Este año me voy a sacar una oposición

¿Y por qué no dos? ya puestos. En esta época del año son comunes lo propósitos de Año Nuevo. Comunes y poco realistas, como el de ir a un gimnasio, que mejor no comentar.

Otro propósito es el de sacarse una oposición. Suele ser gente que no ha acabado la carrera recientemente o gente que, habiéndola acabado hace poco, ve flojo su futuro profesional. Por tanto, lo mejor es ser funcionario, con una oposición asequible, estudiando como en época de exámenes  durante la carrera, llevando un buen y comprensivo preparador, y durante no mucho tiempo como fulanito que es un inútil.

Analicemos esto. Está bien ser funcionario, pero el mundo es más grande que la función pública española, conviene examinar lo que hay por ahí dado que no todo el mundo vale para funcionario y hay quien tiene habilidades que no sirven en la función pública española pero sí por ahí. “Oposición asequible” no hay, es un bulo, para que me entiendas: es más cierto lo de los Reyes Magos. Lo de la carrera quedó atrás, aquí se trabaja siempre, no a golpes, es un tema que no tiene nada que ver y hay expedientes brillantes de la carrera que fracasan en la oposición y viceversa. Es bueno que el preparador no sea comprensivo, para eso ya estan los padres del opositor,”Durante no mucho tiempo”, se sabe cuándo se empieza ¿cuándo se acaba? cuando se aprueba, o cuando uno ve que no va a aprobar en la vida (es bueno que en esto el preparador sea muy franco, siempre con “f” minúscula).

La última parte es la comparativa con alguien, persona a la que se pone a caldo, de cuya historia se sabe poco, pero que se usa para justificar la decisión. En fin, sin comentarios, cada vida e historia es independiente, y debe  ser una decisión propia no tomada por lo que nos cuentan de otros.

Sacar una oposición es un propósito típico pero hay que saber 1 ¿Qué queremos ser? 2¿Por  qué? 3 Hay que examinar las propias fuerzas 4 Hay que examinar las fuerzas de la familia 5 Hay que hablar con varios preparadores 6 Hay que ir con un preparador de confianza que no nos cuente lo que queremos oir.

Si, después de examinado eso, empezamos a opositar, adelante que ya es una decisión seria y no un mero propósito de Año Nuevo.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

2 thoughts on “Este año me voy a sacar una oposición”

  1. Al funcionario se le pone a caldo porque “busca la seguridad”. Muchos lo que buscan es una vida digna, viviendo de su trabajo, que suele dar para lentejas con tocino, porque para que tengan jamón hay que irse a otro lado. Otros, y no son pocos, de verdad tienen vocación de servicio público (al menos vamos a pensar que es así).
    Este tema de las oposiciones es un tema que puede dar mucho de sí. Y tú has estado en los dos lados, así que puedes hablar con más conocimiento de causa que otros.
    Por ello, ánimo con el tema.

    1. Yo no recomiendo opositar salvo que se tenga muy claro. Tienes razón en lo que dices, en tiempos de crisis el funcionarios es envidiado y en tiempos de bonanza es un pobre. Yo recuerdo un amigo abogado que, cuando me saqué las oposicioness, me dijo que mejor que la DGA no tuviera abogados y les repartiera los casos. Yo le dije que abogados había muchos, y que si alguien quería los casos de la DGA mejor que hiciera una oposición como yo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *