inglaterra se repartieron el mundo y trataron a su colonias como gente de segunda.

En el siglo XIX destacan las atrocidades en el Congo del rey de los belgas, y no digo más.

En fin, menos mal que no hemos estado con Europa hasta hace poco, así no nos pueden culpar hasta de la muerte de Manolete. Somos diferentes, y menos mal que lo somos. Ahora bien, habrá que reivindicarse algo, o dejar que la historia la sigan escribiendo los de siempre y con los tópicos de siempre.

Si te ha pillao la vaca…..

Con esta entrañable, a la par que tradicional y pegadiza, canción popular empiezo este artículo dedicado a uno de los ediles zaragozanos más famosos: el sr. Cubero. Gran prócer, vigía de occidente, estrella que ilumina el pensamiento actual, sólo superado por Echenique el argentino-aragonés-madrileño en ocurrencias y en todo.

El otro día, consecuencia de que la oposición política no había obtenido lo que quería, les espetó, a micrófono cerrado por supuesto: “Os jodéis”. El negó que lo hubiera dicho, pero frase que denota tan gran inteligencia ¿de quién iba a venir? del alcalde claro está que no , dado, y ello es un dato objetivo, que es tan buen abogado como yo monja teresiana. Esa frase y el modo de decirla, sólo se puede imputar a nuestro concejal de Servicios Públicos, Sr. Cubero. Está en línea, al menos en alguna forma, con los independentistas catalanes que niegan lo que hicieron con tal de no ir a prisión. Yo voy a probar, robo un millón de euros, luego digo que en realidad soy amigo del robado y, si me lleva a la cárcel, me voy antes a Suiza, digo que habíamos votado tres robarle a uno, y que se violan mis ideas y que hemos votado, aquí no hay democracia.

Cubero es lo más, va en línea con la sabiduría popular: “de tontos tontadas”, “el que se acuesta con críos meao se levanta” etc… es decir si, democráticamente se elige a un incapaz, luego no te quejes. Con Zapatero ya pasó, que era tonto era evidente pero se le eligió y se le reeligió, y así nos fue.

Cubero es de los podemitas marxistas que admiran ese dechado de virtudes que es el régimen cubano, claro que se codea con otros intelectuales renombrados como Willy Toledo. Claro que quien escribe estas líneas es un carroza de derechas, políticamente incorrecto, católico, ultramontano y clásico, nada que ver, gracias a Dios, con el moderno marxista de Cubero ni con sus expresiones.

El único problema es que Cubero no ha seguido el sentir popular ese que dice “… si no sabes torear pa qué te metes” es evidente que no sabe torear pero ahí que va, sus compañeros tampoco pero se atreven con todo. La gente les vota, es uno de los defectos que tiene la democracia, pues para ser Ujier hay que pasar pruebas selectivas pero no para ser concejal.

En fin, digamos que se usó, y es claro en Madrid y Barcelona, la técnica “Caballo de Troya” un cabeza de lista presentable y los siguientes ni se sabía quiénes eran. Di que en Zaragoza, si hemos de juzgar al cabeza de lista la operación se podría llamar “Asno de la gomina” y si el primero era malo, imagínate los demás.

Total que, gracias al apoyo del PSOE, tenemos el Ayuntamiento en manos de unos cuentistas incapaces de hacer nada.

 

Los 2000

Cuando trabajaba en la TV y Radio aragonesas, comentábamos, los no periodistas, que alguna noticia, que no interesaba al común de los mortales, era para lo dos mil periodistas y políticos que había en Aragón. Y es cierto, las noticias que interesan a los  no iniciados en la política vigente son una cosa muy distinta.

Sucede que los periodistas logran que interese algo si algún político está en ello, por ejemplo el famoso procès. El procès no ha ido del pueblo a los políticos sino al revés, y de una minoría de gente se ha llegado a la mitad, y se pretende llegar a la mayoría en base a conversos útiles como Santi Vila. En cualquier caso, hemos de partir de que la independencia de Cataluña, así como la unidad de España, es un fin legítimo, los que no han sido legítimos son los medios. Es como si a mi me gusta el jersey del vecino, se lo pido, no me lo da y le doy una paliza para quitárselo o se lo robo.  El vecino estaría tranquilo con que yo respetara las normas, pero como mi fin es legítimo (quiero ese jersey) uso cualquier medio para conseguirlo, e infrinjo las  normas a mi conveniencia. Y, si no me sale bien, llamaré al vecino inmovilista, que frustra mis legítimas expectativas, y si llama a la policía, mejor para mí.

Crear una noticia donde no la hay o darle la vuelta a algo es muy sencillo, basta tener un buen altavoz, y como dijo Goebels, repetir y repetir.

Poner de portavoces a los lerdos de Tardá y Rufián es una buena jugada, son capaces de decir tantas tonterías que acaban provocando a gente inteligente. El procès se ha revelado como un soufflé, algo hinchado artificialmente, que se ha pinchado por la impasibilidad de Rajoy. Realmente el Principio del fin vino con el discurso del Rey, que fue muy criticado por decir lo que había y por cumplir con su papel sin miedo.

Sucede que en esa locura de retorcer noticias para los 2000, que hacen de cámara de resonancia para lanzarlos luego, la verdad molesta, la medianía y la tibieza triunfan.

Un fin legítimo nunca justifica unos medios ilegítimos sino al contrario.

La lástima es que entre los 2000 no suele haber criterio, se rigen por lo que parece más sensacionalista para su gente. No entran en si el fin o los medios son legítimos o ilegítimos. Todo ello aderezado con que los demás no pintamos nada. Y sucede que es cierto, hay tan poco criterio en general, que no se critica nada.

Ahora, una de las últimas noticas es la querella de la Fiscalía por el monotema nacional. Sucede que la cuestión es dilucidar, entre profanos pues los que saben nada dicen, cuál es la violencia que requiere el delito de rebelión. Pues, pese a haberme dedicado mucho tiempo a la abogacía, ni lo sé, ni me he leído el escrito del Fiscal, ni ha habido tan siquiera instrucción. En España el Fiscal es sólo parte acusadora, instruye un juez y sentencia otro después de un juicio oral. La defensa interviene desde un principio. Pedir garantías por el “payés errante” es lamentable. España está bajo el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, lo demás son cuentos, belgas, catalanes o españoles. El fiscal pide, el juez decide. A veces, y eso lo hemos hecho todos, se pide en demasía dado que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar, el fiscal no es juez, al fiscal no pone la sentencia, el proceso suele ser largo, y está claro que, si quieres aprobar, ve a por sobresaliente.

Pues los 2000 no trasladan que ven esto, entran al trapo y punto. Sin criterio, sin sentido, es muy fácil confundirlos por mentes malévolas.