ETAPAS

“Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir” así de alegre se expresaba Jorge Manrique en el siglo XIV. La experiencia dice que, más tarde o más temprano, mejor o peor, todos palmamos. Por tanto, salvo una vida muy corta, la vida tiene etapas. Tampoco hace falta llegar a ser un abuelito para ello. En mi caso. con 52 años, he experimentado varias etapas, incluso dentro de la enfermedad he tenido varias.

Lo contrario es tener una vida convencional, rectilínea e inexistente, cuya existencia proclamamos y vemos en algunos vecinos que, según nosotros, llevan “una buena vida”. Antes de esto no nos fijamos en casos como divorcios y separaciones, los borramos de nuestra mente y borramos el dolor que generan  “porque es algo normal y cotidiano”. Los minusválidos somos un problema. Primero porque no saben cómo llamarnos, ahora lo sordos son “discapacitados auditivos” aunque, después de tanta mandanga, oyen igual de mal. Es algo estético, no real, se trata de borrar una realidad. Es como la ley de Dependencia: hay que dar repuesta a los dependientes y punto.  Cuando se dote, cuanto antes mejor, la Sociedad se podrá olvida tranquilamente de nosotros, alegarán que la Sociedad hace todo y más, y que hay mucho caradura cobrando ayudas que no le corresponden. Será otra lucha.

Una vida recta ni tiene meandros ni etapas. Lo que pasa es que nuestra vida es como un rio y no sé de ningún río que sea recto. Se de gente que no le gustan las sorpresas que depara la vida. Unas son agradables y otras, aparentemente, no. Pero de todas hay que aprender, es la situación que nos toca vivir. Lo contrario es bloquear el rio y que el agua no fluya, se estanque, se pudra y no sirva ni para beber. Esto nos puede pasar a todos, nadie, salvo autoengaño, tiene una vida rectilínea, quizás Alicia, pero, mala noticia, no existió.

Las etapas, que pasa cada cual, son oportunidades de aprender o de desaprovecharlas. Integramos mucho cuento que nos lleva al sufrimiento, por no parecernos al modelo ideal, a la desesperación y al desaprovechamiento y así seguimos igual no aportando nada bueno sino sólo cosas malas por una idea inexistente.

 

Published by

Luis Murillo

Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. Retirado por enfermedad. luismurillojaso@gmail.com

2 thoughts on “ETAPAS”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *