10 años en Cuatrecasas

En primer lugar quiero decir que voy a ser injusto porque es casi seguro que me olvido de alguno, o me dejo a más de alguno, y no debería. En segundo lugar cada cual cuenta la feria según le va en ella y este es mi relato personal e intransferible.

Comenzaré diciendo que yo le tengo mucho cariño a la firma, yo soy Letrado de la DGA, a mucha honra, pero como profesional he crecido y aprendido en Cuatrecasas.

Lo puedo decir sin temor de pelotear a nadie pues estoy fuera.

Yo conocí la firma en 1993 cuando mi amigo Alvaro Mendiola me invitó a una entrevista en la calle Felipe IV de Madrid con Antonio Hierro. Antonio debe de tener pacto con el diablo porque por él no pasan lo años, luego diré porqué. La entrevista fue muy cordial pero sacamos que tenía que estudiar inglés y  ante ello o intentar sacar las oposiciones a Letrado de la DGA preferí lo segundo.

La cosa me salió bien, lo celebré con Alvaro y cada cual siguió su camino.

En 2006 Antonio García Lapuente me propuso entrar en Cuatrecasas, acepté, a Javier Garanto, director de la oficina de Zaragoza, le pareció bien después de conocerme y me mandó para Madrid. En Madrid dieron el Ok dos socios que eran Antonio Hierro y Alvaro Mendiola, un dejá vu total, Alvaro y yo estábamos más maduros pero Antonio seguía igual. Y tuve que empezar con el inglés, el pobre Julian me ha sufrido como alumno estos años.

Luego me llevó Javier Garanto a entrevistarme con Rafa Fontana a Barcelona, el encuentro fue muy cordial y conocí allí a Emilio Cuatrecasas que venía dopado después de un monumental leche en moto que se había dado, la verdad es que me cayó muy bien. y pensé ¿qué hace un tío de su categoría en moto? y por eso me cayó muy bien.

Yo nunca he sido un personaje pacífico, siempre he dado mi opinión, muchas veces prematura y a destiempo. Estos años Javier Garanto me ha aguantado con paciencia. Fue él quien me ofreció pasar, de iure, de Contencioso a Gestión del Conocimiento Público, donde he desarrollado mi trabajo lo últimos años, al principio sólo, luego con Elicia Rodríguez y bajo la dirección de Mario Macías. En esto siempre he contado con el apoyo y amistad de Joanes Labayen que ya en 2007 nos reunió a un grupo de socios profesionales de público: Mercedes Izquierdo, Mariano Ayuso, Pepe Cudeiro, Enric no me acuerdo del apellido, él y yo donde surgió el tema de la Gestión del Conocimiento Público. Estaba Joanes tan empeñado, y lo veía tan claro, que en 2009 Rafa Hinojosa (entrañable como siempre) contó conmigo y acogió bajo GC Contencioso el pre embrión del GCP.

Luego en 2011 la Firma apostó por la Gestión del Conocimiento y Javier Garanto me lo propuso.

La Gestión del Conocimiento y mi especialidad en contratación y en televisiones me ha permitido ir a casi todas las oficinas de la firma, sólo me faltan Málaga y Alava.

He trabado amistad con profesionales de todas ellas prescindiendo de categorías, repito que no voy a mencionar a todos porque sería muy injusto.

Esto no obstante haré alguna  mención, obviamente la oficina de Sevilla, todos los profesionales que allí he conocido. Sevilla es especial, gente muy profesional que siempre te suben el ánimo. No voy a destacar a nadie en especial porque son todos, sólo al compañero Luis Olivencia, prematuramente fallecido, y al que tuve la suerte de conocer. Era un señor.

Bueno y, como no puedo más, mi querida Mercedes Izquierdo, y Eduardo, Joaquín, Victoria, Macarena, Rafa……. todos.

A Sevilla se le ha unido la oficina de Málaga, mi amigo Jorge Robles, uno de los letrados que conozco que más sabe lo que trabaja.

Junto con Javier Lusarreta en San Sebastián que es tan bueno y preciso como agradable. Con un gran equipo: Eneko y Nerea.

La oficina de Vigo, con Lorenzo y donde trabajaba Eduardo, de Bilbao con Adolfo y Javier, de Girona con Joaquim, de Valencia, con Mariano y su equipo, con la colaboración activa de Enma, de Palma con Pedro y Eva. Y Barcelona y Madrid, nuestras oficinas “grandes” y donde trabé amistad con gente de muchas áreas y donde aprendí qué era un gran firma y cómo se trabaja en equipo, y todas cuentan con gente de la tierra como Cani, Yolanda, Alberto, Jorge, Iván , Isaac, Levón etc…

Obviamente dejo para el final Zaragoza, aquí citaré a Antonio García Lapuente que tiene un olfato comercial absolutamente insuperable tanto con los clientes como con el personal, Francisco Cavero de quien pronto aprendí cómo se negocia y que no debe prevalecer ante lo profesional ninguna consideración personal. A todos los que están y han estado estos años en la firma, a mi equipo, Curro, María, Bea, Eva, Isabel, Pedro, Isaac, Nacho, Alfredo. Jorge…. en fin todos, de todas las áreas, categorías y puestos.

Este gran despacho me ha arropado cuando estaba de IT, un año, y ha levantado el tfn cuando la compañía de salud hacía el tonto.

En fin, todo eso, los mensajes de Rafa Fontana y Jorge Badía, y los de todos este tiempo me han venido muy bien. Me he sentido parte de algo.

En estos momentos, en la celebración del centenario de la firma me siento muy orgulloso de la visita del Rey a la sede de Barcelona, de la acogida, y de las palabras de Emilio Cuatrecasas dichas allí y, con valentía, delante de todos, diciendo simplemente lo que hay.

En este futuro tan curioso que me espera confío en seguir junto al despacho, no ya trabajando, que no puedo, pero sí formando parte de su alumni.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

2 thoughts on “10 años en Cuatrecasas”

  1. Amigo Luis:
    Vaya repaso de Tanta buena gente que tenemos o hemos tenido con nosotros.
    Por aclararlo: te has sentido parte de algo porque eres parte de algo, de la Firma y de muchos de la Firma que te queremos como amigo y como abogado.
    La vida nos lleva a cada uno caminos variados, mejores o peores, a ti te toca ahora cuidarte mucho, pero esto no acaba aquí…y espero que como alumni o como sea ( algo se nos ocurrirá) estemos en contacto muchos años.
    Mientras, procura no atropellar a a nadie en ese carricoche en el que ahora te mueves….
    Abrazos amigo y hasta pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *