Diario

Hace un año, cuando comencé este blog, mi profesora de yoga me sugirió que lo podía escribir a modo de diario. No le hice caso y escribí de todo un poco. Yo creo que siempre me he credo muy importante por lo que era o por lo que sabía, y ahora veo que no. He publicado en Facebook y LinkedIn artículos de este blog y para la gente son interesantes los de la enfermedad, reflexiones sobre la enfermedad o sucedidos que tengan relación con la enfermedad, mis reflexiones vivenciales, políticas o profesionales, resultan, con gran dolor de mi ego, mucho menos interesantes.

Y no es que la gente sea morbosa y le guste leer desgracias, no. La gente busca reacciones ante algo nada deseable, sin más.

Ciertamente, en todo lo que tengo y soy, salvo esta maldita enfermedad, soy igual a muchos. Lo único que me diferencia es que, afortunadamente, somos pocos los que padecemos esto, y lo único que me puede singularizar, es mi reacción.

O sea que la idea del diario, estaba bien. Soy un poco tardo. Me doy cuenta de todo pero tarde, así trabajo más.

Esto debió de empezar en 2012, pero eso lo cuento ya en otra parte del blog. Hasta 2014 casi no me di ni cuenta. En octubre de 2015 cogí la baja. Lo llevé bien hasta este verano y hoy lo llevo a pulso.

Aún no tomo antidepresivos, y espero que no, pero a ver si me adelanto a lo que me pasa y no sólo me conformo, que no es poco pero no es suficiente.

La gente te mira y define bien, esto es horrible, lo que no sabe es que, sin ser deseable para nada, todo el mundo lo puede sobrellevar, incluso muy bien. Hay quien no sobrelleva bien ni una pequeña contrariedad, pero que se lo haga mirar, Y no creáis que por sobrellevar lo grande se lleva lo pequeño, a todos nos pasa que, a veces, podemos con lo grande y nos desestabiliza lo poco.

No hay enemigo pequeño, hay que mirarlo de frente para ver cómo es. Sólo así veremos si es una chorrada o hay que preocuparse. Hay que tomar las verdaderas dimensiones del problema, cosa que cuesta, y reaccionar. Si no reaccionamos, lo mismo es que nos mola el problema y queremos un vida dura y sacrificada, para que los demás nos digan lo buenos que somos. Pues eso es muy cansado y los demás bastante tienen con lo suyo, porque todo el mundo tiene preocupaciones y los temas alegres se agradecen más.

Esto empezó hace unos años, es un proceso en el que se va cambiando, pero, no nos engañemos, es una putada. Te toca y te toca. Te puedes rebelar, poner triste pero ¿para qué? Es mejor aprender, si bien, uno es lento y sigo siendo igual de poco simpático que antes.

 

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

6 thoughts on “Diario”

  1. A mi me interesa todo lo que escribes, de tu vida, de política y de lo que te sea… , pero es cierto que comentaristas de la actualidad política hay muchos (y más últimamente) …, sin embargo poca gente puede hablar de tu vivencia con la enfermedad.. Además, sin darte cuenta, pones voz a muchas personas que sufren enfermedades… Así que sigue escribiendo.. , y de política también

  2. A mí también me interesa todo lo que escribes, y mucho. Admiré siempre lo buen abogado y mejor persona que fuiste en tu etapa en Cuatrecasas, y mucho más ahora, donde lo verdaderamente importante se te sienta enfrente. Sigue con tus textos para que todos podamos de vez en cuando hacer una pausa y pensar, que falta nos hace. Un beso.

  3. Aunque sea en un blog, creo que es bueno el poder expresarte te lean o no, lo importante exteriorizar lo que llevas dentro. En mi caso me sirvió muchísimo como sabes fue la pintura, lleve muchísimo mejor igual la enfermedad que el tratamiento, así sigo,,,en mi mundo feliz, entre pinceles busco mi equilibrio,,,y te aseguro que se encuentra. Nunca dejes de escribir no por quien te lea, sino por ti el gran bien que te hace,,,,,,,te admiro mucho

  4. Enhorabuena Luis. Aunque no nos guste y nos olvidemos en la “normalidad” del día a día, la enfermedad es parte de la vida. La vida es corta y tu testimonio, muy importante para recordarnos las prioridades. La prioridad somos nosotros mismos, los seres humanos, sin título ni nómina a considerar. Que estamos de paso y algunos no se han enterado todavía. Sigue así. Que lo lleves lo mejor que puedas y no tires nunca la toalla. El mundo necesita testimonios como el tuyo para priorizar y no enredarse en nimiedades. Un abrazo de una compañera de profesión.

  5. Yo acabo de descubrir este blog, y sí, me interesa hasta la parte política. Lo que no es verdad es lo de poco simpático, ahí te has colado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *