Democracia

Dicen que decía Tierno Galván que “la democracia no es sino la lucha por la democracia” entiendo pues, que la democracia no es un concepto estático sino dinámico.

Democracia es un sistema de gobierno que, etimológicamente, significa “poder del pueblo”. Pero claro, se podría entender como “poder Popular”, y hay quien así lo entiende, o poder de las mayorías, y hay quien ha usado esto para convertir una democracia en una dictadura de libro.

Últimamente Puigdemont y sus secuaces hablan mucho de democracia mientras movilizan al enfrentamiento a una parte importante de la población.

Democracia es un concepto antiguo y muy baqueteado. Lo primero habrá que ver qué es. Parece claro que la historia nos da pistas, las democracias populares encubren dictaduras, si se adjetiva el término vamos mal: democracia real, participativa, popular… si se usa mucho (como Puigdemont) algo encubrimos, si se confunde democracia con votar es como mezclar churras con merinas, de hecho se vota en las dictaduras. Es un concepto complejo. Podemos decir que se basa en tres puntos: 1. Respetar la opinión de las minorías, darle un cauce posible y darle la posibilidad de convencer a la mayoría. 2. Respetar el imperio de una ley igual para todos. 3. Concebirla como un concepto dinámico que va cambiando con los avances sociales, es decir, va calando en la vida de la gente: partidos políticos, movimientos sociales, participación ciudadana… En estos puntos se basa, sin ellos no hay democracia, y la democracia los perfecciona.

Además de ello, hay que arbitrar un sistema que le dé la voz a los ciudadanos en los asuntos de gobierno, elección de representantes, participación, etc…

Hay que ver hasta dónde se llega porque no hay que olvidar que la democracia es un sistema de gobierno y dónde no hablamos de gobierno, o hay otros valores, por ejemplo la justicia, o, a lo mejor, la democracia sobra del todo, o, como en muchas decisiones docentes, no puede ser lo mismo el voto de un alumno que el de un profesor. La democracia es un sistema de gobierno, y no otra cosa.

No es una fe, ni algo obligatorio, no es un término unívoco, ni está en posesión de nadie. Es un mero sistema de gobierno sujeto a perfección diaria. Si se va pensando, cabe esa perfección, si se busca alternativas conseguiremos otro sistema de gobierno, ¿mejor o peor? depende.

 

 

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *