Oposiciones

Me acuerdo que cuando era opositor, en los tiempos del cuplé, había un libro cuyo título era “Oposita que algo queda”. Durante mi época de opositor no leí otra cosa que mis temas y luego no he leido nada relativo a oposiciones que no sean los temas propios, o sea que de ese libro sólo recuerdo el título

La verdad es que a mí no me fue mal en las oposiciones (y eso que no paré, estuve más de 4 años y me reconvetí de oposición) pero reconozco que es un sistema antinatural que embrutece y llega a machacar la juventud.

Yo diría más bien que no oposites si no estas al 100% seguro de dónde te metes.  La juventud da mucho de si, pero hay que saber que se estudia unas 12 horas al día, 6 días a la semana (salvo cuando se firma convocatoria que son 7) y  que hay algo de vacaciones en Navidades, Semana Santa y Verano cuando no hay convocatoria.

Además no vale pensar a priori en los años que se va a estar opositando, se sabe cuándo se empieza no cuándo se acaba. Ahora bien, sucede que puedes tirarte años, refugiarte en el tran tran, ir más o menos mal o no sacar la oposición nunca ni tener visos de sacarla, en estos casos hay que tener el valor de dejarla.

Sacar la oposición está bien, no sacarla, como me dijo un amigo, es un fracaso y que no os cuenten películas, Es un fracaso y hay que asumirlo como tal para cerrarlo y saber salir de él, que la vida es más que un examen y el mundo es muy grande.

Lo dicho, se cuentan muchas chorradas sobre la oposición, pero el que quiera hacer una tiene que saber de qué va, ver su progresión, y ser muy honrado consigo mismo.

Published by

Luis Murillo

Jurista, escritor (ensayista y blogger). Fuí Abogado, Consejero en Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Director de la Asesoría Jurídica de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión y Letrado de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Aragón. luismurillojaso@gmail.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *