KENOSIS

Los que tenemos cierta edad, respetable ya que no somos ni jóvenes ni viejos, solemos tener algún cura amigo en nuestra generación, cuanto más joven se es, es más difícil, me temo.

Yo tengo más de un amigo cura, o sea sacerdote católico, esa religión que va de más a menos en su papel social o que mucha gente dice profesar aun cuando ni sabe de qué va. Con uno de estos amigos, con el que luego coincidí en un cumpleaños en Madrid, muy agradable por cierto, tomo café una vez al mes. Mi amigo, que estuvo en Roma aunque te habla más de Maella como experiencia vital, me comentó lo de la Kenosis y, como es griego, me dijo que significaba “abajamiento”, y me pregunta por cómo llevo mi personal Kenosis cada vez que quedamos. Y la llevo mal, muy mal, es lo que peor llevo, Claro abajarse, que en mi caso no es voluntario, lleva a depender de todo, de todos, y cada vez más, Abajarse lleva a aceptar y, para cuando acepto, esto ya ha ido a más. Es complicado. Claro, hay que ligar el “abajamiento” con el Misterio central de la Navidad, que no es si papá Noel era de Finlandia o un obispo italiano, es Dios que se convierte en niño, voluntariamente. Se despoja de todo, y acepta la peor de las condiciones y un futuro, en fin, digamos que complicadito.

Yo, hasta hace poco, comparaba esa distancia como la que hay entre el hombre y la hormiga. Pero yo no soy hormiga, o sea, que no vale.

Ahora la comparo entre mi vida independiente y la dependiente. Ambas sé de qué van ambas. Y no acepto la kenosis,  bueno acepto algo, no todo. En el caso de Dios su kenosis no tiene parangón. yo uso la mía porque es lo único que conozco.

Todos tenemos nuestra particular kenosis pero ¿la vemos’ ¿la aceptamos? Buen tema para meditar en este tiempo que se acerca que, seamos católicos o no, que cada vez somos menos,siempre será Navidad, incluso si Puigdemont sigue en Bruselas.

 

 

Colegio agustinos Romareda

Hoy el Apa del Colegio agustinos Romareda de Zaragoza me ha invitado a dar una charla sobre superación de la adversidad, Hace más de dos años que no doy charlas en público, por eso me la he escrito, creo que he dicho algo de lo escrito, además, me ha salido desestructurada, pero yo soy así,  ahí va:

“1-Presentación

Buenas tardes, gracias por venir, me llamo Luis Murillo, hace más de dos años que no hablo en público, me vi­ mal con el habla y me retraje, hoy estoy peor.

Yo nací el 28 de mayo de 1967, estudié en corazonistas, e hice la carrera de Derecho en nuestra Universidad. En 1995, ingresé en la escala de Letrados de la DGA , antes, de 1990 a 1994 intenté Abogado del Estado pero no la saqué. En la DGA fui también secretario del Consejo Consultivo, y vocal de la Junta de reclamaciones económico-administrativas. Impulse y fundé la asociación de Letrados de la DGA.

En 1998 me caso, en 2004 nace mi hija.

En 2005 me compro casa tipo casoplón.

En 2005 pasé a ser Director Jurí­dico de Tv y Radio autonómicas, que entonces se fundaban y partí­amos de cero.

En 2007 pasé a Cuatrecasas con la máxima categoría de abogado excepto los socios-propietarios.

En 2012 tengo los primeros síntomas muy leves de la enfermedad, en julio de 2014 dejo de correr, no puedo, en noviembre de 2014 me diagnostican la enfermedad: ataxia cerebelosa bilateral, no hay medicamentos. En mayo de 2015 dejo de conducir.

El 6 de octubre de 2015 me cojo­ la baja, en octubre de 2016 me cambio de casa, el 26 de diciembre de 2016 me comunicaron la invalidez absoluta, y en septiembre de 2017 vendo mi antigua casa. Ahora hago fisioterapia, dos veces por semana, terapia ocupacional, una vez, xilografí­a japonesa, yoga y logopedia, tengo un blog, facebook, linkedin, twitter, ayudo a preparar oposiciones, y trato de reinventarme día a dí­a.

2- ¿Qué pinto yo aquí­?

La verdad que no lo sé. La gente que me ha invitado piensa que mi testimonio es importante. Yo, siendo sincero, y pese a ser abogado, no lo sé. Una enfermedad como ésta supone una catástrofe y no se supera. Como mucho se acepta, se sabe que la vida va a ser distinta a como venía siendo.

Todo es un proceso de aceptación paulatina, la vida no es la misma y uno no es el mismo. No se trata de superación. La enfermedad no es algo que superar sino algo con que vivir con naturalidad, y eso cuesta.

Acostumbrarse a que te cuiden,

Acostumbrarse a que te hagan todo.

Acostumbrarse a dejar hacer.

Acostumbrarse a escuchar.

Acostumbrarse a hablar raro.

Acostumbrarse a la dependencia.

Acostumbrarse a la silla.

Acostumbrarse a confiar.

La costumbre leva a la aceptación.

Los demás tienen un papel muy activo, con una mera sonrisa o con una simple amabilidad pueden cambiar vidas.

1 Consejo: acostumbrémonos a ser amables siempre y a escuchar.

Adversidades, contradicciones hay muchas, en distinto grado, estemos dispuestos a sobrellevarlas, no se miden objetivamente, sino subjetivamente, en base a su intensidad. No valoremos, escuchemos, acompañemos. Y no digamos gilipolleces objetivas como ” ¡Qué día llevamos, a ti se te muere el padre y yo pierdo el lápiz!

2 Consejo: fomentemos el oír el sentimiento propio sin ser sentimentalistas de lágrima fácil. Dejemos que los niños sientan y no les encerremos en un sistema de normas. Sólo sintiendo distinguirán el grano de la paja.

No pensemos que la solución es formar en valores. Cierto que hay que formar en valores pero hay valores permanentes como la sinceridad, la honradez y el esfuerzo y otros caducos, temporales o poco importantes. Además sucede que hay valores que sirvieron para nosotros pero no para nuestros hijos que crecen en otros que no comprendemos.

Rechazarlos aumenta la brecha generacional.

3 Consejo: la vida es un rio. La vida no es algo rectilíneo, es un iter, un camino, un proceso, con sus baches, sus meandros, etc… la vida nos viene dada, no la diseñamos nosotros, pero somos libres para aceptarla o no.

El hecho de que algo no nos guste no es malo en sí­, por ejemplo: no nos gusta el colegio y vamos, A veces lo que nos gusta no nos conviene: por ejemplo los dulces. La vid no es sólo cuestión de gusto, el gusto es una buena orientación pero nada más. Suele pasar que queremos lo que nos gusta pero hay que saber distinguir.

A mi no me gusta esta enfermedad, me cuesta vivir cada momento, yo sufro, mujer sufre, mi hija sufre, mi familia sufre, la opción es aceptarla y hacer todo lo que se pueda. Sucede que, cuando se hace, se mejora uno y su entorno y todo va costando menos, pero se hace partiendo de las propias limitaciones, porque es absurdo querer correr cuando no se puede andar, lo que no es absurdo es querer que la silla corra más.

Me gusta la imagen del escudo de Parí­s: un barco, unas aguas y el lema “Fluctuat nec mergitut”, fluctúa pero no se hunde, en realidad eso es la vida: fluctuar, y hundirse, inevitablemente por viejo o por enfermedad, al final pero no voluntariamente.

Sucede que todos siempre nos hemos fijado en otros que se enfrentan a adversidades terribles, y siguen, mal o bien fluctúan, tú también eres capaz, todos lo somos. Sólo hace falta una cosa: sentirse querido y respetado. Si la familia y la sociedad te tratan normal, y no te agobian con cariños, compasiones y elogios innecesarios, se puede tirar. No somos gente especial somos gente normal a la que le ha pasado algo, como los rubios por ejemplo, nadie piensa en hacerle nada especial a un rubio, a nosotros tampoco. Lo hay que hacer es adaptar, pero ya eso lo hacemos, todos, de continuo, porque no hablamos igual a todo el mundo.

Como decí­a una, especiales son las pizzas, no nosotros.”

 

 

Democracia

Dicen que decía Tierno Galván que “la democracia no es sino la lucha por la democracia” entiendo pues, que la democracia no es un concepto estático sino dinámico.

Democracia es un sistema de gobierno que, etimológicamente, significa “poder del pueblo”. Pero claro, se podría entender como “poder Popular”, y hay quien así lo entiende, o poder de las mayorías, y hay quien ha usado esto para convertir una democracia en una dictadura de libro.

Últimamente Puigdemont y sus secuaces hablan mucho de democracia mientras movilizan al enfrentamiento a una parte importante de la población.

Democracia es un concepto antiguo y muy baqueteado. Lo primero habrá que ver qué es. Parece claro que la historia nos da pistas, las democracias populares encubren dictaduras, si se adjetiva el término vamos mal: democracia real, participativa, popular… si se usa mucho (como Puigdemont) algo encubrimos, si se confunde democracia con votar es como mezclar churras con merinas, de hecho se vota en las dictaduras. Es un concepto complejo. Podemos decir que se basa en tres puntos: 1. Respetar la opinión de las minorías, darle un cauce posible y darle la posibilidad de convencer a la mayoría. 2. Respetar el imperio de una ley igual para todos. 3. Concebirla como un concepto dinámico que va cambiando con los avances sociales, es decir, va calando en la vida de la gente: partidos políticos, movimientos sociales, participación ciudadana… En estos puntos se basa, sin ellos no hay democracia, y la democracia los perfecciona.

Además de ello, hay que arbitrar un sistema que le dé la voz a los ciudadanos en los asuntos de gobierno, elección de representantes, participación, etc…

Hay que ver hasta dónde se llega porque no hay que olvidar que la democracia es un sistema de gobierno y dónde no hablamos de gobierno, o hay otros valores, por ejemplo la justicia, o, a lo mejor, la democracia sobra del todo, o, como en muchas decisiones docentes, no puede ser lo mismo el voto de un alumno que el de un profesor. La democracia es un sistema de gobierno, y no otra cosa.

No es una fe, ni algo obligatorio, no es un término unívoco, ni está en posesión de nadie. Es un mero sistema de gobierno sujeto a perfección diaria. Si se va pensando, cabe esa perfección, si se busca alternativas conseguiremos otro sistema de gobierno, ¿mejor o peor? depende.

 

 

Velad, porque no sabéis ni el día ni la hora

El Evangelio de hoy nos recuerda algo muy cierto, no sabemos ni el día ni la hora, pero no sólo de la muerte, sino, en general, de todo lo importante. Vivimos como si nuestra vida respondiera a un manual, y no sabemos lo que nos va a acontecer hoy, o lo que les va a suceder a la gente que nos rodea. Puede ser bueno o malo, pero lo bueno o lo malo depende de nuestra reacción al evento, es decir, es bueno si reaccionamos bien y malo si reaccionamos mal. Por ejemplo, frente a un ascenso, generalmente, nos volemos gilipollas, muy bueno no es, no nos hace bien ni a nosotros ni a los demás, igual es mejor un despido y contribuye a que nos volvamos más normales.

Todo depende de la reacción que tengamos, nada es bueno o malo por sí, todo depende de cómo te lo tomes.

No sabemos ni el día ni la hora, mejor así se está más vivo, sino vaya aburrimiento.

Me voy a centrar mejor en la primera palabra “Velad”, se nota que el Evangelio es Palabra de Dios. Yo diría: “Haced lo que os dé la gana, pero apechugad con las consecuencias, no como Forcadell, porque no sabéis ni el día ni la hora.” Se nota que el mensaje es mío. Hay que responsabilizarse de los propios actos, buenos o malos, y cada cual que haga lo que quiera o lo que pueda, él mismo. Lo mismo lo que hace uno  es lo mejor que puede hacer y a los demás nos escandaliza. No hay que juzgar, pero en este país el cotilleo nos domina, a algunos mucho.

Con responsabilizarnos de lo que hacemos, ya hacemos bastante. No seamos buenos, procuremos ser honrados que tajo tenemos.

Levantarse

Todos los días. Siempre me ha resultado rutinario y un poco pesado. Cierto que estar mucho en la cama cansa y no es nada edificante, Hasta hace pico la noche era como un refugio donde no se hacía nada. Ahora el tiempo la va poniendo en su sitio y no deseo tanto estar dormido.

Sucede que pasar de la actividad que conllevaba Cuatrecasas a no hacer nada, es un salto muy brusco, con el tiempo te acostumbras pero no es eso.

Esta enfermedad es un largo proceso en el que pasas por diferente etapas. Ahora me voy decelerando muy poco a poco. Resulta que a mi siempre me ha gustado mucho mi trabajo, resulta que siempre he ocupado mucho tiempo con él y resulta que he procurado ser muy rápido. Ahora no tengo ni tendré trabajo y, si voy rápido, ni se me entiende.

O sea, me cuesta levantarme todos los días. Llenar tu antigua actividad con cosas es imposible, falta la pasión por lo que haces y ello es fundamental.

Estoy en fase de recolocación, veo el problema y atisbo la solución. Esta solución valdrá para mi. Es absurdo revelarla. Cada cual tiene que reconocer sus propias circunstancias y ver si necesitan solución y la solución será la suya. Ahora, es difícil levantarse y ponerle cara y ojos al día pero, si no lo hacemos ¿qué nos queda?

 

 

Bélgica

Sorprendidos nos hemos levantado los españoles cuando vemos que Bélgica no nos manda ya detenido a Puigdemont. Pero la sorpresa hubiera sido lo contrario porque ¿qué es Bélgica para que le tengamos semejante fe?

El reino de los belgas fue fundado, bajo la protección de Francia y Gran Bretaña, en 1831, par desgajarlo y debilitar a Holanda y en base a una dinastía extranjera sin arraigo ninguno enel nuevo país (no como los Borbones en España, dado que Felipe V era sobrino carnal de Carlos II). Bélgica, desde el principio, era un país conveniente con una sociedad opulenta. De hecho, el Congo se le da, primero como patrimonio personal, a su rey Leopoldo II que lo  explota y sojuzga terriblemente, Cuando no puede retenerlo más, lo pasa al país. Es tan opulenta la sociedad belga que es la única con autopistas gratis e iluminadas en su totalidad, se dice que es del dinero del Congo.

Hace poco volví a Bélgica, es un país bonito pero con tres comunidades y en Flandes no hablan francés, pese a ser oficial, prefieren hablar un mal inglés. Cuando fui el ejército seguía en la calle por los atentados, sin resultado alguno. La policía tampoco ha tenido ningún resultado. De hecho los alcaldes de distrito no se hablan entre sí y no se puede hacer registros por la noche para no perturbar el sueño de los demás.

Con este panorama es normal que se refugio de delincuentes y que su policía sea altamente ineficaz.

Pese a ello, y a su más que evidente riesgo de ruptura interno, son orgullosos, y se creen que dan lecciones a los demás.

Su posición contrasta con la de España, un país más grande y antiguo, que no se formó por mera conveniencia, pero acomplejado. Pedimos perdón, por el descubrimiento de América, por Felipe II, por la bandera, por el Himno, por Felipe V, por Franco, por vivir… y menos mal que Napoleón no era español.

Después de pasar 40 años de dura transición y de entrar en la UE, resulta que un paisito como Bélgica, cuya última proeza reside en que una de sus Regiones bloqueó el tratado UE-Canadá, nos va a dar lecciones, ¿De qué? ¿De comer mejillones? ni aún de eso, que se queden a Puigdemont y que les apoveche.

 

 

 

 

 

La actualidad del Derecho en Aragón

La verdad es que en el post pasado dije lo que pensaba, que lo más singular de mí era esta enfermedad, pero, como en estos 50 años alguna cosica en Derecho he hecho, y dado que el Derecho me sigue y me persigue, algún post sobre Derecho escribiré. Además, desde 2011, mi última etapa en Cuatrecasas se centró en activar el Centro de Gestión del Conocimiento Público, es decir, difundir a nivel interno el conocimiento que se tenía en la firma sobre el Derecho Público.

O sea, trabajar en algo que siempre me gustó. Además, dentro de ello, la faceta de formación siempre mu gustó mucho. Hoy os dejo un link a lecturas de interés, es a la revista actualidad del Derecho en Aragón, que contiene comentarios breves a cuestiones interesantes de juzgados y Tribunales, de todos los órdenes, con sede en Aragón: http://www.estatutodearagon.es/revista_actualidad

 

 

 

 

Diario

Hace un año, cuando comencé este blog, mi profesora de yoga me sugirió que lo podía escribir a modo de diario. No le hice caso y escribí de todo un poco. Yo creo que siempre me he credo muy importante por lo que era o por lo que sabía, y ahora veo que no. He publicado en Facebook y LinkedIn artículos de este blog y para la gente son interesantes los de la enfermedad, reflexiones sobre la enfermedad o sucedidos que tengan relación con la enfermedad, mis reflexiones vivenciales, políticas o profesionales, resultan, con gran dolor de mi ego, mucho menos interesantes.

Y no es que la gente sea morbosa y le guste leer desgracias, no. La gente busca reacciones ante algo nada deseable, sin más.

Ciertamente, en todo lo que tengo y soy, salvo esta maldita enfermedad, soy igual a muchos. Lo único que me diferencia es que, afortunadamente, somos pocos los que padecemos esto, y lo único que me puede singularizar, es mi reacción.

O sea que la idea del diario, estaba bien. Soy un poco tardo. Me doy cuenta de todo pero tarde, así trabajo más.

Esto debió de empezar en 2012, pero eso lo cuento ya en otra parte del blog. Hasta 2014 casi no me di ni cuenta. En octubre de 2015 cogí la baja. Lo llevé bien hasta este verano y hoy lo llevo a pulso.

Aún no tomo antidepresivos, y espero que no, pero a ver si me adelanto a lo que me pasa y no sólo me conformo, que no es poco pero no es suficiente.

La gente te mira y define bien, esto es horrible, lo que no sabe es que, sin ser deseable para nada, todo el mundo lo puede sobrellevar, incluso muy bien. Hay quien no sobrelleva bien ni una pequeña contrariedad, pero que se lo haga mirar, Y no creáis que por sobrellevar lo grande se lleva lo pequeño, a todos nos pasa que, a veces, podemos con lo grande y nos desestabiliza lo poco.

No hay enemigo pequeño, hay que mirarlo de frente para ver cómo es. Sólo así veremos si es una chorrada o hay que preocuparse. Hay que tomar las verdaderas dimensiones del problema, cosa que cuesta, y reaccionar. Si no reaccionamos, lo mismo es que nos mola el problema y queremos un vida dura y sacrificada, para que los demás nos digan lo buenos que somos. Pues eso es muy cansado y los demás bastante tienen con lo suyo, porque todo el mundo tiene preocupaciones y los temas alegres se agradecen más.

Esto empezó hace unos años, es un proceso en el que se va cambiando, pero, no nos engañemos, es una putada. Te toca y te toca. Te puedes rebelar, poner triste pero ¿para qué? Es mejor aprender, si bien, uno es lento y sigo siendo igual de poco simpático que antes.