La casa de Borbón

11235810_683115478492261_6731638042484064258_nEscudo de Felipe VI

Durante el franquismo, una parte del Movimiento Nacional , y debido a la actitud poco sumisa de Don Juan, lanzó una campaña soterrada contra los Borbones que enlazaba con la de la II República y que, a día de hoy, siendo inconscientes de ello, continúa algún tonto útil.

La casa de Borbón viene a España por línea de mujer, más o menos como vino la casa de Austria por el matrimonio de Juana la loca.

Ademas de la doble línea de mujer el testamento de Carlos II instituía heredero a Felipe V y decía:

“Y reconociendo, conforme a diversas consultas a Ministros de Estado y de Justicia, que la razón se funda en la renencia de  las Señoras Doña Ana y María Teresa de Austria, Reinas de Francia, mi tía y hermana, a la sucesión de estos Reinos fue evitar el perjuicio de unirse a la Corona de Francia, y reconociendo que, viniendo a cesar este motivo fundamental, subsiste el derecho de sucesión en el pariente más inmediato, conforme a las leyes de estos Reinos, y que hoy se verifica este caso en el hijo segundo del Delfín de Francia, por tanto arreglándome a dichas leyes, declaro ser mi sucesor (en caso de que Dios me lleve sin dejar hijos) al Duque de Anjou, hijo segundo del Delfín; y como a tal, le llamo a la sucesión de estos mis Reinos y dominios, sin excepción alguna de parte de ellos”

La casa de Borbón no es, por tanto, una casa extranjera, tiene en Francia su origen pero nada más.

Cargar contra la casa de Borbón es fácil, criticar es sencillo, cierto que algún rey como Fernando VII no tiene defensa alguna, pero ¿quién puede decir nada de Felipe VI?

Según el art. 56 de la Constitución el papel del monarca es representar al Estado y ser símbolo de su unidad y permanencia.

Yo no sé, pero fuera del Rey no me imagino a nadie que represente bien al Estado y que encarne mejor su unidad.

En los últimos tiempos hemos tardado 10 meses en elegir un Presidente del Gobierno, y no es del agrado de todos, ¿qué hubiera pasado con un Presidente de República?.

 

Las formas

20161120_210605

Que el “hábito no hace al monje” ya lo sabemos, pero ello no implicaba quitarse los hábitos sino procurar ser mejor monje, que es más difícil. Sucede que la moda de religiosos, sacerdotes, monjas y demás ha sido poco menos que lamentable desde que no se obligan a vestir hábito o sotana y no por ello más piadosos.

Pero pasemos a la vida civil. Sucede que en sitios como la función pública en España no hay norma alguna exigible en materia de vestimenta y aquello puede llegar a parecer la peña del pueblo.

Yo recuerdo que tomé posesión ante el funcionario de Registro que iba con unos vaqueros y una camiseta de “ACDC” (lo dicho, como en la peña, familiar en todo caso). Aquello puso un punto poco serio y poco formal y me hizo ir siempre de traje por eso.

España es un país de base ácrata que busca la informalidad en todo aun a costa de banalizar todo. A mí no me parece mal que se flexibilicen las formas pero entre eso y “vestir el cargo” hay un punto.

El particular quiere que, si es un alto cargo quien le atiende, vaya vestido de modo acorde a su posición, así como es bueno saber que hay un cura por la calle porque lleva sotana y no que vaya vestido como un mozico de pueblo.

Las formas en el vestir, el hablar y el escribir son importantes.

De ahí pasamos a la nueva política y sólo diré ¿iría usted mejor vestido a la comunión de su sobrina que a ver al Rey de España?

Todos y todas

fb_img_1480240075699

Menos mal que la RAE ha dicho con claridad que en español el masculino es el género neuto que se refiere al femenino cuando se cita personas o cosas de ambos géneros.

Recuerdo que lo del “todos/todas” empezó hace muchos años, cuando algún político progre, básicamente inculto, propuso redactar las normas así.

A parte de esto, todas palabras tenían su femenino, y así surgió el “miembros/miembras” de una ministra que ahora disfruta en la ONU de un cargo proveniente de su dilatada historia en pro de los derechos de la mujer.

Así pues, la sociedad española, instalada plácidamente en la incultura, empezó a hablar mucho para no decir nada y a hacer palabras raritas, así en vez del APA, dado que sólo hablaba de padres, nació el AMPA, que habla también de madres y tenía una cierta reminiscencia extraña.

La RAE ha hablado, pero tarde, nos ha recordado una norma básica de nuestro idioma pero el “Bienvenidos y bienvenidas a todos y todas…..” se ha impuesto.

Hay políticos como el sr. Garzón que da pena oirlos, también Sánchez Castejón y otros de su ralea.

Lo gordo es que el “Bienvenidos y bienvenidas” me lo oí el otro día en un pase de modas infantil. La tontería, concluí, es muy contagiosa.

 

ARAGON



Como decía Hipólito Gómez de las Roces “ni izquierdas ni derechas, Aragón” si entonces pocos lo entendían , hoy es claro que no lo entiende nadie, ni los del propio PAR, tras la era Biel.

En primer lugar es imposible para la izquierda hablar con el PP, y, en segundo lugar, las fuerzas de la izquierda, gracias a Podemos, no se ponen de acuerdo salvo en nombrar a la Presidenta de las Cortes que es de Podemos y está muy contenta de conocerse.

Este Podemos es un cúmulo de incoherencias, dirigido por un argentino, no sabe si Aragón es una nacionalidad histórica, un país o parte de España.

Los problemas reales, no teóricos, de los aragoneses pueden esperar, no interesan. El territorio: no se conoce. No hay todavía el mínimo acuerdo en Presupuestos, ni se gobierna ni se deja, hay cargos sin renovar porque no hay acuerdo y sólo interesa si Lambán es muy crítico con el absurdo No es no de Pedro, desaparecido, Sánchez.

Con este panorama después de Rudi, que pudiendo no hizo nada, ¿para qué sirve la DGA? volvamos al antiguo Gobierno Civil y sigamos con la lucha de izquierdas y derechas instalada, con los desplantes y mala educación de Podemos y sus amigos separatistas, en el Parlamento nacional y olvidémonos de España, Aragón, y de los ciudadanos.