España

Al principio esto iba a ser sólo un artículo monárquico, pero no, va a ser algo más. Para el lector no habitual me confieso de derechas, no de centro-derecha ni del PP, y monárquico, pese a los inteligentes, ingentes y pesados argumentos de Alberto Garzón.

España es como es, nos puede gustar más o menos, pero no es Francia o Inglaterra, es un país que, como todos, es producto de su Historia. Por eso algunos la pretenden cambiar.

Un tema importante es saber si España ya existía con la Reconquista o si nace con los Reyes Católicos, pues bien ni lo uno ni lo otro. Antes de la Reconquista había una cierta idea de unidad de los pueblos peninsulares ¨las Españas” y después de la Reconquista surge una unión personal que es, más que España, la Monarquía Hispánica. Cierto que el rey suele titularse rex hipaniarum, pero, a veces, utiliza el singular hispanie, y, cara al exterior al menos, hay una unidad territorial.

No es nada distinto de lo que pasa entonces en otros reinos, el monarca reúne en torno a sí otras coronas, otros reinos que mantienen sus propias normas.

En los siglos XVII y, sobre todo, XVIII surge la idea de unificación de los territorios, un centralismo para mejor gestión de los territorios.

Surge en la Francia de Luis XIV y se exporta a España con los Borbones, un ejemplo claro de esta política son la abolición de los Fueros y la implantación, a nivel de todos los reinos peninsulares (salvo Navarra) de las Leyes e Instituciones de Gobierno de Castilla. De hecho en las monedas se ve una preponderancia de los símbolos de Castilla y León sobre los de la Corona de Aragón que “reaparecen” en el escudo de España con Amadeo I.

En el siglo XIX pasan varias cosas de importancia, Francia sigue centralizando el territorio, pero en España pasan cosas distintas:

1- A diferencia de Francia, con quien ha tenido relaciones de “fraternidad” monárquica hasta la Revolución, España ha sido un país invadido por “el francés”, a esa invasión ha reaccionado de varias formas.

a) La militar, en la que se defiende a “España” frente a la agresión exterior y donde destaca la resistencia en suelo catalán.

b) Echando vista a un pasado glorioso que nada tiene que ver con Francia (es decir, foralista y pre Borbón), pero un pasado hausburgués con un estado cuasi federal.

c) Persiguiendo a los “afrancesados” y sus ideas

d) Apoyando de manera acrítica a un rey nefasto pero, se supone, antifrancés.

2- Independencia del imperio español. La península se queda sola y empobrecida.

A España sólo le queda el orgullo de “haber sido” que se le acaba en 1898.

3- Los exiliados de la Guerra de la Independencia, afrancesados perseguidos, hablan lógicamente mal del país que les ha expulsado, lo que contribuye a la leyenda negra. España se protege cerrándose cada vez más a Europa. Lo mismo pasará en la Guerra Civil.

4- En el siglo XIX surgen los nacionalismos, se habla de naciones sin Estados y Estados con muchas naciones en su seno.

La rápida definición de Pedro Sánchez de nación como un sentimiento hay que completarla, nación es un grupo social unido por cuestiones étnicas, misma cultura, diferenciada, lengua, religión, costumbres y proyecto común.

Sucede que había Estados que, ya en el siglo XIX admitían naciones en su seno como la monarquía dual de Austria-Hungría (ejemplo ,hasta hoy un día, para los nacionalistas catalanes), sucede que hay imperios con muchas naciones en su seno, como el ruso y el turco, hay Naciones que se forman con la unión de varios Estados como Italia y Alemania, y luego está España.

En España la cuestión centralista sigue en el norte, el reino de Navarra pasa de Reino a Diputación Foral, y se reducen los fueros vascos, todo ello en reacción al carlismo.

Pero a finales de siglo surge el nacionalismo vasco y catalán que busca incansablemente diferencias, y, si se cuestionan, acude al “sentimiento” que es algo indiscutible, y se fomenta mucho al focalizarse en un “Madrid” símbolo del centralismo, oscurantista, antiguo, y represor. Al final, con Jon Juaristi en “El bucle melancólico” diré que para un nacionalista es catalán o vasco quien es nacionalista, sin más, un ejemplo claro es Gabriel Rufián.

La pretendida unificación del Derecho Civil en el XIX recibe la virulenta oposición de las regiones forales y hay un cierto “federalismo” civilista.

La cuestión territorial es un importante problema en la II República, Franco la ignora, parte del centralismo, y la Constitución de 1978 la aborda de forma pragmática y no da un nombre al Estado: federal, regional, etc….

Hoy en día la presión de nacionalistas catalanes y vascos es como para que Madrid no la fomente más pero que no haga concesiones con cargo al resto del territorio.

En España no hemos superado la cuestión nacional, y a lo que se ve en pocos países europeos. Hay una nación española que se reconoce fuera y que une en torno al deporte (fútbol) no sentimos legítimamente españoles en algún caso, pero dentro de España es un carajal.

El problema es que la clase política de este país es lo peor tras 40 años de mamandurrias, corrupción, peloteo, puñaladas, todo vale, unido ahora al “yo soy listo porque digo en redes sociales lo primero que se m ocurre y tengo muchos likes”, yo hablo por la gente, mi gente es la gente”, gente o genta, no decir gento para no confundir con Paco Gento.

Total que en España no hemos profundizado en la Constitución de 1978 que da un respuesta generosa, adaptada, y que cabe trabajarla mucho aún, al problema territorial.

Lo mejor es volarlo todo, tan español como poco práctico.

La Constitución también dice, en su artículo 56, que el  Rey es el símbolo de la unidad y permanencia del Estado. El Rey es un símbolo, no gobierna aunque algún podemita dice, interesadamente, que sí. El Rey es lo que nos queda y menos mal que no está sujeto a elección ¿se imaginan de Presidente de la República a Alberto Garzón? Yo emigro. Si fuera Aznar se produce otra emigración masiva.

El Rey aún es el símbolo común, de ahí los ataques dirigidos a desprestigiar la institución y su persona.

Hoy se busca subvertir el orden constitucional, crear falsas historias y repetirlas, buscando además el silencio del personal y la complicidad en redes sociales de gente que, no sabiendo nada, se hace eco de ocurrencias o de cosas llamativas e imposibles.

Yo sostengo que España ha creado una nacionalidad española contundente que nos cubre a todos, que tiene una historia rica y actualmente una norma, la Constitución de1978, que recoge muy bien su pasado, un pasado complejo, y la encauza a un futuro.

Pero también hay mucho tonto que hace de clá a un porcentaje, nada despreciable, de tontos cualificados que parecen algo, y que quieren dar la vuelta a todo para mandar ellos, como en Venezuela vamos.

 

 

 

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *