Fe

Como decían en mi pueblo a principios del siglo XX “Fe es creer lo que no se ve, como que hay París y Roma”. Después de mucho años de lecturas, estudios, etc… no encuentro definición mejor, “Creer lo que no se ve” es cosa de sentir no cosa de razonar.

La razón sirve para otras cosas, a veces para despojar a la Fe de hojarasca, tanto es así que, a veces, la oponemos a la Fe y la Fe es irrazonable, es, sencillamente, otro tema.

Es como si nos empeñáramos en razonar que el Amor tiene una lógica, nada más lejos, nada más ilógico, además hay quien muere o enloquece de puro Amor y, contra toda lógica y razonabilidad, la mayor parte de la gente enferma de Amor.

Podemos intentar ser simplemente racionales pero no lo conseguiremos, los sentimientos, el miedo, la lujuria, el Amor, la Esperanza, la avaricia,… la Fe, dominan nuestra vida.

La Fe nos abre un mundo distinto a la pura razón. Yo he sido y soy muy racional, de hecho llegué al máximo pensando en que ya puestos lo mejor sería prescindir de ella, apostatar y fin de rollos.

Entonces me di cuenta que no podía, no ya por mi educación, no por mis ideas políticas. etc.. sino porque no podía, era un sentimiento que tenía y punto.

Luego vino mi simpática enfermedad con un final poco original y un día a día que incrementa mi dependencia ( cosa que, para mi genio, es lo peor). Un amigo me preguntó si no había perdido la Fe con ocasión de ella, y me sorprendió la pregunta porque es de lógica, la respuesta fue “No”, no “No es No” no cofundamos. La Fe no la he usado de refugio ideal ante la tempestad, ni de paraíso idílico para después de la muerte, a mi me ayuda a vivir día a día.

Esto se acabará, yo parece que tengo más boletos, pero, desde que me lo dijeron, ya se han ido tres que, según los médicos y todos, estaban perfectamente. O sea, como me dijo un médico “Dentro de unos años, si todo sigue igual, estarás más jodido” pero claro, aún no me había comprado mi silla autopropulsada, y lo que ello conlleva de peligro con mi forma de conducir.

Bueno, a lo que iba, que la Fe me ayuda a vivir, que no entiendo las apostasías etc…, supongo que a algunos los curas se lo harían pasar mal en el colegio, se pasa fatal apostatando, creo que lo hizo el alcalde de Zaragoza y de ahí le debe de venir su gusto por los trajes claros, y su flequillo, efectos secundarios.

Oponer Fe y razón es un debate escolar que, luego, ni te planteas, al menos si sufres algo serio que te evita chorradas como es mi caso.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *