Salario justo

Ayer recibí  un comentario de “Salario justo” que debe de ser algún “amenazado” o alguien que, por los motivos que sea, no da a conocer su identidad.

Hay que decir que el tono era muy correcto pero en el fondo estaba equivocado. Y equivocación normal y no del 100% sino en parte equivocado. Todos tenemos derecho a un salario justo, a una vivienda digna, a la cultura, incluso a no tener enfermedades graves, y a tener novia y que sea guapa. Luego te llega lo que te llega, A mí me llegó novia (ahora mujer) guapa.

Quiero decir que en 2004 no había TV Pública. El sector audiovisual en Aragón era pequeño e inexistente. Entre 2005 y 2006 se crea la TV Pública, hay producciones y se empieza a funcionar. La TV Pública no es mala, es la primera o segunda de más audiencia de la FORTA, es decir, con una región poco poblada y sin lengua cooficial, los resultados no son nada malos.

Además el sistema permite gastar poco vistos los grandes mastodontes clásicos de FORTA.

Sucede que hay quien reclama “salarios justos” ya que pertenecen a subcontratistas de lo grandes proveedores de contenidos y operaciones de la TV-

Pero la TV no tiene relación con los subcontratistas, los empleados deberán reclamar al contratista y éste, en su caso, al contratista principal.

Cierto que las leyes se han endurecido de forma que protegen más al subcontratista frente al contratita principal, cierto que la TV (contratante) ha de mirar por cómo se ejecutan sus contratos.

Pero es muy cierto también que el subcontratista acude al contrato a pecho descubierto, sin asesoramiento legal alguno, no sea que haya que pagar, y luego sus trabajadores, felices al principio, piden árnica.

También es cierto que hay mucho incompetente suelto que, después de hacer un módulo para FP, pasar en el paro una larga temporada, y trabajar un poco en una subcontrata, pide un “salario justo” cuando lo justo sería pegarle una patada en el culo.

A ver señores: que Aragón no es nada. Que el sector audiovisual se mantiene por la inversión pública. Que el empresario que trabaja bien (Oregón TV por ejemplo) puede hacer cosas, o quejarse de cosas con razón.

Que quejarse de los grandes proveedores es muy bonito y muy fácil, pero ¿hay alguien con solvencia que da todo  lo que requiere la TV? ninguno fuera de ellos.

Otra cosa es funcionarizar todo hasta las subcontratas, cargar de personal la TV, hacerla mucho más cara, y dar peores contenidos para recortar.

Modelo valenciano, que acabó mal y de la resurrección ni se habla. El subcontratado vive muy bien hasta que la gente se da cuenta que la TV cuesta más que vario hospitales, de ahí a que la DGA la suprima por innecesaria hay poco, y todos al paro.

Fin de la cita.

Ayer el Real Zaragoza (Bernabé quién te ha visto y quién te ve) nos daba otra tarde de agonía. La afición disparaba a la directiva y la propiedad. A ver señores que la directiva lo intenta, hace lo que puede. Y la propiedad ha puesto el dinero para rescatar un equipo que es una ruina. ¿La afición? pídeles 20 euros a cada uno y no queda nadie. Menos criticar y más apechugar.

Es otra muestra de lo que pedimos: todo. Tenemos derecho a todo, y la culpa siempre es del otro. Yo no voy a hacer nada, a mí que me paguen. Si soy bueno igual me contratan mejor, pero eso es muy cansado, si me asocio con otros igual puedo exigir más por servicios de valor añadido, pero eso es mucho pensar.

E ir a un abogado ¿para qué? reclamamos lo de siempre, nos hacemos el mártir, y tira.

Es claro que hay que mejorar las subcontrataciones pero, es claro también, que los recursos son pocos y muy limitados, por tanto la clave del arco está en una buena negociación que evite que la avaricia rompa el saco.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *