José Angel Biel

Y todo se acaba, incluso la omnipresencia de Biel en la vida política  aragonesa desde 1977, se acabó. Me contaban que nadie quería  entrar en el que fue su despacho en la DGA pero, al final, acabaron entrando y transformándolo.

Y es que Biel era un tipo peculiar, personalmente muy simpático y que,  políticamente, se podía aliar a partes iguales, con PSOE o PP. Tenía muy claro que el PAR  era bisagra y él el imprescindible hierro sobre el que gira  la bisagra, su eje.

Venía de la UCD, y recaló en el PAR pero nunca fue del PAR, fue un posibilista de derechas, metido en política, que hizo del PAR su instrumento.

Biel es el más acabado ejemplo de un personaje destinado a ser gregario que quiere ser jefe.

Empezó descabalgando gente del PAR de toda la vida, pactó con Marcelino Iglesias contra el sentido de la militancia del PAR, luego, después de tres legislaturas con Marcelino, pactó con Rudi, y se creyó el más grande.

Creyó que en Aragón todos le recordaríamos con afecto, cariño, y devoción, por lo que hizo. Nunca se dio cuenta que. de no ser él, lo hubiera hecho otro, a lo mejor, con más acierto.

Quizá su política llevó a la supervivencia del PAR pero quizá fuera mejor decir que el PAR, herido de muerte, sobrevivió a pesar de su política.

Tras su gestión el perfil del PAR es poco menos que irreconocible, fueron muchos bandazos personales y pocas explicaciones a la militancia.

Quizá sea el personalismo lo que define su política, y éste se acentúa en 1999 cuando es clave para darle el gobierno al PP o al PSOE y se lo da al PSOE. EL PSOE, como sucede ahora con Podemos, le da todo, y Biel hace lo que le viene en gana.

A la vista de la catadura de semejante aliado, Marcelí se asegura su amistad durante dos legislaturas más y prescinde de socios con fuertes convicciones ideológicas (no personales) como la Chunta.

Biel ya se creyó el no va a más, prescindió de convocar el congreso del PAR durante tiempo, no afrontó renovación alguna, dejó que el PAR perdiera ,paulatinamente, poder territorial y sectorial, etc.. pero él siguió.

Al final, en 2015, se fue ,y,  curiosamente, nadie se acuerda de él, pese a haber sido  tan gran prócer, y haber hecho tanto por Aragón.

 

 

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *