Y si no fuera cierto

Y  si todo en lo que creemos no fuera cierto, y si en el fondo somos puros peones de los poderes fácticos de siempre, nuestra fe es el opio del pueblo, y sostenemos, inconscientemente, a una casta. Es decir, sin saberlo, estamos equivocados y sostenemos unos poderes económicos que benefician a los corruptos y que nos pagan con el reconocimiento de libertades y derechos burgueses no reales.

Hace poco leí un artículo de Alberto Garzón sobre Venezuela que me dio que pensar, decía Garzón que Chávez había garantizado un régimen normal de comidas a todos los niños de Venezuela.

Ayer ví un reportaje franchute de ferrocarriles en Bolivia donde se decía que Evo Morales había resucitado el sistema de ferrocarriles, desechado por la iniciativa privada, había limpiado las vías y echado a andar algunas locomotoras, muy útil esta iniciativa para la gente pobre. Según Garzón estos regímenes empiezan bien y, cuando van mejor, los poderes fácticos, dado que no les interesan, se los cargan con el concurso de todos nosotros. Eso está pasando con Venezuela, donde el poder se defiende, dentro de la legalidad, contra una oposición manejada por los poderes fácticos.

Claro, lo de dar de comer a los niños tiene su cosa, pero como sea lo mismo que el reportaje de los trenes bolivianos el asunto tiene cojones.

Evo Morales, tan admirado por Iñigo Errejón, ha resucitado, con una inversión mínima, unas vías del siglo XIX, ha mal rehecho algún puente, y ha puesto a funcionar alguna locomotora automotor que tarda más de 10 horas en hacer 300 km. Un servicio que compite, hace tiempo, con el autobús y que es ruinoso. Un lavado de cara. Lógicamente, para hacer eso. y mantenerlo creando empleo (público), tiene dos métodos, 1. sangrar a la población a impuestos, que pagan los más ricos que es ya cualquiera que gana algo, 2. Confiscando empresas  a otras países como España, así España les reitera perdón por la colonia y ellos sacan pecho contra la tontuna Madre Patria. Ahora eso allí invertirá su tía, el capital de fuera no quiere saber nada y el de dentro se fuga en cuanto es detectado.

O sea que lo que sucede e que estos regímenes no son sostenibles, se empieza gastando por gastar y, luego, nadie acude a pagar la fiesta porque nunca dan garantías.

Ya veremos qué pasa con Evo Morales, en Venezuela ya vemos lo que pasa ahora y es que el sistema no era sostenible.

Ejemplos de regímenes no sostenibles ha habido y hay muchísimos, véase la Cuba de Fidel Castro, o los países del Este y ahí que no me cuenten la copla de los poderes fácticos. Entre ellos se apoyaban, era muchos y muy grandes, y acabaron fatal. Paradigmática es la Rumanía de Ceaucescu, donde Carrillo veraneaba dedicándose a elogiarla, al final a Ceaucescu y su mujer no los mataron a besos. China se ha hecho casi capitalista y se ha ido librando.

O sea que lo que dice Garzón es otro tontada heteropatriarcal de las suyas, bien dicha como tontada gorda que es.

El comunismo no ceja, vuelve poco a poco después de lo que se vio que había tras el muro. O se, que visto de qué van sigo creyendo en lo mío que es lo que ha funcionado toda la vida.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *