No pensar en nada

Últimamente el monotema nacional del momento me ha poseído. No escribía casi de otra cosa y me iba radicalizando hablando mal de gente que no conozco y defendiendo una bandera más de la cuenta. Cierto es que en Televisión, radio y redes sociales, el debate es el monotema y la pregunta es ¿cómo hemos llegado hasta aquí?.

Quizá hemos pasado de la amenaza, ahora nos movemos por motivos sentimentales, y metemos la pata. Ahondamos más y más la fractura y nos llegamos a creer que nosotros la hemos provocado, por… existir.

No es así, nosotros no hemos provocado nada pero no seamos estúpidos y seamos asertivos. Es difícil hablar con gente engañada, manejada y con los valores del revés cuyos dirigentes tiene un fin torticero. De hecho hablar de legalidad con esta gente es como no hablar dado que a legalidad les da igual.  Ahora bien, no incumplas tú la legalidad que te enteras.

Está claro que lo único que se puede hacer es ser asertivos sin herir a nadie. Yo ya he dicho, sobradamente, lo que pienso del tema, o sea, que me callo y ya paso. Soy consciente de que no puedo hacer otra cosa salvo mal y radicalizarme. Va a ser difícil que no me domine un tema tan triste pro habrá que intentarlo, además la vida trae otras cuestiones más ordinarias, reales e importantes y que dependen más de lo que haga, o de cómo se las tome, uno.

Hay que dejar el monotema en su sitio, entre otras cosas, porque ya resulta aburrido, triste y nos impide avanzar. Dejemos claro lo que pensamos y dejemos el tema, a otra cosa que hay muchas.

No pensar en nada, mente en blanco para recomenzar, para encontrarnos con nosotros mismos, para ver cuál es la pequeña misión que da sentido a nuestra vida. En la mayoría de los casos será una pequeña y ordinaria misión, no será grande y ostentosa, a lo mejor no nos gusta, pero hay que saberla llevar bien.

Quizá no estemos aquí para salvar al mundo, pero quizá sí para pequeñas cosas que sólo nosotros podemos hacer y que ni vemos.

Esforcémonos por ver, vaciemos nuestra mente de grandes cosas, reduzcámonos a lo que somos y veamos lo que los demás esperan de nosotros.

 

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

3 thoughts on “No pensar en nada”

  1. Extraordinaria, lúcida y honestísima reflexión. Por ahí ha de ir nuestra aportación al bien común en estos momentos en que hay demasiada gente interesada en el ruido, el follón u el «mal rollo».

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *