Catarro

Como casi todo el mundo, he pillado un buen catarro. Sumando el catarro a lo que tengo ando fatal.

Mi patología de base va según lo previsto: mal. En julio de 2015 un médico en Barcelona ya me describió, a grandes trazos, la evolución. Me dijo que los síntomas no se notaban a corto plazo sino a largo. Me centraré en dos, el equilibrio y el habla.

En todo ello, partiremos de diciembre de 2014 que es cuando me diagnostican la enfermedad, de hecho en julio de 2014 dejé de correr porque me caía en los cruces.

Hasta noviembre de 2016 no necesité silla, luego sí. Hasta junio de 2018 andaba ahora voy siempre en silla y acompañado por lo que pueda pasar. Necesito supervisión para cambiarme de silla en casa. He pasado de la absoluta independencia a la total dependencia. Nunca me ha gustado depender pero no me queda otra. Lo más complicado de la enfermedad es la dependencia. Ello conlleva que te tengan que hacer otros lo más básico y asumir que lo hacen a su manera y con la mejor voluntad.

Con el habla empecé con algún defectillo en 2015/16, desde 2017 parezco el pato Donald. Tampoco hay mucho que decir, procuro hablar lo justo por que lo de oír “¿qué?” no me va.

Psicológicamente me gusta más el invierno que el verano y la noche que el amanecer ¿depresión? es posible. Escribir y leer me mantienen ocupado, cuando llegue a ver doble ( sin beber) o dudo.

A cambio de todo este rollo hay que decir que 1- Afortunadamente no puedo incidir con mis prejuicios en la educación de mi hija adolescente, la veo crecer y decidir con la ayuda de su madre. 2. Nunca me he hecho la pregunta de ¿por qué a mi?, miento, la semana pasada estuve tentado pero concluí que no servía para nada. Son cosas que pasan, y no siempre les pasan a otros. 3. Creo firmemente que esto no es una “prueba” de Dios, Dios tiene cosas más importantes que hacer. 4. Me sigue gustando mucho mi trabajo, y en Cuatrecasas me dejan colaborar.

En definitiva, creo que esto son cosas que pasan. Al ser una enfermedad larga te vas acomodando y vas cambiando. Dejas tu trabajo, vendes tu casa, te vas de alquiler, etc… Todo se puede hacer, tomárselo a mal es tontería y ayuda poco.

 

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

6 thoughts on “Catarro”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *