A perro flaco todo son pulgas

O como se diría en correctísimo inglés “A thin dog all are mogollón de pulgas”. Y, además, no es que esté flaco, bueno, ya me entendéis.

Total que me ha rebrotado por tercera vez una enfermedad renal autoinmune, glomérulonefritis membranosa, que debutó en 2003, la controlo con medicación y reaparece cuando está en remisión. Un rollo. Pero es lo que hay, en conclusión que nunca se sabe cuándo se cubre el cupo de enfermedades y que, mientras se viva, todo puede ser peor, o mejor, nunca se sabe.

Muchos me preguntan qué tal voy, y se inquietan si no escribo en este blog. Tranquilidad, voy según lo previsto, cada día peor, Ando ya como las muñecas de Famosa, además me caigo con más frecuencia, pero aún no me he roto nada. Hablo fatal pero agradezco que me digan que no se me entiende. Aún no veo doble, todo llegará, mi problema entonces va a se cómo leer y cómo escribir, ya veremos, además doble que no es poco. En previsión de esta poco simpática situación he decidido redoblar mis esfuerzos en escribir el libro.

Esa es una de las razones por las que, puede, que ralentice mis apariciones en este blog.

Ah y tened claro que todo se lleva y se soporta (no sé el dolor físico que soy muy gabacho) y que es mucho peor ver sufrir a los que se quiere que sufrir, esto me lo ha confirmado una persona a la que admiro, cada día más, y que sabe mucho de las dos cosas.

Parientes, putas y pobres

Las 3 p que recomiendan a los abogados no coger nunca. Y, extensible  a otros gremios, tienen sus razones, si bien yo, personalmente, muchas no las comparto. Veamos los tres colectivos;

  • Parientes. Es el colectivo inevitable, al menos los parientes más cercanos, ¿cómo decir no? a veces es absurdo, a veces se puede explicar cuando concurre una causa objetiva que no sea el mero parentesco, las más de las veces el abogado o se sabe el tema, o ha sido testigo, o se va a tomar más interés por el hecho de ser pariente. El tema es doble:1. la facturación y cobro del caso son más complicadas. 2- El parentesco suele incrementar ( a veces no) el nivel de susceptibilidad abogado-cliente. Llevar a un pariente tiene sus riesgos y, a veces, no es recomendable. Hay quien se niega a llevarlos por principio, pero ello no es normal, y uno se puede perder temas interesantes.
  • Putas o, como es más políticamente correcto, trabajadoras del sexo o prostitutas. Para cumplir con la igualdad de sexos y la realidad, entenderemos incluidos a los “putos” que, cada vez, abundan más. Aquí el riesgo fundamental es que suelen ser temas penales y el caso suele estar perdido, además de no ser nada bonito y estar complicado el cobro. No entro en temas morales, cada cual ha de saber hasta dónde llega su moral. Aunque el coctel moralidad-derecho suele ser complicado si el uno o el otro término ( moralidad, Derecho) no se halla bien formado.
  • Pobres. O, como sería una denominación políticamente correcta, personas de escasos recursos económicos. Aquí el riesgo no es que no te guste el caso, es que no te paguen nada ¿ te lo puedes permitir? adelante. No es un colectivo para hacerse rico, pero alguien tiene que llevar sus asuntos, el renunciar a alguien por que, quizá, no te pueda pagar, es hacerle un flaco favor a la Justicia.

MARTINEZ TENDERO

Hace unos 20 años que conozco a José María Martínez Tendero, es decir, hace 20 años los dos éramos 20 años más jóvenes.

Recuerdo que fue en una exposición de Maturén en el Museo Camón Aznar. José María había sido el maestro de mi mujer, a la que le unía, y une, una profunda amistad. Cuando lo conocí, Tendero andaba flojo de salud, había sufrido un fuerte infarto y era una de sus primeras salidas. El infarto, por un tiempo, limitó su actividad.

Pese a tener una pintora en casa yo nunca he sido un gran entendido en pintura, me recuerda un poco el cuento del traje del emperador o el público del auditorio de Zaragoza, donde hay mucha gente entendida que siempre dice algo interesante aunque no sepa de lo que habla. Total que nunca me ha gustado la pintura moderna, y la antigua la he visto más como antigüedad que como pintura.

Pese a trabajar en la DGA, y ver obra de afamados pintores fieles al régimen y muy políticamente correctos, la pintura de José María me gustó más, y todo empezó porque él me dijo que ante un cuadro caben dos reacciones iniciales “me gusta” “no me gusta” y punto.

Recuerdo nuestro viaje a Londres, en el verano de 2000, con nuestros amigos Pepi y Juan, que a día de hoy siguen igual o mejor (o se cuidan mucho, o es cosa de la genética vasca, o tienen pacto con el diablo), en ese estupendo viaje hicimos un crucero por el Támesis en el que José Mari no paró de fotografiar edificios. De ahí surgieron las reproducciones arquitectónicas en su obras, reproducciones fieles que luego rompe con elementos abstractos y oníricos. El sueño, lo que se ve con los ojos cerrados, es una constante en sus obras.

“El que no sabe dibujar no llega a la abstracción” y es verdad porque se ve cada patochada por ahí que mueve a lástima. Tendero sabe dibujar, es tan preciso como una cámara de fotos, pero, consciente de lo frío, lo aburrido, y lo poco transmisor que puede ser el realismo, lo rompe siempre por donde menos lo esperas.

Es absolutamente imprevisible y, siempre, en evolución. Ahora, durante estos dos meses, expone en el Torreón Fortea de Zaragoza. Para mí que volvió a arrancar como pintor en Londres. Luego, vi, en Albacete en 2003, sus cities, el maravilloso cuadro que le dedicó a Alex para su boda, 2003, sus trabajos para la Expo de 2008 en Zaragoza, el cuadro que me dedicó y tenía en mi despacho, desde 2008, y ahora en mi casa,  su antológica en el Palacio de Sástago en 2010, donde fue un cuadro impresionante que tenemos suyo, el cuadro que hizo a mi hija para su comunión, 2012, etc…Lo último, en 2017, fueron los perros de Llanto, nombre de la exposición, que, con la violinista de los zapatos rojos, atestiguan que sigue experimentando.

De la nueva exposición diré pocas cosas:

1- Vayan con tiempo y ganas de disfrutar.

2- No se la pierdan.

3- No piensen que son cuadros para decorar su salón, para eso vayan a internet. Aún me acuerdo que en Londres dijo que las estatuas (muy  pintadas) de la abadía de Wenmister parecían ninots, y que la mayoría de cuadros de la National Gallery eran cajas de galletas.  Y es cierto, además, los ingleses no suelen tener buen gusto y amontonan cacharros.

4- Hay una denuncia a la guerras y su consecuencias en un cuadro enorme de 2 x 6 metros, que enlaza con otro de 1969, Tendero no es un pintor amable, digamos que es un pintor con una fina ironía, a la que une un gran trabajo por ser fiel a la idea que tiene en la cabeza. El actual, y prolongado, escenario de conflictos en África y Asia, con el tema de los refugiados. Le han llevado a ampliar el cuadro de 1969 que ya era una denuncia a la guerra. El cuadro empieza con un cierta luz, con una breve claridad y acaba vacío y negro. El observador que se haga la componenda que quiera.

5- Junto a estos cuadros hay alguna de sus magníficas arquitecturas rotas, y reconocibles, a que me he referido antes.

6- El perro es cosa aparte, hay dos, uno más amable, en color, y otro más duro, en blanco y negro, a mí, personalmente, este último me parece lo mejor.

7- Todo es destacable, y no sigo más porque, si me dejo algo, involuntariamente, la  lio.

8- Por último, destacaré el cuadro de Jovi. Es difícil calcar el alma humana en un rostro, y Jovi lo pone fácil porque es una mujer sincera y sin doblez alguna. Lo difícil es retratar bien a una buena persona, y este cuadro lo consigue.

Pensaba que iba a ser breve al hablar de José María pero son muchos años, muchas vivencias y muchos amigos comunes. En fin, es la prueba viviente de que de su generosidad, tema que merece capítulo aparte, también se vive, y que da gusto toparse por la vida con gente generosa como él.

Seguiría pero paro aquí. No se pierdan la exposición.

Hispanofobia

Este es un tema curioso del que hemos hablado hoy en una tertulia. ¿Qué ocurriría si España no hubiera existido?, a parte de que Cataluña sería más feliz y, probablemente, nosotros aún más. La Iglesia Católica sería más pequeña, sin España ni América, claro que su hueco lo hubiera llenado la muy católica Francia, hija primogénita de la Iglesia, pues es de todos conocido su extremado celo apostólico.

América no se habría descubierto el 1492 sino algo más tarde y quizá por pueblos como los ingleses, pueblos sin ninguna enfermedad, y que, en vez de mandar a los indios, que quedaran, a reservas, se hubieran mezclado con ellos, pues de racistas, es conocido, no tienen nada, hoy habría mucho mestizaje, de hecho los USA serían estados mestizos.

Y, ¿qué vamos a decir de la pintura, escultura, literatura, cine, y demás bellas artes? nunca hemos creado nada, con lo cual… Velázquez, Picasso, Lorca, Lope y demás, son autorcillos.

El mundo se llenaría de suecos, daneses, ingleses, alemanes, belgas, etc… gentes que, como es sabido, tienen en común ser muy divertidas y un sentido del humor tremendo.

España fue, y es, un puro accidente dentro de la lógica mundial. Algunos han llegado a sostener que es menos que paisitos como Bélgica. La ignorancia es muy atrevida. A veces viene bien callar, se aprende mucho.

Se han dicho y  se dicen muchas cosas, como que España se pulverizó tras la Armada Invencible, hay gente que no sabe que la mayor extensión de la monarquía hispánica sucede con Felipe IV, antes de 1640, y no con Felipe II, hay quien no sabe que la derrota importante de España fue Rocroi en esa década y no la Armada Invencible cincuenta años antes. Hay quien no sabe que, pese a haber decaído en el siglo XVII, en el XVIII España contaba y daba guerra entre las grandes potencias mundiales.

España empezó a perder su poder cuando, en el siglo XIX, pierde su Imperio. Hoy es una nación europea más, de las más potentes, y aún lo sería más si no estuviera tan plagada de gilipollas.

LIBRO

Estoy escribiendo un libro. Se va a editar porque así convino mi despacho (Cuatrecasas) con Edelvives cuando me retiré. Lo estaba escribiendo sobre la Casa aragonesa, y lo acabaré algún día, pero a la vista de las  sandeces jurídicas de los independentistas catalanes, prefiero un manual que hable de qué es el Derecho.

Algo sencillo para todo el mundo, dirigido a gente no perita en Derecho.

Para no hacer un tostón, me gustarían tus sugerencias, temas que tratar, para ir al grano.

Tiempo postnavideño

Hoy se acaban las Navidades, La fiesta del Bautismo del Señor pone fin a este largo periodo en el que, estaremos de acuerdo, se come mucho. Las fiestas son de todo tipo, las hay familiares, reencuentro con los amigos, cambio de año, fiestas para niños. etc…

Por eso habría que analizar qué pasa después de la Navidad.

Es claro que se ha analizado qué pasa después de la vacación de verano con el síndrome de depresión post vacacional y esas cosas. Después de Navidad es distinto. La Navidad es un ciclo cerrado y nadie la añora como el verano, la Navidad es un poquito empalagosa y la gente acaba harta de tanta bondad, además la Navidad forja bien nuevos propósitos y ello es como comenzar de nuevo. Por otra parte hay quien añora volver a la rutina porque la Navidad no la eliges tú sino que haces lo que te toca, empieza con las vacaciones escolares, cenas/ comidas de empresa, familiares, en casa de los suegros, otra cena/comida, los regalos, otra cena, el turrón… la rutina es más sencilla.

A mí, sin añorar la Navidad para nada (aunque me gusta) los meses de enero y febrero me causan cierta melancolía. Son meses duros de invierno, sin casi fiestas, un tanto planos… en fin, es una visión subjetiva.

Cierto es que empezamos otro año. La Navidad estuvo bien pero ya pasó. Podemos volver a ser normales y no querer a tanta gente ni ser queridos por tantos, por favor. Un pequeño excursus: a mí en el tiempo prenavideño, yo creo que imbuído de bondad ante el tiempo que llegaba y la visión de mi silla de ruedas, me dijo un conocido, antes amigo, que me quería mucho; pues yo no, nada de nada. En fin, sin más, hay quienes no cambiamos nunca y estamos siempre igual, apreciamos siempre a la misma gente, básicamente a gente que no es falsa. Lo dejo ahí.

Hay que reciclar, ver dónde estamos y partir ya.

2018 es largo y hay que aprovecharlo bien. La tontería la dejamos para fin de año que nos estará permitida.

Recomenzar, eso es lo que toca.

Coaching

Todo el mundo ha pasado alguna vez por una “charla motivadora”, normalmente en grupo. No me refiero a la de confesores, consejeros espirituales y psicólogos, cada cual en lo suyo, sino a aquella especie, surgida hace unos años, de gente que te dice lo que tienes que hacer por tu bien.

Te entrenan, no se sabe muy bien para qué, y como todo lo importante y mistérico está en inglés, ellos son “coach” y te hacen “coaching”. El “coaching” se basa en una no acostumbrada proclamación de lo obvio, lo que lo hace sorprendente para muchos, es eso, la falta de costumbre de lo normal.

No se me entienda mal. No voy a demonizar el “coaching”, hay cosas obvias que sabe reformular y, realmente, motiva a muchos. Lo peor es el uso de términos en inglés y que hay mucho charlatán.

La proclamación de lo obvio es algo evidente, nada hay nuevo bajo el sol y si hay algo nuevo no lo va a descubrir un “coach”, ello unido al escaso criterio imperante y a las ganas, en general, de salir de la rutina, dan lugar al triunfo del “coaching”.

Lo que es difícil es evitar el triunfo de los charlatanes, y aquí abundan mucho. Sobre todo en charlas colectivas donde se suelta el dicursito motivador sin escuchar, uno a uno, a los asistentes.

El charlista, dotado de una labia evidente, nos cuenta su anterior vida descarriada hasta que vio la luz, etc…

Hay quien es realmente bueno, pocos, pero los hay. Lo normal es gente del otro tipo, no se fien de que vaya mucha gente a verlo, fiense del propio criterio, se pilla pronto al charlatán: 1- Su elevado caché por dar consejos, 2- La visión de la luz, 3- No escuchar nunca…

Yo pienso que todo, o casi todo, el problema personal se soluciona cuando el que lo sufre lo cuenta. Necesita a alguien que le escuche, no que, directamente, le diga lo que tiene que hacer.

Muchas veces basta con escuchar, el que habla se va haciendo, él sólo, la terapia.

 

Reparos

Reconozco que, como soy un poco antiguo, tengo ciertos reparos por todo. He leído, como siempre, vuestros comentarios a mi último artículo, y son tan generosos, que me da cosa responderlos uno por  uno, o sea, que muchas gracias a todos.

Además, y como lo publico en redes sociales (Facebook, LinkedIn y twitter) me han llegado muchos agradables comentarios por ahí.

Escribo sin un orden preestablecido, sólo me obligo a escribir, al menos, uno por semana para que no muera este blog, sin más.

Este blog es un poco caótico, pero yo soy así. Antes de que me pierda, hablaba de los respetos humanos. Yo pertenezco a una generación en la que, para bien o para mal, nos enseñaban a no mostrar nuestros sentimientos en público. Era famosa la frase de “un hombre no llora aunque se vea las tripas en la mano”. por un lado no estaba mal ya que acababa con el sensiblerismo, por otro lado era un idea devastadora de la propia personalidad.

Antes blogs como este, relatando la enfermedad, eran inconcebibles, un minusválido era como una maldición de Dios, hoy en día se aborda todo con más naturalidad. He de reconocer que a mi me cuesta esa naturalidad. Quizá porque la vida me ha llevado a desprenderme de cosas, de modo inevitable, pero aún no me despego de mi Ego. Lo otro cuesta pero no te queda otro remedio y lo aceptas, si bien es legítimo no aceptarlo pero sólo se consigue sufrir más,  desprenderse del Ego es más complicado. La forma de ser, forjada durante años, eso es el Ego. El tema no es pasar del Ego sino desprenderse de él, es decir, ser conscientes de que la corriente de la vida nos lleva y no aferrarnos a nada.

Cuesta, pero lo otro, lo que hacemos todos por costumbre o miedo, es peor. Todo el mundo, no sólo aquellos en que es evidente, debe experimentar el abandono, es mejor hacerlo voluntariamente que, obligatoriamente, la vida te lleve a hacerlo o no hacerlo nunca.

Hablaba de los respetos, que me voy, a mí me cuesta rememorar, o hablar del pasado y ponerlo en un post. Me cuesta hablar de mis sentimientos, el blog me ayuda poco a poco a ello y las conferencias también.

Estoy a medio camino de una Sociedad en la que importaban mucho las formas, y otra más “natural” en la que no importan en absoluto. Como siempre, en España, nunca sabemos darle su valor a las formas y así nos va.

Formas hay que guardar pero no nos deben encadenar. Recuerdo que en la DGA los Letrados éramos de los pocos funcionarios que íbamos con traje y corbata, así se nos reconocía de lejos y no parecíamos unos mozicos de pueblo.

Las formas están para algo, es como los sacerdotes, ya no entro en cómo van vestidos por la calle, pero hay quien en Misa se pone sólo el alba y la estola y parece un loco. Decencia en el vestir, por favor,

Como los diputados que van en jersey al Congreso y se ponen traje para ir a la comunión de la sobrina, el mundo al revés.

Total, que estamos en una generación que no se corta un pelo para nada, ahora, eso sí, lo que tengo observado que para dar su opinión en causas arriesgadas se callan. a lo mejor ayudan pero nunca opinan, no sea que…