Caricias

La verdad es que, muchos días, no entiendo lo que me pasa, esta enfermedad etc… lo que llevo muy mal es el etc. La dependencia la llevo fatal.

Pero bueno, últimamente es el cambio de casa lo que más me viene en mente. Es así mejor, pero cuesta asumirlo y sonreir cuando se está sólo o con los más íntimos.

Pero bueno, son coplas que a las 10 de la mañana se pasan. Lo que me tengo que acostumbrar es a que mi ritmo no es el de antes, que no me acostumbro y ya toca.

Estos días pensaba en una conversación sobre la enfermedad, sobre su sentido, sentido creo que tiene porque para cosas sin sentido ya hay obras humanas bastantes, fin de la cita.

Sentido tiene, es una “caricia” o una gracia especial de Dios que aquí vemos al revés. Normalmente, y eso es muy bueno, confiamos en llevar un vida plena de salud, familia, profesión, dinero,… pero, a veces, alguno, conocido, sufre algo inexplicable, haced recuento alrededor. Ese “alguno” o se muere de repente, o lentamente, o sufre una cruel enfermedad que desemboca en el cajón de pino,

Cierto es que Dios te da fuerzas antes, porque te planteas esto en frío y te das de baja.

El que lo sufre tiene dos opciones:1- llevarlo bien 2-Llevarlo mal, es como todo en la vida, la enfermedad no cambia nada, sólo que te hace más peculiar.

El enfermo sufre, o no, lo que le toca. Lo realmente importante son las personas de alrededor, porque el enfermo aunque niegue su enfermedad no puede huir de ella. Pero los demás sí que pueden optar por irse, o no verlo. Y no me refiero sólo a los más próximos, que ya me ayudan a vivir, me refiero a todos.

Me refiero a la gente que te cruzas en el camino, a aquella señora que me abrió la mochila y a la que le di las gracias y me dijo “Con qué poco nos ponemos contentos los dos” yo le dije: “Sí, quizá es poco para usted, pero es mucho para mí”.

Quizá el sentido es dejarse querer, dejarse hacer, quizá… por mi parte tenga que aprender. Me cuesta, aún estoy centrado en lo bien que hago todo y llevo esto, que eso me cuento,  aunque quizá no esté entendiendo nada de nada.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

13 thoughts on “Caricias”

  1. Me ha encantado lo que acabo de leer Luis,…, sólo espero estar a la altura de darte siempre todo el apoyo que pueda, porque, aunque no vivamos cerca me acuerdo de ti todos los días y rezo porque tengas buen ánimo, y para que te cures, que nunca se sabe lo que puede pasar. Un abrazo!

  2. Hola Luis
    Soy amiga de tu hermano Jaime y siempre me manda tu blog y quería darte las gracias porque me encanta leerlos y me ayudan. Si vienes por Madrid me encantará conocerte en persona. Mucho ánimo y sigue así que eres un gran ejemplo y una gran persona. Un abrazo y feliz finde paloma

  3. Muchas gracias Luis por tus palabras son realmente admirables y dejan una estela de esperanza y amor adiós que me sirve de gran ayuda.
    Cesar

  4. Precioso, Luis! Qué grandeza de espíritu la tuya.
    Creo que la esencia del alma de una persona está en sus palabras.
    Es un gran regalo leer y descubrir las tuyas. Un acto de valentía y generosidad que me gustaría agradecerte.
    Carmen.

  5. Eres Grande Luis!!!!!
    Estas y otras reflexiones las tenemos que compartir alrededor de una mesa.
    Pronto una comidita y reflexionamos juntos!!!!!

  6. Gracias Luis. De nuevo, gracias por compartir tus reflexiones, que tanto ayudan.
    Nos vemos pronto en el café marujil!!

  7. Me quedo sin palabras ante tu reflexión. Y te entiendo, aunque también pienso en si hay algo que entender. Puedes sentirte orgulloso de compartirlo aquí y regalarnos estas líneas.
    Hace un tiempo una amiga muy querida me enseñó una frase que me gustó mucho: “Dios da las batallas más duras a sus soldados más valientes”
    Todo mi ánimo y mi agradecimiento para ti. Un fuerte abrazo de esos que salen directos del corazón ❤️

  8. Hola Luis,
    hace ya 6 años que dejé el despacho (soy aquel de RRHH que venía de Barcelona…) y, entre esos años y la lejanía geográfica, desconocía tu circunstancia actual; me he enterado por casualidad al ver una foto tuya en Linkedin y, a continuación, tras bucear en el blog en el que ahora te escribo.
    Ha sido un placer leerte; lección de vida, de cómo saber apreciar lo que realmente tenemos y que no siempre valoramos en su justa medida: los que siempre están cuando hay que estar.
    Mucha fuerza y ánimo, y gracias por la lucidez, el sentido del humor y la claridad que transmiten tus palabras.
    Un fuerte abrazo.
    Juli

    1. Hola Juli, claro que me acuerdo de ti, por ahí tengo la equipación que nos diste para correr, nada menos que en junio de 2009, a Ismael Jorcano y a mi. Me aegro que te guste el blog y más de que me escribas. Lo creáis a no, una intención vuestra (pensar, rezar, escribir, acordarse, etc…) aunque os parezca poca cosa, es un gran apoyo.

      Un abrazo

    2. Hola Juli, claro que me acuerdo de ti, por ahí tengo la equipación que nos diste para correr, nada menos que en junio de 2009, a Ismael Jorcano y a mi. Me alegro que te guste el blog y más de que me escribas. Lo creáis a no, una intención vuestra (pensar, rezar, escribir, acordarse, etc…) aunque os parezca poca cosa, es un gran apoyo.

      Un abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *