Vivir no es lo mismo que estar vivo

Eso dijo el predicador de la Misa a la que asistí el pasado domingo. Y la frase es cierta, se me quedó, y he ido reflexionando sobre ella.

Cierto que hay casos claros, como la muerte cerebral, done uno puede estar vivo pero ya no vive, pero ni me voy a referir a eso ni a la eutanasia, cuestión que, afortunadamente, nunca me ha interesado.

En fin, voy a hablar de concepto de “vivir”, ¿qué es vivir?, ¿qué es la vida? “una pasión una sombra, una ilusión…” según ” La vida es sueño”, yo prefiero decir que la vida es un regalo (se nos da sin pedirlo, bueno o malo depende de cada cual) y, mientras dura, hacemos lo que queremos y  podemos.

Hay gente que define la vida en sentido negativo, diciendo todo lo que no hace “porque eso no es vida” son gente culturalmente pobre, de vida limitada, y  sin ambiciones, pero que, en vez de reconocer claramente que son unos vagos o unos incapaces,  dicen que ellos se dedican a vivir, que gozan de calidad de vida, y se dedican a criticar a todo el mundo. Una muestra clara de que no se está conforme con lo que uno hace es criticar a todo el que pasa.

Entre las críticas frecuentes críticas a emprendedores o despachos como Cuatrecasas está “que esa gente no vive” y aparecen los pseudoprogres que saben vivir y trabajar. Yo, le verdad, es que debo de ser tonto pero, en todos mis trabajos, incluido Cuatrecasas, me lo he pasado bien y, cuanto más liado, mejor. Además he buscado siempre más responsabilidades. No sé si he estado vivo pero vivir lo he vivido. Quizá me he equivocado en algo pero eso es otra cosa.

Como es otra cosa el dolor. No podemos pensar que la vida es ajena al dolor y que, si hay dolor, esta vida no merece la pena, El dolor se suele presentar sin buscarlo, como un compañero inevitable y lo aceptas o tú mismo. Ahora voy a ver, por cuestiones laborales, a un amigo a quien se murió su hija hace unos años. Yo no me imagino mayor dolor. Pues este amigo y su mujer lo pasaron fatal y lo superaron con el tiempo y en la medida de lo posible, y siguen vivos, no se limitan a pasar la vida, y el que está vivo crea vida. Yo creo que han pasado la mayor prueba que puede tener una persona.

El dolor va con la vida, pero hay que identificar dolor de lo que es un fastidio o una mera rabieta, no podemos decir. “llevamos mala semana, a ti se te muere el padre, yo pierdo el lápiz”. Cuidadín, no nos pasemos, hay que identificar el dolor y separarlo de una mera chorrada. Luego hay que dar rangos, hay dolores económicos y los hay con solución y sin solución, hay dolores personales, propio o ajenos, cercanos o no, con solución o sin ella. Visto todo, ponderemos bien, para saber dónde estamos, si nuestro dolor nos puede consumir un tiempo o si le damos más importancia de la que tiene.

Nos haremos un favor, y se lo haremos, consciente o inconscientemente, a los demás, si valoramos en su justa medida nuestro dolor, si nuestra respuesta no es desproporcionada. De ahí la virtud de la templanza.

En fin, me he metido, como siempre, con los progres, que me ponen malo, pero lo que realmente me pone malo es que digan cómo tenemos que vivir. Hay quien le da vida trabajar a tope, hay quien no, hay quien le da vida el deporte, etc… Cada cual sabrá si, simplemente, vive o está vivo.

Lo importante es autoexaminarse y rectificar si es necesario, un punto de alarma llamativo es si se citica a los demás, entonces hay que pararse y ver porqué y en qué medida, quizá estamos criticando por pura envidia.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

One thought on “Vivir no es lo mismo que estar vivo”

  1. Totalmente de acuerdo con el mensaje del post. Particularmente me inspiran mucha lástimas las personas que me dicen, “no trabajes tanto, también tienes que vivir”, de lo que deduzco que cuando ellos trabajan se consideran muertos. Debe ser duro morir 8 horas al día…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *