Voluntarios

Hace poco iba  con mi silla subiendo el Paseo de la Independencia de Zaragoza. Iba con cierta precaución porque siempre he tenido miedo de que me atropelle alguien que esté consultando su móvil por algo que, seguro,  no puede esperar. Desde hace poco. conviven, además, en el Paseo, testigos de Jehová, peatones con móvil, y voluntarios de organizaciones caritativas en busca de socios.

Me referiré a estos voluntarios pues fui atropellado por uno de ellos. Era un día cualquiera, yo subía temprano al fisio, y a lo lejos vi a un voluntario de Intermon-Oxfam persiguiendo a una señora para que se hiciera socia. Yo seguí mi camino, él ni me vio, y se me cayó encima, yo aún me disculpé y él no dijo nada, se levantó y se fue.

Como el lector puede imaginar me quedé bastante fresco. En fin…

Enseguida lie esta situación a algo que hemos vivido o vivimos todo. Este joven no está en la calle por gusto (creo) le pagan algo (poco) por cada socio que hace, eso es como quien tiene un bonus anual que depende del producto que vende o de los números que hace. Sucede que venderá a cualquier precio ya que quiere cambiarse de coche o lo que sea. Sucede que venderá cosas que ni entiende, que, quizá, no son muy buenas para el cliente, pero bueno se entiende que no hay que decirlo todo, que perder la venta y ver minorado el bonus es de tontos.

Es lo que nos ha pasado a todos con la crisis. Desde los bancos se ha querido crecer y se han ofrecido bonus sustanciosos a sus empleados y nuevos y raros productos bancarios. Los empleados, para obtener el bonus, vendían lo que fuera. Muchos clientes, con tal de obtener ganancias, compraban lo que no entendían. Y así hasta que todo explotó.

Es una avaricia global, y volveremos a ella con independencia de la posición del arco político en que nos situemos. De hecho, en el caso de las tarjetas black, ha habido gente de todos los colores políticos imaginables y es que el dinero es lo que es. La avaricia es algo previo, e ínsito al ser humano, es uno de los antes llamados “pecados capitales”. Sobre la avaricia no se reflexiona y la tenemos todos, con independencia de nuestras ideas políticas.

Si somos inconscientes a que somos de natural avariciosos, si no tenemos medido el grado en que lo somos, ni sabemos qué cosas desatan nuestra avaricia, lo veremos todo normal y atropellaremos todo lo que se interponga en nuestro camino con tal de obtener nuestro objetivo.

Para este voluntario había que conseguir socios y lo demás no existía, ni lo consideraba. Lo malo, para mi, es que entre “lo demás” estaba yo en ese caso.

 

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

One thought on “Voluntarios”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *