Me siento bien

Esta semana he evitado un follón innecesario que quedará en poco/nada y acabo de evitar una discusión con alguien contra quien no tengo nada sino todo lo contrario.

Evitar problemas o reducirlos. A veces el problema se da por nuestra personal soberbia de decir siempre la última palabra o de tener razón, cierto que cuesta, a veces poco, a veces mucho, tender puentes. Si el otro los transita la cosa va, los dos se han bajado del burro, en otro caso, tenemos guerra.

No quiero decir que haya que enterrar todo posible enfrentamiento a base de recular, pero primero hay que preguntarse ¿nos beneficia el enfrentamiento? si la respuesta es NO, tendamos puentes si vemos que puede que al otro tampoco le beneficie.

No estamos para liarla ni para montar nuevos e innecesarios problemas, basta con solucionar los que hay.

El primer follón que creo haber evitado es de tipo profesional, a mi no me afecta directamente pero era una situación que si no intervengo y la otra parte no soluciona el asunto en buen plan, creamos un follón absurdo para ambos.

El segundo lio que, seguro, se ha solucionado bien, corresponde a un  asunto pasado en que a una persona contesté mal en twitter por un comentario suyo que juzgué desafortunado. El me contestó y hasta hoy en Facebook donde hemos zanjado la cuestión. Bien por él, tener buena vista es importante cuando el otro repliega.

O sea que era absurdo tener un enfrentamiento con un tío de derechas como yo aunque discrepemos en detalles.

Esto no obstante tengo que decir que no soy tan bueno, de hecho un ex alto cargo del PSOE, con el que mantuve una polémica en Facebook, me retó a que dijera siempre de quién hablaba, cosa que no pienso hacer, el que me lee ya sabe quien es. Pues bien, decía que no soy tan bueno porque ese ex alto cargo, que no es jurista, se le ocurrió dar opinión sobre los jurídicos alabando lo que viene a ser el lameculismo,

Y eso no, ni puentes, ni leches, ahí confirmó mis peores informaciones sobre su gestión, claro que hay que decir que a él lo nombró el Consejero de Erla y éste es de capítulo aparte y sesudo.

 

“Si el cielo me diese vida, cuan de otra suerte gobernare”

Cuentan que eso dijo Felipe III de España en su lecho de muerte. El primero de los llamados “Austrias menores” era hijo del gran Felipe II y padre de Felipe IV, bajo el cual la monarquía hispánica llegó a su máxima expansión.

El periodo de reinado de Felipe III (1598-1621) no es destacable tan apenas, no hay grandes derrotas, ni grandes victoria,s ni grandes reformas. Destaca, eso sí, y a diferencia de su padre y ancestros, en dejar el gobierno del reino a sus validos. De hecho Felipe II temía que lo gobernaran.

La frase es bonita, pronunciada en un gran y señalado momento, y, de esta frase, se pueden sacar grandes conclusiones. La primera sería lo bien que usaba el rey el castellano y lo mal que se usa ahora, pero vamos a dejarlo.

La segunda sería la expresión de arrepentimiento de un rey en el postrer momento de su vida que se da por algo interno de él porque el exterior es de lo más normal. Su reinado no será como el de su hijo que va de más a menos. Es un reinado estable.

La tercera es que, por muy auténtico que sea el arrepentimiento no deja de ser una mera frase ayuna de obras. Y ahí quiero entrar, un arrepentimiento sin  obras no es creíble. Por eso no son creíbles las confesiones con Dios donde uno ni siquiera dice los pecados al confesor. Y ya ni entramos en la enmienda.

La cuarta es el tiempo: si tuviera tiempo… El tema es que todos haríamos muchas cosas si tuviéramos tiempo. Pero nadie sabe cuánto tiempo tiene. Todos tendemos a pensar que mucho, es una tendencia natural. Luego sucede que no es así, que todos conocemos quien ha salido en plenitud de vida por la mañana y no ha vuelto a comer ¿por qué? por lo que sea, ni vuelve ni lo veremos más.

A esto sigue un rato de conmoción, que se nos pasa pronto, y volvemos a nuestra vida habitual.

El tiempo, como todo lo demás, se echa de menos cuando no se tiene. Pero yo, que no tengo mucho, no lo hecho de menos, debe de ser que la modorrería, somardez y cabezudismo son variables a tener en cuenta.

La moraleja es: aprovechen su tiempo, no lo gasten en querellas inútiles, no discutan con quien no les entienda, vivan su día como si no hubiera otro (pero sin estré)s, y no se arrepientan, en su postrer momento, de no haber hecho algo.

El amoto

Todo aragonés que no sepa qué es un amoto podrá tener la vecindad civil y la política, pero le falta algo. Le requiero a que no presuma de ser aragonés en un tiempo y que se lo haga mirar.

El amoto es algo tan simple como la forma abreviada de motocicleta, lógicamente es “la moto” pero la gente, básicamente de capas rurales, de edad respetable, poco instruida, a su pesar,y con poco gusto por la literatura, pensaban que la “a” del artículo formaba parte del nombre, por eso hablaban de “amoto” y decían “El amoto” por evitar cacofonías, o porque pensaban que era masculino.

Ahora se va oyendo menos, la gente mayor en los pueblos va desapareciendo, y esos “modismos” no son guay, es un castellano mal hablado, es mejor decir  algo en fabla, ay perdón, en aragonés, aunque no se hable ni se haya hablado nunca. Y ya si se sabe una jota en aragonés, ni te cuento.

O sea que el amoto no queda bien. Hoy en día amplias capas urbanas, de menos de 20 años, poco instruidas, a idea, y con ningún gusto por la literatura, aunque lean mucho wathsapp mal escrito, han sustituido a las antiguas.

Son los nuevos analfabetos, los que ni se plantean que existe el aragonés, salvo si queda muy chic…. para ligar. Una nueva clase que pasa de todo, que se traga todo, y que, en un futuro próximo, acríticos como son, asumirá lo que más cómodo le resulte.

Yo reconozco que no me molesta lo del amoto, me parece más natural que llamar Chorche  a quien siempre se ha llamado Jorge. Pero bueno, para gustos los colores, y siempre se puede debatir.

Sucede que la nueva generación se  va a tragar lo más guay, dirá alguna palabra en aragonés a la vez que se lía un porrito, asumirá los valores que le vendan, nos dirá a algunos que somos unos incorrectos y no sembramos buen rollo, y punto. Es lo que hay.

No es que odie a esa generación pero hoy, volviendo del Hospital Miguel Servet con mi silla autopropulsada, me he metido en el tranvía.

La gente mayor me cedía el sitio pudiera o no, la gente joven veía el móvil y ni se movía, alguno manifestaba, discretamente, su incomodidad por mi presencia y, sobre todo, porque tuviera que apartar la vista unos segundos de la pantalla del móvil y moverse mínimamente.

Ante semejante postura de este colectivo, he optado por invertir los términos: primero atropello, segundo aviso, tercero me disculpo. Primero y segundo suelen ir al revés, pero, ante tanto modorro, no he podido y he de reconocer que me lo he pasado bien atropellando a esta gente con mi amoto.

Un puente sin más

Eso parecía este puente del 23 de abril, día de Aragón, un puente casero, sin viajes, intranscendente. Y, sin embargo, han pasado cositas.

La primera fue aceptar, de momento, mi limitación, ser un poquito más dócil y no dar disgustos, y eso que me ha costado porque renunciar a algo de uno mismo, aunque sea un chorrada, cuesta, a mi mucho.

Luego ver en política cómo la corrupción vuelve a golpear al PP y que ya era hora que dimitiera esa cazatalentos que se llama Esperanza Aguirre. A mí nunca me cayó bien, y eso de gobernar en tiempos de bonanza y pirarse cuando no hay un duro dice mucho de ella y su ego.

Ha habido que soportar comentarios de gente de poco seso que identifican PP a red mafiosa, de hecho no hay gente del PP en casos que se enjuician como los ERE de Andalucía y otros.

En fin, un día hablaré de corrupción con profundidad aunque prometo no escribir un libro. Me parece que es un tema a tratar con prudencia y no como el tema de las pobres coca colas de Espinar.

Aparte de esto, han venido amigos a comer a casa, lo cual se agradece, y he tenido comentarios en este blog, lo cual también se agradece.

Este finde estoy con un trabajo extra por un malentendido con alguien que espero que supere pronto y hasta ahí puedo leer.

He paseado poco gracias a un catarrazo que estoy venciendo pero han sido paseos  mu recomendables, el mercado agroecológico de la plaza del Pilar, y el mercadillo de los domingos de la plaza de san Bruno.

Tras un tuit razonable y otro irrazonable de uno que me bloqueó diciendo que mi estado de salud se debía a una invocación al demonio que había hecho y que se le fue de las manos (sic, aunque ojalá tuviera razón ya que hubiera sido todo más fácil), consulté con mi mujer, y estoy revisando mis comentarios para no ser tan borde que se me va la pinza.

Le prometí a mi prima Valvanuz hacerle un argumentario, no he podido pero me acuerdo. Espero poder hacérselo esta semana. Además le prometí leer un manuscrito, me puede la voluntad a las fuerzas, siempre ha sido así pero, ahora, la voluntad es la misma y las fuerzas menos.

He acabado una carta sobre La Seo para mi amigo Fernando Lostao, que la remite al ¨Debate de hoy¨. He comenzado a leer cosas para mi libro y he recuperado ánimo para ordenar mis libros. Además he concertado una venta en wallapop, he rehabilitado los Facebook de mi mujer y de un amigo, y le he metido caña en redes sociales al campamento de verano de la Petite Troupe.

O sea que parecía intranscendente este fin de semana pero no.

Pero lo más importante de todo es que deis vuestro me gusta, apoyo o lo que sea a la página de Facebook Yo me pido Vida, donde María, que está ahora hospitalizada, os pide vuestro apoyo y conciencia en las donaciones de médula. En cualquier caso, a María, su familia, y a mi mismo nos hará mucha ilusión un simple me gusta. Hay que apoyar que, a veces, la vida es muy cabrona y pone pruebas mu difíciles. Hay que hacer piña, aunque sólo sea con el recuerdo, con todo el mundo, y, especialmente, con los que peor lo pasan.

Un puente aprovechado gracias a Dios, ahora a dormir que creo que he cumplido.

Demagogia

Según el diccionario de la RAE

Del gr. δημαγωγία dēmagōgía.

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.

2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder-

Demagogia sí que viene de demos (pueblo) y no dictadura del proletariado como dijo Alberto Garzón en un célebre tuit.

Demagogo es quien practica la demagogia como tonto es el que dice tonterías, como dijo Forrest Gump. Alberto Garzón nos está saliendo rana. Célebre es su obsesión, que raya en la malaeducación, con los Borbones y con la tercera República. Útil es su libro para calzar muebles sobre la hipotética  tercera República. Lo que no sabía es que de etimología no tenía ni idea, y eso que es escritor.

Por otra parte, hace poco he leído unas declaraciones del gurú económico de Pedro Sánchez, Jordi Sevilla done retrataba Garzón. Gazoncito medió para que hubiera acuerdo PSOE Podemos pero Iglesias dijo no, en realidad Garzón buscaba que Iglesias lo acogiera en su filas cuando vio que con el proyecto de IU no iba a ningún lado.

Ahora la misión de Garzón es cargarse al PCE e IU, de ahí que ha dicho que el PCE se equivocó en la transición, y proclama como su ideólogo al serio, soberbio, aburrido y circunspecto de Julio Anguita, frente al que llora de cursi y autentica emoción Iglesias, y que cundo estuco al frente de IU llegó a cansar a su propio electorado.

Pero el remate ha sido la operación Lezo donde parece que hay comisiones a miembros del PP de una empresa, toda ella o una división, dedicada a sondeos electorales. La conclusión es sencilla; fraude electoral. Hay una más sencilla o Garzón es tonto o se cree que lo somos los demás.

En nuestro país se pueden hacer todo tipo de sondeos pero los votos de la urna, que son los que valen, sólo los cuenta la Mesa Electoral, formada por ciudadanos y con interventores de todos los partidos.

Si ahora releemos la definición de demagogia, es claro que Garzón no procede del griego demagogia, ahora buen demagogo ya es.

Personas muy humanas

Estaba yo paseando con mi perrita esta mañana por la plaza del Pilar cuando he visto hacer al animal dos cosas muy razonables. La primera, ampliamente compartida por mi, es que está desarrollando un instinto asesino contra esas ratas con alas conocidas por palomas, y la segunda es que he parado un rato y se me ha subido encima demostrando que prefiere que la lleven a caminar, y que es una jeta.

Comportamientos que, algún animalista fanático, calificaría de cuasi- racionales, pero no lo son, son meramente instintivos, cierto que superan los de los concejales podemitas del Ayuntamiento de Zaragoza, pero son meramente instintivos.

El único ser racional es el hombre ( expresión que incluye a la mujer obviamente, todo hay que explicarlo). Por eso Boecio, en el sigo VI de nuestra era (era cristiana, no garzoniana ni bolivariana), definió a la persona física humana como sustancia individual de naturaleza racional. Luego surgió la persona jurídica, que es una traslación de la física mutatis mutandi, pero no es aquí lo que nos interesa.

O sea que especimen humano y persona física es lo mismo.

Hace ya muchos años me dijeron que un ex alto cargo de la DGA, hablando de su consejero, había dicho que era una persona muy humana. Claro, a los compañeros que oyeron la expresión les dio la risa, a mí también, pero, ayer al recordarla me volvió a dar la risa.

Es decir, se trata de un hombre muy humano. No se conoce a nadie, nacido de mujer, que no pertenezca a la especie humana y ya llevamos unos años de historia.

En este punto el requisito de tener figura humana para ser reputado nacido, que se exigía en el art  30 del Cc, aunque siempre fue muy criticado por la doctrina diciendo que nunca ha nacido de mujer nada que no pertenezca a la especie humana, ha sido suprimido hace unos pocos años.

El único caso puede ser Cristo y es una cuestión de verdadera fe. Además para las religiones cristianas no monofisitas (casi todas), tenía dos naturalezas: humana y divina, para las monofisitas la naturaleza divina había consumido a la humana. Este debate cristológico lo he tenido con mi amigo Levón que es armenio apostólico, monofisita por ello, y de Zaragoza.

Bueno, el caso es que decir que el consejero era muy humano es una tautología en sí, que, a lo mejor, en persona sin instrucción, quiere decir que era muy bueno. Eso me lleva al debate sobre la instrucción del ex alto cargo que dijo eso, debate que no interesa, y a la interpretación a sensu contrario de que había consejeros poco humanos. Dejémoslo ahí.

Además, presumir que el ser humano es ser bondadoso es un canto a Galicia, que se lo digan a Hitler, que era muy humano, para lo suyos más, y nada angelical.

¿Qué conclusión saco de todo esto? Que es mejor callar cuando no se sabe qué decir, o, al menos hablar poco y con propiedad. Esta regla se exacerba cuando un es alto cargo. Ya sabemos que el nombramiento es a dedo pero no hay que demostralo todos los días.

 

 

 

Sobre competencia/incompetencia

La verdad es que es un tema de perogrullo pero a mi no se me ocurre ni hablar de física cuántica, soy un auténtico incompetente en la materia. Pero si hablo de economía, salvo grandes ideas generales y con cuidadín, soy otro auténtico incompetente. Nos pasamos toda la vida formándonos para saber hablar, al menos, de nuestra profesión. Pero, aún con todo cuanto más aprendemos tenemos más capacidad de aprender y reconocemos gente buena. A veces nos da hasta reparo aceptar algunos cargos.

Ayer un ex alto cargo de la DGA, del que no voy a opinar porque no conozco nada ni bueno ni malo, aunque, de oídas, no conozco nada bueno, me decía que prefería, a los sabios, juristas más comprometidos con el interés público. Opinión importante porque denota un forma de pensar un poco torcida.

Todo jurista (incluido el alcalde podemita de Zaragoza) está para decir si un decisión del poder político es o no conforme a legalidad, dentro de la conformidad a legalidad hay muchas posiciones, pero claro, eso lo sabe un jurista bueno- Uno de medio pelo es cómodo al poder y dice lo que se espera que diga.

Además la  función de un jurista es compleja, dado que fuera de la legalidad, y eso sólo lo puede decir un jurista no un economista, no hay interés público que valga. Claro que el jurista debe advertir cuando algo se opina como enfrentamiento claro a normativa y cuando no es tan claro. De hecho ahora que ha de renovarse el cargo de Justicia de Aragón es de saber que puede ser cualquiera mayor de edad y con vecindades civil o política aragonesas (art. 7 de la Ley de la Institución) con lo cual, cualquiera competente o no, si cumple con el art. 7, puede ser Justicia, y me temo que así será.

Pero, hasta hoy, todos los Justicias han sido buenos juristas, y las funciones del Justiciazgo, según la Ley, son jurídicas, si se va a nombrar a alguien no jurista, el jurista, al que le toque informar, debería advertirlo.

Es decir, nuestra función, o la falta en su ejercicio, es algo importante para la Sociedad.

 

Aconfesionalidad

De mis estudios de Derecho eclesiástico del Estado recordaba que no era lo mismo Estado aconfesional que Estado laico.

Y, efectivamente, no son lo mismo. Partamos del principio para ser claros y no dar lugar a líos. En mis tiempos allá por 1986, se estudiaba Derecho canónico y Derecho Eclesiástico del Estado como una sola asignatura, producto de la confesionalidad del Estado español cuando se redactó el viejo Plan de Estudios de la carrera de Derecho que yo estudie. Así como el Derecho Canónico se refería al Derecho propio de la Iglesia Católica, el Derecho Eclesiástico del se referí a cómo veía y trataba el Estado el mundo de las Religiones, era y es, un Derecho Estatal.

El caso es que hay tres posiciones que un Estado puede tener ante el fenómeno religioso: 1- Estado confesional 2- Estado aconfesional 3- Estado laico. Estado confesional es el que se adhiere a una confesión religiosa como confesión del Estado, como podía ser la España de Franco, es el Estado de la Ciudad del Vaticano, y algún país mayoritariamente musulmán. Estado aconfesional es el que proclama que el Estado no tiene religión oficial pero reconoce el hecho religioso y mantiene relaciones de cooperación con todas las confesiones, es el caso de la España democrática 3- Estado laico es el que se declara independiente del hecho religioso y no mantiene relación alguna con las religiones, viéndolas como algo privado de cada cual. Hay Estado laicos y laicistas, los laicistas, como Méjico hasta hace poco, declaran su animadversión a las religiones, los simplemente laicos, como Francia, no tienen relación con ellas, aunque al principio fueron abiertamente laicistas.

Visto esto, que podéis contrastar en la Wikipedia si no me creéis, habrá que partir de la Constitución española que en s artículo 16 dice lo siguiente:

“1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.

2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.”

Lo primero a constatar es que no aparece la palabra laicidad, tampoco aparece la palaba “aconfesionalidad” pero sí su concepto, art 16.3, y al que no me crea me remito a la Wikipedia.

Es decir, que nuestro Estado es aconfesional y no laico, por ello tiene acuerdos con todas las confesiones religiosas, todas tienen su especio en la 2 de TVE, y existe una dirección general para relacionarse con las religiones en el Ministerio de Justicia.

Es obvio decir que la religión católica es la más importante, por número de miembros, acción social, acción educativa, sanitaria, tradición, etc… por ello se la cita.

Se le da la relevancia que tiene, pero el Concordato de 1953, se sustituyó por los acuerdos de 1977, mucho más conformes con la situación actual tanto de la Iglesia como del Estado. El que mención que hay vigente un concordato con la Iglesia católica o no sabe nada o miente descaradamente.

Hace poco dije en Facebook que no podía con la devoción que desencadena la Semana Santa, frente a este comentario ha habido división de opiniones, alguno que estaban de acuerdo conmigo y otros que en absoluto, Me confieso igual de poco empático con la Semana Santa pero en la respuesta a mi comentario vi de todo.

La Semana Santa es una mezcla de Fe, tradición, folklore, sentimientos, amistad etc…Lo cierto es que si se “racionaliza” se herirá a mucha gente no necesariamente católica. Es un ejemplo más de base católica de tradiciones asumidas por el pueblo y  que son o católicas dependiendo del usuario.

Si estuviéramos ante un Estado laico la Semana Santa sería muy distinta.

Absurdas me parecen otras cosas como que la bandera ondee a media asta en los acuartelamientos del Ejército, esto no casa ya con un Estado aconfesional.

Habría que revisar el juramento del Cargo por los altos cargos, la simbología del Estado, etc…

Habría que tender más a una aconfesionalidad real, quizá el absurdo conflicto sobre la Seo de Zaragoza ( que entra dentro de la propaganda de Podemos) se hubiera resuelto discutiendo, hace tiempo,  lo que dijo Javier Lambán.

Con ocasión de las absurdas demanda y carta al Papa del alcalde podemita de Zaragoza, Javier Lambán dijo que la cuestión no es disputar la propiedad a la Iglesia, sino el empleo de fondos públicos en la restauración de patrimonio eclesiástico.

Y tiene razón, no se puede dar dinero a la Iglesia a cambio de nada, la contrapartida (uso público, exposiciones, precio limitado de entradas, o lo que sea) hay que negociarla. La Iglesia debe sabe eso, no estamos ya en un Estado católico sino en un Estado sin religión oficial pero que coopera con la Iglesia católica. Si la Iglesia no se adelanta el Estado no lo hará y la liará, de momento muchos políticos repiten el falso mantra de que éste es un Estado laico.

Hay una serie de cositas que conviene revisar. Incluso al pueblo fiel nos parece bien quitarlas. De hecho sólo algunos trasnochados en la proclamación del nuevo Rey dijeron algo porque no había dignatarios de la Iglesia católica.

Una comisión permanente o una relación fluida Iglesia-Estado se impone para adelantarse a posibles problemas, aunque, como es sabido, tontos habrá siempre entre nosotros, dirán muchas tontadas y habrá que tener mucha paciencia.

 

 

 

 

Sábado

Para mí el sábado por la mañana, antes, era un horror, venía de trabajar toda la semana y el sábado por la mañana me daba el bajón.

Ahora, sin embargo, es el mejor día de la semana, el peor es el lunes por la mañana, y desde que, teóricamente, no hago nada, mi vida fluye y se resitúa ella sola.

Cada vez que trato de llevar el proceso por donde, lógicamente tiene que ir, sale mal. Quizá haya que escucharse más y pensar menos. Quizá debería haber empezado esto hace tiempo, pero no, he llevado la vida que pensaba, he cometido los errores en los que no pensaba, y he hecho lo que se esperaba de mí, que, muchas veces no coincidía con lo que yo hubiera querido.

No es que me arrepienta de lo hecho, se arrepiente uno cuando no le guía justa intención, pero quizá haría lo mismo de otra  manera, rectificaría la intención.

Aún me dan ciertas pampurias los que demandan “calidad de vida” antes que trabajar, en fin, soy ya mayor.

Total, que los sábados por la mañana son un buen día. A las nueve me despierto escuchando la jaculatoria del Pilar, espero que lo cuente cuando los podemitas la prohíban, o porque han expropiado el Pilar, convirtiéndolo en spa o en centro de interpretación de las religiones, o porque contamina el medio ambiente atmosférico metiendo mucho ruido a una hora en que hay que dormir la mona.

Bueno, aún se escucha la jaculatoria cuando la ciudad se está desperezando, se oye un tráfico muy suave, sólo abre, ya están abiertas, cafeterías, panaderías y pastelerías. Mi perrita quiere jugar a esa horas, y viene con su peluche a que se lo lance. Es un buen momento para meditar y ponerse en marcha.

La meditación diaria, algo importante. Cuesta encontrar un huecho para hacerla, a veces, cuesta hacerla, pero es algo importante para no vivir sin pensar, sin ser conscientes de que se vive. Sin más.

 

 

Y si no fuera cierto

Y  si todo en lo que creemos no fuera cierto, y si en el fondo somos puros peones de los poderes fácticos de siempre, nuestra fe es el opio del pueblo, y sostenemos, inconscientemente, a una casta. Es decir, sin saberlo, estamos equivocados y sostenemos unos poderes económicos que benefician a los corruptos y que nos pagan con el reconocimiento de libertades y derechos burgueses no reales.

Hace poco leí un artículo de Alberto Garzón sobre Venezuela que me dio que pensar, decía Garzón que Chávez había garantizado un régimen normal de comidas a todos los niños de Venezuela.

Ayer ví un reportaje franchute de ferrocarriles en Bolivia donde se decía que Evo Morales había resucitado el sistema de ferrocarriles, desechado por la iniciativa privada, había limpiado las vías y echado a andar algunas locomotoras, muy útil esta iniciativa para la gente pobre. Según Garzón estos regímenes empiezan bien y, cuando van mejor, los poderes fácticos, dado que no les interesan, se los cargan con el concurso de todos nosotros. Eso está pasando con Venezuela, donde el poder se defiende, dentro de la legalidad, contra una oposición manejada por los poderes fácticos.

Claro, lo de dar de comer a los niños tiene su cosa, pero como sea lo mismo que el reportaje de los trenes bolivianos el asunto tiene cojones.

Evo Morales, tan admirado por Iñigo Errejón, ha resucitado, con una inversión mínima, unas vías del siglo XIX, ha mal rehecho algún puente, y ha puesto a funcionar alguna locomotora automotor que tarda más de 10 horas en hacer 300 km. Un servicio que compite, hace tiempo, con el autobús y que es ruinoso. Un lavado de cara. Lógicamente, para hacer eso. y mantenerlo creando empleo (público), tiene dos métodos, 1. sangrar a la población a impuestos, que pagan los más ricos que es ya cualquiera que gana algo, 2. Confiscando empresas  a otras países como España, así España les reitera perdón por la colonia y ellos sacan pecho contra la tontuna Madre Patria. Ahora eso allí invertirá su tía, el capital de fuera no quiere saber nada y el de dentro se fuga en cuanto es detectado.

O sea que lo que sucede e que estos regímenes no son sostenibles, se empieza gastando por gastar y, luego, nadie acude a pagar la fiesta porque nunca dan garantías.

Ya veremos qué pasa con Evo Morales, en Venezuela ya vemos lo que pasa ahora y es que el sistema no era sostenible.

Ejemplos de regímenes no sostenibles ha habido y hay muchísimos, véase la Cuba de Fidel Castro, o los países del Este y ahí que no me cuenten la copla de los poderes fácticos. Entre ellos se apoyaban, era muchos y muy grandes, y acabaron fatal. Paradigmática es la Rumanía de Ceaucescu, donde Carrillo veraneaba dedicándose a elogiarla, al final a Ceaucescu y su mujer no los mataron a besos. China se ha hecho casi capitalista y se ha ido librando.

O sea que lo que dice Garzón es otro tontada heteropatriarcal de las suyas, bien dicha como tontada gorda que es.

El comunismo no ceja, vuelve poco a poco después de lo que se vio que había tras el muro. O se, que visto de qué van sigo creyendo en lo mío que es lo que ha funcionado toda la vida.